martes, 2 de julio de 2013

Tormenta

Cuando se avecina una tormenta debes decidirte entre huir a ponerte a cubierto o continuar tu paso asumiendo que llegarás mojado a donde quiera que vayas. De tu decisión dependerá que te desvíes de tu rumbo, que llegues tarde, que te pierdas, que te arrepientas, que te empapes, que caigas enfermo…

Y debería ser fácil. Decidir debería ser fácil. Un simple acto reflejo. Y no me parece que lo esté siendo. O tal vez ya hayamos elegido y no nos atrevamos a revelar nuestras cartas. A decirlo en voz alta. Y me da miedo que te hayas cansado de aguantar chaparrones. Ni siquiera sé si yo mismo soportaré remojarme de nuevo.

Y a ratos siento como si ya no te importara. Parece todo tan distinto. Hace bien poco no eras quien pareces ahora y supongo que yo no me parezco a quien solía ser. A veces tengo la sensación de que el otro lado de la cama está cada vez más lejos. Y entonces me pregunto si tú también estarás despierta, procurando no moverte, escuchando los relámpagos. Mientras, como yo, contienes la respiración tratando de no hacer ningún ruido.

Pero no me giro a comprobarlo. Porque ha nacido en mi un extraño miedo. Un miedo a encontrarme con tu espalda. Un miedo a lo que omites. A todo lo que no me dices. A que de pronto los truenos te den sueño y te encuentre plácidamente dormida. Ajena a todo.

Y encima a mí, en lugar de intentar hacer un último esfuerzo y tratar de enfrentarme a ese miedo, me da por mandarte mil estúpidos mensajes subliminales.

Porque me cuesta, todo esto me sobrepasa. Y sabes que pocas veces me faltan las palabras, pero...

¿Què vols que et digui que no sàpigues ja?

4 comentarios:

  1. Mejor salir y mojarse,la lluvia purifica, y de todas formas al final, después de las tormentas siempre sale el sol, a veces incluso acompañado de un arcoiris. Y entonces te dará igual haberte mojado.

    Háblalo, antes de que la tormenta se convierta en huracán y lo arrase todo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Cuando intentes superar ese miedo y coger el toro por los cuernos seguro que todo irá mejor. Haz lo que sea por conservar y mantener todo aquello que te hace feliz. Biquiños!

    ResponderEliminar
  3. A veces empizan los funerales antes de tener al muerto presente. Es cuestión de hablar, que no es tarea sencilla, y dejar de esperar a que el viento del norte lo arrase todo. O quizás es momento de grandes proezas, valentías que duermen en algún lugar lejos de esa cama y esa espalda.
    Si sabes lo que quieres, tendrás el 80% del trabajo hecho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Sentirse sobrepasado es horrible....pero estoy segura de que avabaras viendo la luz. Suerte y ánimo!

    Un beso

    ResponderEliminar