domingo, 2 de diciembre de 2012

El pasado

Por historias que no vienen al caso, estos últimos días he estado releyendo algunas viejas entradas de este mi blog. Y resulta que me he acabado poniendo tontorrón. Aclararé que tontorrón en mi idioma significa nostálgico.

Sí, me ha invadido cierta nostalgia o morriña. Me pasa siempre que me da por recordar. Y me pasa al recordar tanto episodios buenos como malos de mi vida, y me pasa hasta al acordarme de personas de mi pasado que ni tan siquiera fueron muy transcendentes en mi vida, o al recordar un olor, una sensación… No puedo evitarlo, todo lo relacionado con el pasado me pone un poco triste.

Es curioso como vuela el tiempo, ¿no creéis? A veces incluso cuesta creer que realmente estuvimos allí y vivimos aquel momento, o si no es nuestra memoria quien nos engaña, si de hecho no fue algún desconocido quien vivió todo aquello por nosotros.

Sin ir más lejos, me he dado cuenta que me cuesta reconocerme en aquel chico de 28 años que un jueves 7 de enero decidió abrir un blog. En realidad aún no hace ni tres años, puede parecer poco tiempo, pero han sido años muy intensos.

Por aquel entonces estaba soltero, creo que aún estaba enamorado de mi ex, vivía solo, tenía otro trabajo, salía cada fin de semana, me emborrachaba casi cada vez que salía, tenía muchos más amigos que ahora (muchos desaparecieron en cuanto dejé de salir tan a menudo) y tenía unas prioridades bastante diferentes a las que tengo hoy día.

Recuerdo que cuando era un niño a veces me daba por intentar pasar la noche en vela (aunque nunca lo conseguía) por miedo a que cuando despertara todo fuera distinto, que mis padres y mi hermana ya no estuvieran allí, o que amaneciera en un lugar desconocido, o simplemente por miedo a que cuando despertara el mundo se hubiera olvidado de mí. Creo que en aquellos años ya estaba levantando los cimientos de mi insomnio.

Pues supongo que cuando me pongo a recordar se cumple ese miedo original mio, me doy cuenta que en algún momento debí quedarme dormido y de pronto al despertar todo a cambiado. Y eso me hace pensar que lo que soy en el presente, lo que siento, lo que tengo, a quién tengo, quién creo ser hoy día... podría esfumarse en cualquier momento sin apenas darme cuenta... Y me da miedo. Y ese miedo se manifiesta en ese sentimiento nostálgico y de tristeza...

Además tengo la sensación de que con los años he ido ganando en confusión. Creo, por ejemplo, que con 20 años lo tenía todo bastante más claro, creo que sabía mejor lo que quería para mi vida e incluso se podría decir que tenía una mayor autoconfianza. Vale que tal vez mis objetivos y responsabilidades eran sensiblemente menos amplios, pero no sé si esto vale como escusa…

En fin, sé que ahora tocaría darle una conclusión o una moraleja a todo este planteamiento; pero no la tengo… Que queréis, mi cabeza está llena de pensamientos inútiles y ridículos sin coherencia alguna... Y este es uno de ellos.

5 comentarios:

  1. no sabes como te entiendo... a mi cerebro idiota le ha dado ultimamente por volver al pasado muy a menudo y he de reconocer que no me gusta mucho. sobre todo porque mas de una vez recuerda momentos tristes y no quiero, lo olvidado olvidado deberia quedar. Pero así son las mentes, nos engañan y no sjuegan malas pasadas... solo te aconsejaré que aunque no es malo echar de vez en cuando la vista al pasado no debes dejar de vivir el presente ni de luchar por el futuro. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Con 20 años no lo teníamos todo más claro, creíamos que lo teníamos todo más claro, que no es lo mismo. Te lo digo yo que tengo 25 y sé de lo que hablo xd! Biquiños!

    ResponderEliminar
  3. Uy, yo tampoco reconozco a mi alter ego que inició el blog hace 2 años y pico.

    ¿Evolucionamos? eso es bueno, ¿no?

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Pues tendrías los objetivos mas claros pero creo que estas mejor ahora , solo que no lo sabes te falta quitar unos cuantos nubarrones de encima y lo veras...

    ResponderEliminar
  5. Pero tu yo de ahora te gusta más, no? :)

    ResponderEliminar