viernes, 21 de junio de 2013

De cero

Siempre he tenido la manía de escribir mil cosas. Cosas que me pasan por la cabeza, cosas que hago, que siento...

Nunca tuve un diario como tal hasta hace bien poco, pero desde bien pequeño empecé a anotar todas estas cosas en hojas sueltas, en las agendas del curso correspondiente donde se suponía que debía apuntar las tareas de la escuela, en libretas, e incluso en algún archivo de word… y luego llegó el blog.

Creo que lo que realmente me gusta de todo esto es sorprenderme un día al leer lo que escribí en el pasado, al ver quién era y las cosas que hacía. Al ver que pensaba, que me preocupaba, que me hacía feliz, que sentía...

Seguramente no sea importante recordar que un antiguo ex compañero de trabajo me hizo sonreír una mañana que diluviaba, o que una noche no vencí al insomnio (una derrota más), o que una vez me pasé un domingo entero en casa con una enorme resaca.

Y seguramente no sea importante recordar lo que sentía un día de junio de hace ya tres años. Tal vez sea un detalle sin importancia, una tontería...

O quizás no lo sea. De hecho, quizá sí sea importante.

No sé quien dijo que hay días en los que todas las canciones hablan de uno mismo, pero es cierto.

miércoles, 12 de junio de 2013

Ahora... o nunca

Ahora, mientras duermes, me da por imaginar un último beso. Tan cálido como triste. Cálido como un te voy a echar de menos. Triste como un hasta siempre. Extraño. Incomprensible. Como la misteriosa energía que parece empeñarse en separarnos aún y queriéndonos tanto.

Un beso fuerte, hermoso (como tú). Un beso inolvidable (como lo nuestro). Un beso que recordaríamos siempre. Único. Irrepetible. Luz de luna llena que ilumina una fría noche. Brillantes rayos de sol que se cuelan entre nubarrones…

Ahora que visualizo todo esto. Ahora que trato de retener en mi cabeza cada uno de tus gestos por si algún día me ahogo en tu ausencia. Ahora que retumban en mi cabeza mis suicidios verbales. Ahora que el miedo a perderte pasea incesante en mis retinas. Ahora que mi mirada se pierde en el infinito.

Ahora que pienso con claridad. Ahora que creo comprender que si no puedes localizar el problema, es que el problema eres tú. Ahora que el orgullo hizo demasiada mella en nuestras vidas. Ahora que quiero con todas mis fuerzas que volvamos a ser tú y yo (y no tú o yo). Ahora que…

Lo confieso… Créeme... No lo dudes ni un solo momento...

jueves, 6 de junio de 2013

Frio

Supongo que todos habréis escuchado estos últimos días que este será un verano más frío de lo habitual. Os reiréis, pero yo ya hacía semanas que sentía que mi verano será especialmente frío…

Y me da miedo. Porque si el verano finalmente resulta no ser cálido, eso significará que el otoño me lo pasaré tiritando. Y no sé si de frío o de miedo, aún no lo tengo del todo claro. Y después de esto, no cabe otra alternativa que la de un invierno duro, largo y cruel, de esos que te hielan por dentro, incluido el corazón. Sobre todo el corazón...

Precisamente hoy, mientras hacía cola en la máquina del café del trabajo, escuchaba como tres encorbatados hablaban del tema meteorológico de moda. ‘Que no habrá verano dicen… No sufráis, que cuando menos nos lo esperemos nos estarán bombardeando en las noticias con olas de calor… Así que no sufráis por esto. No sufráis...’, les repetía al resto una y otra vez...

Pero yo estoy sufriendo y, lo reconozco, aterrorizado.

Habrá quien no me entienda, pero yo sé lo que me escribo.

domingo, 2 de junio de 2013

Peligroso

¿Sabes cuantas veces nos hemos puesto de acuerdo estas últimas semanas?

Ninguna.

Quizá deberíamos empezar por ponernos de acuerdo en que no estamos de acuerdo en nada. Tal vez sería un comienzo para dejar de discutir... Peligroso comienzo, eso sí. Muy peligroso.

Porque ya sé como acaba.