miércoles, 16 de mayo de 2012

La balanza

Primero nacemos. Luego crecemos. Y con nosotros crecen nuestras pérdidas, nuestras penas, nuestros pesares, nuestro dolor, nuestras equivocaciones, nuestro arrepentimiento. Pero afortunadamente también crecen los aspectos positivos de nuestra vida. O al menos debería ser así, o de lo contario la balanza de nuestra vida se inclinaría peligrosamente hacía su lado más negativo.

Porque en el fondo vivir es acumular experiencias y vivencias que harán que esa balanza imaginaria se equilibre o se desequilibre a un lado u otro, al positivo o bien al negativo... Y, mientras tanto, nosotros tratamos de tomar el mando, mantenemos día tras día una incesante lucha por intentar desequilibrar la balanza hacia el lado positivo. Y ahora lo conseguimos. Y más tarde no podemos. Y luego nos cansamos. Porque pelear cansa. Pero nos levantamos y seguimos. Y seguimos y seguimos…

En cualquier caso, un día nos damos cuenta de que esa balanza a veces es incontrolable, que en ocasiones se escapa incluso a nuestro entendimiento. Y ese día llegamos a la conclusión de que tal vez la clave radique en tratar de ser feliz en cualquier posición de la balanza. En aprender a gestionar, digerir e incluso asumir las malas noticias. En conseguir afrontar los peores momentos de nuestra vida sin llegar a derrumbarnos y siendo capaces de seguir apreciando los aspectos positivos que aún y así nos rodean, por ínfimos que nos puedan parecer en un principio...

Unos lo llaman resignación, otros entereza, o fortaleza. Mi padre lo llama valentía, coraje. Yo creo que, en buena medida, se trata de inteligencia.

9 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo. Para bien y para mal, la inteligencia mueve el mundo.

    ResponderEliminar
  2. Yo estoy de acuerdo contigo, la felicidad también radica en intentar ser feliz en cualquier lado de la balanza. Biquiños!

    ResponderEliminar
  3. Plas plasss. Sabia reflexión :)

    ResponderEliminar
  4. Y es que los chimpancés siempre me parecieren inteligentes y simpáticos.
    Un saludete, crack!

    ResponderEliminar
  5. Y por que no ser un poco de todo.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  6. Para mi está en las cosas pequeñas.

    ResponderEliminar
  7. te aplaudo, una filosofía con la que estoy plenamente de acuerdo.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  8. Poco a poco voy leyendo todas las entradas que has ido haciendo, y me encanta tu blog, y respecto a ésta, creo que es un poco de todo, sobre todo coraje e inteligencia.
    Ánimo, un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. La vida está llena de experiencias que nos ayudan a crecer :)

    ResponderEliminar