miércoles, 8 de agosto de 2012

Trabajar en agosto

Puede que posiblemente, quizás en ciertos detalles, igual a según qué horas, en raros instantes tal vez, se podría llegar a decir que trabajar en agosto no es del todo malo. De hecho podría ser que tuviera sus ventajas. Si me lo parara a pensar con detenimiento seguramente descubriría alguna. Es más, una vez ya así pensándolo creo que podría ser capaz de encontrarle varios aspectos positivos. Pero el caso es que ahora mismo no caigo. Bueno, en realidad he de reconocer que creo que no se los encontraré nunca. Vamos que para ser sinceros tengo que decir que trabajar en agosto me parece una completa basura. O sea que nada, olvidadlo. No he dicho nada.

9 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo...
    Yo la unica ventaja que he encontrado es que no hay naide en la carretera y tardo menos en llegar al trabajo!

    ResponderEliminar
  2. Ánimo Jauroles... venga va te ayudo... seguro que aparcas mucho mejor por Barna:-)

    ResponderEliminar
  3. Ayer por la tarde me encontraba yo en mi casa un poco agobiada pensando que este verano no me estaba pareciendo verano porque estoy trabajando y no cogeré vacaciones hasta septiembre...

    ésto duró dos minutos porque en seguida me dije:

    tienes trabajo
    hay quien no puede coger vacaciones en verano nunca o casi nunca, incluso hay quienes no pueden coger vacaciones ni en verano ni en invierno
    ¿qué hay del trabajo, por ejemplo, de una ama de casa para quien todos los días de todo el año son iguales?

    somos afortunados y hay que ser conscientes de ello, en agosto, o en junio, con vacaciones o sin ellas.

    pero te entiendo.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  4. Yo, cuando me entra el bajón, me acuerdo de los que tienen vacaciones este mes y todos los meses, vamos vacaciones "indefinidas", pero no remuneradas. Es mano de santo, oye.
    Que yo te entiendo, jode quedarse sin vacaciones, pero tampoco se acaba el mundo: seguro que más adelante puedes cogértelas.
    Mira, yo tengo un ERE pendiendo sobre mi cabeza, y es muy posible que éste sea uno de los últimos meses que trabaje. Imagina la motivación que tengo para ir a trabajar. Pues a pesar de eso, creo que soy afortunada.
    Ah, mi entrada sobre agosto no era sobre trabajar en agosto, sino más bien sobre pasar el mes en la ciudad, cuando todo el mundo se ha ido, porque se me hace largo y aburrido, aunque estuviera de vacaciones. Pero oye, ahora le estoy viendo sus puntos positivos. Está todo tan tanquilo... Míralo por ese lado también.
    Ánimo!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Venga ánimos! yo también estoy trabajando en agosto y tambiés es horrible mirar por la ventana y ver que hace un sol estúpendo y yo estoy aquí encerrada, pero míralo así, ya queda menos para las vacaciones del año que viene, que yo me las he gastao enteras y no me queda ni un diiita.

    ResponderEliminar
  6. La mente siempre juega en contra y es una lástima, yo puedo dar fe diaria de esa circunstancia. Así y todo, estoy más cerca del pensamiento de "Aldabra" o de "La gata". La alegría está en nosotros mismos, estimado Jauroles.

    ResponderEliminar
  7. Yo pienso que no me entero del calor. Andar el mes de agosto con forro polar en mi despacho no es una extravagancia, en mi caso, es una necesidad. Y con eso me consuelo un poco. Pero poco.

    ResponderEliminar
  8. Lo realmente malo es tener que ir a tu puesto de trabajo en agosto y no poder trabajar porque nadie del resto de la Humanidad está trabajando, que piensas: "¿Y a mí porque me obligan a venir, si no puedo hacer nada?" ;P

    ResponderEliminar
  9. Ja, ja, ja, con lo bien que habías empezado autoconvenciendote, lo bueno sería tener pasta y trabajar sólo cuando nos apeteciera, je je je
    Puestos a soñar.

    Un besote.

    ResponderEliminar