viernes, 12 de octubre de 2012

Segundas impresiones

Mañana hará siete meses desde que cambié de trabajo. Sin duda, más de medio año es tiempo suficiente para hacerme una idea clara acerca de las personas que me rodean día tras día en mi puesto de trabajo, es decir, mis compañeros.

A veces es fácil dejarse llevar por las primeras impresiones y pensar que en pocos días o semanas ya conoces a alguien lo suficiente. Muchas veces aciertas; otras, en cambio, te llevas grandes sorpresas y decepciones...

Como algunos ya sabéis, con La Compi sentí una afinidad especial casi desde el principio y pronto creé unos fuertes lazos de amistad con ella, mucho más allá de la típica amistad entre compañeros de trabajo. Algunos quisieron ver en todo aquello algo más que una simple amistad. E incluso ella decidió dejarse llevar por habladurías y malinterpretar palabras y gestos de mi parte. Tal vez su desconfianza fue lo que más me dolió...

Tras aclarar todo el asunto, nuestra relación, que hasta entonces se había basado en la confianza mutua, hasta el punto de contarnos pensamientos y sentimientos de los más íntimos, de pronto se volvió áspera y muy tensa. Yo no supe perdonarle que no dudara en sumar una preocupación más a la dura etapa personal y de salud que ella sabía de primera mano que yo estaba atravesando.

La sentí tan y tan lejos como amiga que decidí alejarme para tratar de estar más cerca. Y la cosa parece que funcionó. Poco a poco hemos conseguido volver a tener una relación bastante amistosa; aunque supongo que ya nada volverá a ser como antes.

Virus fue otra de las personas que me cautivó en mi primer mes de trabajo. Un tipo tímido, aparentemente amable y con un humor inteligente y mordaz. Con él, al menos, no me equivoqué a la hora de buscarle nombre para el blog. Virus le viene que ni pintado, pues he descubierto que es capaz de infectar todo aquello que le rodea.

Poco a poco fui viendo en él a ese tipo de persona reprimida que no es capaz de decir las cosas a la cara y va soltando dardos por la espalda, y si acaso alguna vez se atreve a decirte directamente lo que piensa lo hace camuflado tras una absurda broma.

Dicen que 'entre broma y broma la verdad asoma', pues él es un claro ejemplo de este dicho. Y a mí, particularmente, es una actitud que me pone enfermo, pues si quieres rebatir o pedir explicaciones siempre se escudan en que 'era una simple broma' dejándote a ti, encima, en mal lugar por 'tomártelo todo tan a pecho'.

Él fue uno de los que ayudó a provocar mi distanciamiento con La Compi. Seguramente nunca se lo perdone, pero no nos engañemos, ella fue la gran culpable. No se puede ser tan fácilmente manipulable; aunque bueno, que se puede esperar de alguien que resultó tener tan poca personalidad…

7 comentarios:

  1. Supongo que no te diré nada que todo el mundo no sepa- excepto yo, que me costó un mundo descubrirlo- a los compañeros de trabajo no se les elige, esa es la gran diferencia entre los amigos y ellos.. que parecerá una tontería pero el saberlo, a mi por lo menos, me hace situar el tema en su justo lugar...
    Después la segunda teoría -mía of course- es que las relaciones deben ser cordiales pero cuanta más carne pongas en el asador.. más carnaza tendrán ellos...
    Aún así... y aunque parezca duro: al final aprendes a situar a cada uno en su lugar, a no buscar amigos: ellos son tus compañeros.. aunque lo parezca no siempre te escuchan y no esperes que te ayuden.. Pero siempre alguno, al cabo del tiempo sobresale como amigo -pero tiene que pasar tiempo- y yo, tengo que reconocer que me he llevado mil desilusiones (tendía a ilusionarme) pero que ahora, los que se han quedado con el título de AMIGOS lo son muchísimo..
    Pero es difícil seleccionar.. eso es cierto..
    Madre mía que rollo te he soltado...
    Muak

    ResponderEliminar
  2. Dios mío Jaruoreles, 7 meses desde que te cambiaste de curro, y me parece que fue ayer, de hecho ni siquiera pensaba que llevase tanto tiempo leyéndote. Supongo que por eso yo no me fío de las personas, y menos a la ligera. Una para saber y otra para aprender. De todas formas, no te comas el tarro con eso, al final la gente que de verdad vale la pena se queda en tu vida. Biquiños!

    ResponderEliminar
  3. Como dicen en mi pueblo: Negocio es negocio y amistad es amistad. Pasa de ellos!

    besos

    ResponderEliminar
  4. Cada uno valora la palabra amistad a su manera. Tu a lo tuyo y rodeate de gente que lo valga!

    ResponderEliminar
  5. yo llevo 4 años trabajando en mi empresa y todavia a veces me sorprende la gente y las reacciones que tiene... a veces las personas son capaz de ocultar una parte oscura que tienen dentro durante mucho tiempo y solo aflora brevemente a la superficie en muy determidados momentos... animo.

    ResponderEliminar
  6. para no variar te comprendo y he pasado por lo mismo varias veces.
    Tiendo a cogerles cariño a las personas que me rodean , sean compañeros de trabajo, amigos, blogueros etc. Y me he llevado chascos de campeonato.
    Centrandonos en compañeros de trabajo, hubo una epoca que me acompleje un poco porque me di cuenta que todos mis amigos eran compañeros de trabajo, esto paso porque una persona que yo consideraba amiga me dijo que ella tenia amigas de toda la vida y amigos del trabajo.
    Y claro me di cuenta que yo me había trasladado de casa por aquel entonces 14 veces y no conservaba ninguna amigo de toda la vida. Y claro cuando ya no estudias donde conoces gente en el trabajo y mas si cambias a menudo. (se que no es tu caso)
    El caso es que tengo amigos que son los mejores amigos del mundo que los conocí en el trabajo. así que los siguientes compañeros que tuve pensé que podían llegar a ser como los otros grandes amigos. pero no, no me ha vuelto a pasar.
    Porque como dice Lady tea los compañeros no los elegimos nos tocan y tiene que ser una casualidad que sea gente, que no solo parezcan a fin a nosotros si no que lo sean de verdad y que tengan principios parecidos a los nuestro ya es la leche. En realidad es raro que pase , porque la mayoría de gente en el trabajo no se casan con nadie y van a lo que van.
    En definitiva no me cierro hacer amigos en el trabajo, pero voy con mucho mas cuidado que con alguien de la calle, porque a los compañeros si te decepcionan y te mosqueas tienes que seguir tratándolos...

    Animo pasa de estos, quizá otros con los que no trataste todavía se descubran como personas interesantes.

    (perdona el tostón...)

    ResponderEliminar
  7. Pues de todo hay en la viña del señor, hay gente que te sorprende para bien y otra para regular :( De cualquier manera, sorpresas te da la vida (con los compañeros de trabajo y con los amigos de toda la vida). Pero sigo pensando, en que hay que dar segundas oportunidades. No todos somos perfectos a la primera....lo importante es no haberlo hecho con mala intención.

    ResponderEliminar