lunes, 27 de mayo de 2013

Locura

Hace bastante tiempo me contaron un chiste. Venía a decir algo así como que la diferencia entre un psicótico y un neurótico consistía en que el psicótico creía que dos más dos eran cinco, mientras que el neurótico sabía que dos más dos eran cuatro, pero le daba una rabia enorme que el resultado no fuera cinco.

Recuerdo que me reí al escuchar el chiste, supongo que en gran parte porque me lo contaron con mucha más gracia de lo que lo he hecho yo con vosotros… Pero también recuerdo que cuando se me pasó la risa, automáticamente pensé que, puestos a elegir, preferiría ser un neurótico, ya que al menos éste no ha perdido el contacto con la realidad.

Y mira por donde hoy me han vuelto a contar el chiste. Esta vez no me he reído. No sé si porque me lo han contando sin gracia alguna o porque ya lo conocía o sencillamente porque he perdido o ha cambiado mi sentido del humor. Sólo sé que me he vuelto a poner en la tesitura de tener que elegir entre una de estas dos enfermedades.

Y he llegado a la conclusión de que hoy más bien me decantaría por ser un psicótico. He pensado que éste, a diferencia del neurótico, no tiene contradicciones en su cabeza. Éste cree en su verdad absoluta. En cierto modo es feliz con ella... Sí, vive en un mundo irreal, ilógico,… Pero a veces, sólo a veces, creo que me gustaría ser feliz en mi propia locura. Tragarme mis propias mentiras. Creer sin lugar a dudas que dos más dos sumarán siempre lo que a mí más me convenga.

Locura. Bendita locura.

2 comentarios:

  1. Pues creo que soy un psicótico según tu teoría. Es bueno vivir en una realidad propia porque la realidad normal es demasiado dura. Sí, aceptamos lo que viene pero a veces viene que te cagas poder vivir en nuestro mundo de fantasía y 'maravillosidad' y no echarnos a rabiar porque algo no sale como nosotros queremos. Es bonito desde mi punto de vista.

    ResponderEliminar
  2. Yo prefiero ser loca... pero loca de las de psiquiátrico...

    Besos!

    ResponderEliminar