domingo, 22 de julio de 2012

Pasiones

Cuando hago deporte mi cabeza funciona más despacio. Me lo tomo tan en serio y tiendo a poner mi cuerpo tan al límite que supongo que a mi cabeza le cuesta asimilar cualquier otro pensamiento que no esté relacionado con el esfuerzo físico en cuestión.

Dicen mis padres que cuando era un niño el pediatra les aconsejó que me apuntaran a alguna disciplina deportiva, que me ayudaría a canalizar mi ligero problema de hiperactividad. Jugué a futbol, a tenis, un año de baloncesto, hice natación, mis pinitos con el waterpolo, practiqué algún tiempo karate hasta cinturón amarillo-naranja y recuerdo que un verano me dio por apuntarme a boxeo.

Muchos deportes, pero el que practiqué más regularmente fue el fútbol. Incluso me eligieron para hacer una prueba para el Barça cuando era cadete, pero luego en las pruebas no conseguí impresionar a nadie. Jugué en diversos equipos de mi ciudad casi hasta los 19, hasta que comprendí que ya nunca llegaría a ganarme la vida de esta manera. A día de hoy aún organizamos de tanto en tanto alguna pachanguita de fútbol sala entre amigos, pero los deportes que practico en la actualidad con más frecuencia son el fitness y el running, lo que en cristiano sería ir al gimnasio y salir a correr…

En definitiva, se podría decir que me apasiona el deporte en general. Y este fin de semana ha sido un placer compartir esta pasión con
Lunar. Hoy por fin hemos estrenado nuestras nuevas bicis. Hemos hecho una pequeña ruta de buena mañana y luego nos hemos metido una buena comilona de carne a la brasa para recuperarnos del esfuerzo...

La verdad es que a Lunar le falta coger algo de fondo (he tenido que ir esperándola de tanto en tanto);pero bueno, ya iremos rodando poco a poco. En general el resultado de la experiencia ha sido genial. Es increíble lo que he llegado a desconectar y a relajar mi mente. Y además, como decía, me ha encantado poder compartir algo tan mío con ella, en este caso el deporte.

Necesitaba poder hacer algo así junto a ella. Nada de cenas, ni copas, ni compras, ni tele, ni el ocio típico de casi siempre. Creo que hemos dado en el clavo.

10 comentarios:

  1. que gusto da poder compartir nuestras aficiones con la pareja sobre todo si vemos que el otro lo disfruta. Yo valoro mucho que mi pareja intente probar cosas que me gustan a mi.
    Y aunque a mi el deporte se me da fatal y no practico ninguno ir en bici me parece divertido y esta claro que es fantástico para desconectar la mente.
    Me alegro que lo hayas disfrutado.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro mucho Jauroles.. y además en éstos pequeños placeres no hace falta gastarse mucha pasta. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Ay la bici, cuánto la echo de menos. A disfrutarla ahora que viene el buen tiempo. Biquiños!

    ResponderEliminar
  4. No te confies, que la próxima seguro que cambiarán los vientos, jeje y será Lunar la que tenga que esperarte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Cuesta poco ser feliz... aunque a veces no lo veamos con claridad.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Últimamente estoy con la tarea de intentar ser consciente de cada momento que se vivo, y el siguiente párrafo se ajusta perfectamente

    "Cuando hago deporte mi cabeza funciona más despacio. Me lo tomo tan en serio y tiendo a poner mi cuerpo tan al límite que supongo que a mi cabeza le cuesta asimilar cualquier otro pensamiento que no esté relacionado con el esfuerzo físico en cuestión."

    Esa es la idea, un pensamiento a la vez y que el pensamiento se refiera al aquí y ahora.

    El deporte, bueno para el cuerpo y bueno para la mente.

    Un gran abarzo.

    ResponderEliminar
  7. Qué casualidad! Nosotros salimos ayer con la bici... no aguanté más de un cuarto de hora... pero como tú dices... poco a poco! (soy Danygirl... ex-Danygirl, más bien).

    ResponderEliminar
  8. A Lunar no le falta fondo, lo que pasa es que a ti te sobra. Por norma general a los hombres os cuesta menos, teneis más fuerza así que porqué no haces como mi pareja conmigo y la vas empujando? Es la mejor forma para no pararse y además para hacer más esfuerzo.

    ResponderEliminar