lunes, 26 de noviembre de 2012

Elecciones y elecciones

Esta noche Lunar y yo hemos vuelto tarde a casa después de cenar en casa de la madre de ésta. Nada más llegar, Lunar se ha ido casi directa a la cama. Yo, en cambio, me he sentado en el sofá a ver un rato la tele. Al final me he cansado tanto de ver el circo en el que han convertido lo que algún día alguien llamó 'la gran fiesta de la democracia', que he acabado por simplemente mirar la tele sin apenas escucharla.

Y me refiero a las elecciones (en este caso las catalanas) y a todas las declaraciones posteriores de nuestros supuestos líderes… Esas en las que ninguno de ellos parece haber perdido... Y es curioso, pues he caído en la cuenta de que tienen razón, al menos en eso no mienten... Ellos siempre ganan, claro que ganan, puesto que los que perdemos siempre somos nosotros, los ciudadanos de a pie...

Finalmente me ha ido venciendo paulatinamente cada vez más la falta de interés, tanto, que he optado por hacer zapping y más tarde he acabado hasta por apagar la tele. Luego, he entrado en el facebook y me he puesto a chafardear unas fotos de paisajes que un viejo compañero de la universidad acababa de publicar. Eran fotos de Bali.

He recordado que me dijeron que éste se había cogido un año sabático para viajar, pero de aquello hará ya más de dos años y ya veis, por lo que se ve le ha cogido el gustillo y aún no ha vuelto. Me pregunto cómo se lo montará económicamente hablando, pero el caso es que mirando sus fotos me ha invadido una envidia difícil de explicar. Me han entrado ganas de mandarlo todo a tomar por culo e irme bien lejos.

Lejos de todo. Bien lejos. Empezar de cero. Una nueva ciudad, un nuevo país, una nueva vida… Aunque sé que sería incapaz, supongo que es por mi afán de querer tener siempre los pies en el suelo. Creo que en este aspecto nunca he sido lo suficientemente valiente. Ya desaproveché en su día la oportunidad de irme de Erasmus. También rechacé hace ya varios años una irrechazable oferta laboral en Abu Dhabi.

Como veis, yo de momento no me atrevo a romper con todo, pero cada vez con más frecuencia veo como gente de mi generación sí lo hace. Cansados de un estado que se desquebraja por los cuatros costados, de unos gobernantes que lejos de preocuparse por solucionar los problemas más básicos y urgentes se ocupan en crear cortinas de humo en las que confundirnos y dividirnos, cansados de una sociedad combativa pero incapaz de destruir unas estructuras que ella misma se ha autoimpuesto...

Y así resulta que uno deja el trabajo y se va a conocer mundo y a intentar subsistir alejándose del consumismo, sin móvil, sin televisor... Otro lo vende todo y monta un bar en México. Otro se va de voluntario a África. Otros tantos deciden buscar trabajo en Alemania... Y estos son sólo casos que yo conozco, pero habrá tantos y tantos...

En realidad son múltiples las opciones, las alternativas, las posibles elecciones que tenemos para alejarnos de toda esta mierda y tratar de ser más felices en otra parte, de otra manera…

Supongo que sólo hay que saber echarle huevos…

8 comentarios:

  1. Solo habrá que echarle huevos, o no, porque a saber Dios los problemas que tiene esa gente después de romper con todo, eso en realidad no lo sabes. Biquiños!

    ResponderEliminar
  2. A mí no me falta el valor... mi problema son los niños, no puedo separarlos de su padre, pero te aseguro que si no los tuviera, no estaría dónde estoy ahora, ni de coña, vamos.

    ResponderEliminar
  3. Esto lo llamaría yo el síndrome: Españoles por el mundo.
    Cuando veía ese programa al principio pensaba lo mismo que tu.
    Me daba rabia no tener el valor suficiente para irme a otro lugar y probar nuevas culturas y experiencias.
    Pero si es cierto, que solo vemos a los que les va bien. Seguro que tus amigos han pasado malos tragos pero de esos momentos no te enteras.
    Pocas personas cuentan lo mal que ha ido su decisión cuando deciden irse a vivir a otro país, y si lo hacen lo hacen a los de confianza.
    Siempre me acuerdo de un Erasmus valiente que se fue aun país nórdico y comenzó un blog o diario donde al principio estaba emocionadisimo con el cambio del clima y al final acabo hasta los mismisimos de taaaaaaaaaaaaaanta nieve y taaaaaaaaanto frio. Y gente tan correcta y educada pero tan fría y poco sociable.
    Lo dicho no es oro todo lo que reluce.

    ResponderEliminar
  4. yo no lo llamo valentía, yo creo que se trata más bien de "limitaciones personales".

    la base es que hay conocerse y hecho eso, admitir que cada uno es como es y todos no valemos para ser, como dice Celia, españoles por el mundo... y no pasa nada...

    tendemos a idealizar lo que no nos vemos capaces de hacer pero nuestra idealización no coincido (en la mayor parte de las veces) con la realidad...

    también pienso como Celia en que no es oro todo lo que reluce.

    biquiños,




    ResponderEliminar
  5. no se si todos estamos preparados para romper con todo... yo reconozco que tampoco he sido capaz de echarle huevos al tema... y eso que este año lo tenia bastante bien, cojerme unos meses sabaticos y hacer las prácticas del último año de carrera en africa, en Colombia o Mexico... o po´día haberme ido de erasmus... pero al final me he quedado con la estabilidad, mi curro, mi casa, mi chico y mi mundo en general... y a veces oigo a mis compañeros que se van en febrero y me muero de envidia, auqnue de momento no les cambio las vidas jajaja

    ResponderEliminar
  6. Jauroles esto de las elecciones catalanas no ha sido más que un gasto innecesario y ganas de Mas ahora llamado Menos, jeje, de ser protagonista, me alegro que le hayan dado un palo, lástima no haya sido uno más grande. Y eso de que la gente apoye a los de esquerra después de como dejaron a Cataluña dice mucho de las personas. Memoria de pez, amigo memoria de pez.

    un beso

    ResponderEliminar
  7. Yo rompí con todo. Y no me arrepiento de NADA!

    ResponderEliminar