domingo, 17 de marzo de 2013

¿Amigos?

Odio sentirme engañado. Me resulta decepcionante...

Es muy fácil soltar cuatro palabras bonitas y llenarse la boca con la palabra 'amigo'. Suelo desconfiar de los que usan esta palabra con suma facilidad. Pero a veces, sin quererlo, me dejo engañar.

Quizá el problema sea mío, por tener un concepto muy claro de la amistad. Por saber lo que es tener amigos de verdad. Amigos en mayúsculas. Y no de esos que te dicen lo que quieres oír, que sólo te enseñan la parte de ellos que quieren que veas, y que te envuelven y confunden intentando dibujar una relación idílica entre vosotros que en ciertos casos puede llegarte a parecer una amistad verdadera.

Pero es todo mentira. Falso. Prefabricado. Forzado. Absurdo. Si te lo paras a pensar resulta hasta triste...

Incluso he llegado a creer que hay personas que son especialistas en toda esta parafernalia. Son personas que carecen de amigos de verdad y de autoestima. Me pregunto si ellos mismos se creerán su propia mentira. Me pregunto si serán felices con ella.

Pero llega un día en que desenmascaras a ese amigo ficticio. Primero te sientes mal, luego lo asumes. Y no pasa nada más. Tú te vas por tu lado y él supongo que a buscar un nuevo objetivo al que embelesar con su disfraz de amigo perfecto.

Y no pasa nada más porque te das cuenta de que no había nada real entre vosotros. Cero sentimientos. Te percatas de que ni tan siquiera sabes quién es realmente esa persona. No conoces su verdadero yo.

Dicho esto supongo que sólo quedar decirte adiós. Encantado de haberte conocido. Fue un placer. Sobre todo para ti. Y lo sabes…

7 comentarios:

  1. El tiempo no esta para perderlo. Si realmente no era amiga y no se a portado como tal. Pues como dicen en catalán , Bon vent i barca nova... osea arreando que es gerundio. O a enemigo que huye puente de planta :)

    ResponderEliminar
  2. Me ha pasado tantas veces eso que dices que ya estoy acostumbrada, a todo se acostumbra uno, pero no se pierde la fe en la gente buena de verdad. Biquiños!

    ResponderEliminar
  3. Jauroles, en este blog has transformado tu vida en una historia y los que te leemos, imaginamos los personajes como si estuviéramos al lado suyo.

    Me gustaría que me contaras tu historia, la de por qué un día te dio por escribir. Te espero en http://laotramediaveronica.blogspot.com/2013/03/eres-escritor.html

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Yo también desconfío de entrada de quien usa la palabra "amigo" tan a la ligera. No me fío nada. Me cuesta la misma vida ponerle esa "etiqueta" a alguien.

    No te sientas culpable, no te has dejado engañar, son ellos los rastreros.
    No merece la pena, chico, no malgastes ni tu tiempo ni tus energías en esa chusma. Aggggg.

    Muaks!

    ResponderEliminar
  5. buffff no estoy del todo de acuerdo contigo... a lo mejor es porque cuando quiero a alguien lo quiero a muerte y daria todo por el, no tengo muchos amigos pero los que tengo los quiero como si fueran una parte de mi... asi que cuando alguno me falla de verdad... duele, duele mucho y a mi me cuesta olvidar ese dolor (que no perdonar, eso no me cuesta nada)

    ResponderEliminar
  6. La palabra amigo esta muy poco valorada y se usa para todo. Cuando la venda se cae de los ojos a veces es tarde, otras enseña a no volver a caer...

    ResponderEliminar