jueves, 30 de mayo de 2013

Prisas

A veces, sin saber porqué, siento que tengo prisa. Prisa para llegar a donde, os preguntaréis... Pues no lo sé. Únicamente siento que debo llegar lo más rápido posible y, por supuesto, antes que nadie. El primero. Pero sigo sin conocer el destino. Aún y así sigo corriendo porque no puedo permitirme llegar tarde... O eso creo, puesto que esto también es una incógnita. Y, claro, con las prisas y ante tanto desconcierto es fácil cometer errores, meterse en líos y perderse en malentendidos. El problema es que cuando uno tiene prisa no tiene tiempo para pensar demasiado. Y es que si ni el dónde ni el por qué son importantes… ¿Acaso podría serlo el cómo? Porque, creedme, lo único que importa es el cuándo: ahora, ya, inmediatamente.

Que hay prisa.

3 comentarios:

  1. Si no sabes a dónde vas, de qué te sirve ir rápido? Piensa en eso... Biquiños!

    ResponderEliminar
  2. "vísteme despacio que tengo prisa"
    "despacito, que el hacer las cosas bien, importa más que el hacerlas"

    bicos,

    ResponderEliminar
  3. He sentido esa prisa y esa impaciencia hasta hace bien poco.. pero ¿sábes? Es mucho más gratificante disfrutar del paseo... apreciar todo.. no perderte nada y exprimir al máximo todo lo que te parece exprimible.
    No tengo muy claro hacia donde me dirijo, ni qué pasara.. pero sinceramente.. ahora mismo.. me importa bien poco.. jajaja
    Un bEso!

    ResponderEliminar