miércoles, 25 de julio de 2012

La belleza

Me preocupan un poco esos días en los que sólo le veo la parte negativa a las cosas. Son días grises, tristes, largos, cansinos, torpes. Días con un asqueroso sabor amargo.

No parece muy difícil comprender y asumir, por ejemplo, que no tendrás vacaciones en agosto si el motivo es que por esas fechas no llevarás ni seis meses en tu nuevo trabajo. Además sería de lógica estar contento si el hecho de trabajar en agosto implica que te renovarán el contrato otros seis meses más.

Pero, en esos días, por mucho que te repitas a ti mismo que la parte positiva está ahí y que indiscutiblemente debería eclipsar a todo lo malo, resulta que te sientes frustrado. Tu yo interno se resiste a conformarse. Unos dirán que es una actitud infantil, de niño malcriado. Otros que se trata de un inconformismo desmedido. Pesimismo. Victimismo. Yo prefiero no ir por la vida de Sigmund Freud y dejar a un lado el psicoanálisis…

En cualquier caso llega un día que por
'a' o por 'b' deja de ser uno de esos días grises y tristes. Amanece un día de los normales, en los que no hay destructivos pesimismos ni tampoco desmedidas euforias. Un día neutro. De esos en los que realmente piensas con claridad. Incluso en los que aciertas a escuchar a quien debes con la merecida atención...

Escuchar por ejemplo a tu padre. Que te dice que trates de mirar por un instante tu vida desde fuera, como si fuera la de cualquier desconocido. Sin condicionantes. Sin obcecaciones. De forma totalmente ecuánime e imparcial.

Y lo haces. Y entonces por fin logras apreciar el lado bueno. De repente la parte negativa te parece insignificante. Y te das cuenta de que le estabas buscando defectos a una modelo. Era de lógica que la hermosura debía ser lo que abundara. Y es que a veces la búsqueda de la belleza absoluta puede resultar insana. Y con la vida perfecta pasa lo mismo. A veces olvidamos que la vida es bella por sí misma.

Y una vez planteada la similitud de la vida con la belleza, he decidido que yo no quiero ser el hombre más guapo del mundo. Primero, porque cuando crees que estás a punto de lograrlo, va y te sale un grano en la frente.Y vaya faena, con el trabajo que cuesta no fijarse en estas cosas cuando te miras en el espejo...

De repente sólo ves ese grano. Exactamente igual que nos pasa a veces con esas imperfecciones de nuestra vida.

12 comentarios:

  1. "Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias"

    John Locke

    Disculpame Jauroles que siempre recurro a la misma frase.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Solo una peticion ... y prometo no molestar. Quiero que leas esto desde el respeto a otra blogger y no como una justificacion:


    por favor os ruego qeu escucheis mi parte de esta version
    la presuncion de inocencia se está dando por quebrada
    y bajo lo slimites del repeto quiero hablar totalmente en serio, tan solo sera dejar una infomracionque por razones a jenas a mi
    no puedo hacerlo en el propio blog de aliena, pr ademas no quiero hacerla mas daño
    y respeto su alegato de que necesita un descanso

    ResponderEliminar
  4. Yo también tengo dias neutros y no me gustan demasiado la verdad, me alegro si a ti te sirven para escuchar a tu padre que tiene pinta de ser una persona sensata, e inteligente que te quiere.

    Eso si ese tipo de consejo te lo dice un día de los negros, y seguramente te pasaría como a mi que un día mi madre me dijo algo así como que hay gente que esta pero y de poco me la como diciéndole que que si que haya gente que se muera de hambre en el mundo a mi mi situación de aquel momento no me parecía menos dolorosa, pobre madre.

    ResponderEliminar
  5. Kobal,

    Ambos habéis dado vuestras versiones en vuestros respectivos blogs. El resto somos libres de creer, comentar, opinar, animar a quien creamos que lo está pasando mal, o lo que creamos oportuno hacer,... puesto que lo habéis hecho público. Pero lo que no creo que venga a cuento es hablar de este tema en otros blogs.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo que me he perdido el culebrón y he leido algo, estoy con Jauroles.

      Eliminar
  6. Cuando los días malos aparecen nos obcecamos sin razón y no podemos hacer nada, yo opto, cuando estoy muy ofuscada, por dormir bien de noche, y así relajarme. Me alegro de que tus días así hayan pasado y, por cierto, me parece muy buena la comparación con la belleza. Biquiños!

    ResponderEliminar
  7. La mayoría de nosotros, si siguiéramos el consejo de tu padre, nos veríamos como unos grandes afortunados, e igual así, cambiaría nuestra forma de ver la vida. Nuestra vida.

    ResponderEliminar
  8. la verdad es que con la crisis no podemos quejarnos de mucho, al menos en el aspecto laboral, lo que pasa es que a veces somos tan inconformistas que somos incapaces de ver la realidad en su justa medida y disfrutar de lo que tenemos. Los granos siempre desaparecen, quien te quiere lo hace con o sin ellos.

    ResponderEliminar
  9. La vida, está repleta de maravillosas imperfeciones. Que por ello, por imperfectas hacen que todo tenga un color estupendo.

    ResponderEliminar
  10. Qué difícil es no mirarlo...

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Lo imperfecto es más bonito que lo perfecto ;)

    ResponderEliminar