lunes, 17 de diciembre de 2012

¡Sorpresa!

El fin de semana no ha podido ir mejor. Lunar, con la colaboración de varios amigos, me había preparado una cena sorpresa de cumpleaños el sábado por la noche.

Imaginaros mi cara de sorpresa cuando llegué al restaurante de turno, al que pensaba que iba a cenar tranquilamente con Lunar, y me encontré a los 14 degenerados que se hacen llamar mis mejores amigos...

Si es que en el fondo no me los merezco, sobretodo porque no os imagináis lo que me habían hecho sufrir estos últimos días haciéndome pensar que a nadie le importaba lo más mínimo que este año hubiera decidido no celebrarlo. Pero se les puede perdonar, ¿no? ¡Si en el fondo son una ricura!

La verdad es que toda la cena y la farra posterior conformaron una de las mejores celebraciones de mi cumpleaños que recuerdo de los últimos años. ¿Qué tenía de especial? Sin duda la compañía, las risas, las conversaciones, la comprensión, los bailoteos y claro la sorpresa en sí por ser totalmente inesperada por mí parte.

Así que, ¿cómo podía yo agradecerles todo esto…? Pues emborrachándome a pesar de la medicación (que un día es un día), riéndome, dejándome llevar, disfrutándolo, disfrutándoles, y como no dándoles las gracias una y mil veces... Era lo único que podía hacer después de regalarme un cumpleaños inolvidable. Es genial sentirse bien y hacérselo saber a los autores de este estado, ¿no creéis?

Por eso mismo, por supuesto, hice mención especial a la hora de dar las gracias a mi Lunar. Mi chica. Mi nena. Mi amor. La persona que siempre sabe qué, cómo y cuándo necesito algo. Y lo curioso es que lo sabe incluso mejor que yo, puesto que ahora me doy cuenta que algo así era justo lo que necesitaba; aunque llevara semanas negándome a realizar los típicos festejos de cumpleaños.

Eso sí, no quiero saber nada del puto gintonic en una larga temporada, ¡menuda resaca! Y los cuatro o cinco cigarros que me fumé son como cinco puñaladas en mis pulmones,... ¡después de más de año y medio sin fumar!

En fin, como ya he dicho, un día es un día.

8 comentarios:

  1. Me alegro de que te lo hayas pasado pipa, te lo mereces. Ahora no olvides esa sensación de lo que te quiere todo el mundo. Biquiños!

    ResponderEliminar
  2. Hombre! Como me alegro! que bien te ha debido venir esa fiesta

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Me alegro muchísimo que lo hayas disfrutado y que te haya cargado un poquito las pilas y mejorado un poco tu estado de ánimo!

    Creo que esos pequeños detalles por parte de las personas que nos quieren cuando no nos lo esperamos...se agradecen infinito!

    ResponderEliminar
  4. me alegro muchísimo!! como sabe la gente que nos quiere lo que necesitamos ehhh... me alegro de que te lo pasaras también, de que tengas esos amigos geniales y esa chica tan maravillosa, te lo mereces (seguro que por eso están ahí) un besazo!!

    ResponderEliminar
  5. ¿Ves? un cumple inolvidable al final :))) me alegro mucho de todo excepto de que hayas recaído con el tabaco :/

    Muaks!

    ResponderEliminar
  6. Lunar te conoce muy bien y eso es precioso!! Disfruta de ella y de tus buenos amigos que te lo mereces.

    ResponderEliminar
  7. otra vez más, felicidades por esa noche especial.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  8. Me alegro de que te dejaras llevar tan bien, te hacia falta :) como te quieren!

    ResponderEliminar