jueves, 23 de agosto de 2012

Sorpresa

Lunar volvió ayer tarde de sus vacaciones. Cuando llegué del trabajo me la encontré en casa. Fue una sorpresa, puesto que se suponía que volvía este sábado. ¡Y qué sorpresa!

Primero casi me da algo porque pensaba que alguien se me había colado en casa. Luego, al ver que era ella, joder, que alegría. Tan así por sorpresa. Tan guapa como siempre. Tan morena. Tan hiperactiva. Tan expresiva con las manos. Tan sonriente. Tan contenta. Tan besucona. Tan ella.

Me encanta cuando la veo en pleno esplendor. Me encanta oír su típica carcajada mientras me explica casi a gritos la anécdota número mil. Me encanta que se desnude mientras me escucha. Me encanta verla recolocar las cosas a su manera casi sin darse cuenta: esa figurita un centímetro más a la derecha, aquella silla un poquito más pegada a la pared… Y me encanta que vuelva a estar conmigo en casa.

La verdad es que se le nota que las vacaciones le han sentado bien, se le ve en la cara y en los ojos. Aunque dice que se ha engordado estos días, pero parece que no le disgusta del todo la idea, ya que cree que le han crecido las tetas. Yo, a decir verdad, la veo más o menos como cuando se fue; pero, vamos, en cualquier caso está genial.

Y ahora me sabe un poco mal que haya vuelto antes de tiempo de sus vacaciones, porque sé que en gran medida lo ha hecho para que yo no estuviera más tiempo solo. Y sé que manda huevos que venga ahora con este cuento, con lo pesado que me he puesto con el tema de que ella se fuera sin mí de vacaciones. Pero que le voy a hacer, yo soy así, y a veces ni yo mismo me entiendo. Así que qué puedo pedirles al resto… Pues supongo que nada...

Lo único que se me ha ocurrido para intentar compensar sus días perdidos de vacaciones es intentar cambiar ciertos detalles. Sé que la tengo un poco preocupada, más que de costumbre. Le he prometido que voy a cuidarme y a dejar que me cuiden (como dice ella), de hecho ya he empezado por tratar de ponerle remedio a mi insomnio. Algo es algo.

A ver si así consigo encontrarme, en general, un poco mejor y dejo de encerrarme tanto en mí mismo y en mis neuras y logro volver a pensar también en el resto, empezando por ella. Siento que últimamente no he estado lo suficiente por ella, menos de lo que debiera y de lo que en realidad quiero.

Lunar merece mucho más. Mucho más de lo que yo le estoy dando.

12 comentarios:

  1. ¡Qué sorpresón y qué alegría!
    Vas por buen camino, niño, ya te lo he dicho. El paso que has dado para vencer al insomnio, y esos nuevos propósitos que te leo ahora, dejar que te cuiden y cuidar tú más de Lunar, demuestran que "has reaccionado" y estás dispuesto a ponerle solución a tus problemas. ¿Tú sabes cuánta gente es incapaz? ¿cuántos ni siquiera tienen el coraje de admitir sus errores? ya ni te digo, tomar la determinación de enmendarlos...

    Nada, que eres un sol, que sé que os va a ir muy bien y por favor: dile mucho que la quieres, demuéstraselo en cada beso, en cada caricia, en cada gesto y acción que hagas y deja que ella llegue a ti. Permítete sentirte cuidado y amado :)


    MUAKKKSSSSSS!!!!!

    pd: ole por ti

    ResponderEliminar
  2. Como dice Aliena ole por ti, es uno de los mejores post de todo el verano! Porque solo su presencia te a cargado las pilas. Enhorabuena! Disfruta de ella!

    ResponderEliminar
  3. Un post optimista, ya era hora. ;-)

    ResponderEliminar
  4. Que bueno volver a leerte amigo, ya ves, salgo de aquí con un soplo de buenas sensaciones dentro de mi... Claro que si, cuidare y cuidala

    ResponderEliminar
  5. A veces estar separados unos días viene de perlas, y no no ha venido solo por ti sino por ella, porque te echaba de menos, sino crees que estaría tan sonriente y contenta?

    ResponderEliminar
  6. Jauroles que feliz te veo con el regreso de Lunar, me alegro.

    un beso

    ResponderEliminar
  7. Ves? Creo que estar separados unos días os ha venido bien. El reencuentro ha sido genial! Se nota que os habéis echado de menos.
    Y qué detalle por parte de ella volver antes de tiempo para darte una sorpresa, y que no estuvieras más tiempo solo. :)
    Déjate cuidar y mimar, sigue con la pauta antiinsomnio, relájate, no le des demasiadas vueltas a las cosas y demuéstrale a Lunar lo mucho que te importa.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Pues adelante con los buenos propósitos

    ResponderEliminar
  9. Es curioso que, desde que te leo (desde hace años, quiero decir) veo cómo han cambiado tus sentimientos hacia Lunar, y eso me encanta. Me gusta que estes feliz.
    Besos dormidos!!!

    ResponderEliminar
  10. es precioso que lo reconozcas, pero que no se quede sólo en eso.

    ¡¡actúa!!

    biquiños,

    ResponderEliminar
  11. Esa es la actitud, amiguete!
    De lo que se recibe, se da...
    Saludete!

    ResponderEliminar