lunes, 28 de mayo de 2012

Hielo

Ofensas que se dicen sin palabras. Bofetadas propinadas con miradas... Hielo por dentro, he ahí el problema.

Inútil es ahogar pensamientos, mirar para otro lado y hacer como si nada. Porque desde aquel día, eso, ese
hielo, está ahí irremediablemente, en lo más recóndito de mi memoria. Entre la confusión y el deseado olvido, ese es su sitio.

Era verano, pero hacía frio. Estábamos en una casa oscura, fea y triste. O al menos así es como yo lo recuerdo; aunque quizá no fuera exactamente así, tal vez fuera el lugar más bonito del mundo tal y como afirmaban tus ojos.

Hacía viento, por eso se cerró sola aquella puerta. Yo andaba de un lado al otro de la habitación y tú y yo discutíamos. Estábamos juntos, pero me sentía solo. Y así fue toda la semana. Tú decidiste ser
hielo por fuera. Pero también lo fuiste por dentro, he ahí el verdadero problema.

Hacía tiempo que estas cosas no pasaban por mi cabeza. Pero es que te has empeñado en revivirlo. Y no te has dado cuenta de que abrirás de nuevo la herida, de que esta vez el golpe podría ser mortal.

Hay instantes en los que siento que no me conoces lo más mínimo y que todo esfuerzo por mi parte para que lo hagas resulta complemente inútil.

Si me entendieras de una maldita vez, si aprendieras a pensar en ti y en mí y te olvidarás de todo lo demás, si me creyeras cuando te digo que no hay nada más importante en este mundo que eso.

Si al menos lo intentaras.

Si pudiera derretir ese hielo.

9 comentarios:

  1. Qué complicadas somos las personas a veces. He leído en un libro hace poco, que en una pareja una de las cosas más importantes es saber interpretar los silencios. Ánimo!

    ResponderEliminar
  2. Las personas somos muy complicadas, pero a veces nosotros mismos lo complicamos mucho mas, animo.

    ResponderEliminar
  3. Animo, quizás tu también eres hielo alguna vez, planteatelo así.

    ResponderEliminar
  4. seguro que encuentras el modo de derretir ese hielo pero si no es así, apártate, no vaya a ser que se derrita por si solo de mala manera y te salpique.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  5. A lo mejor es su manera de protegerse cuando algo le hace daño...
    Animo guapo

    ResponderEliminar
  6. Estoy con Celia. A mí me pasa. Soy todo calidez, pero cuando algo me hace daño o yo creo que amenaza con hacerme daño, me vuelvo fría por fuera para protegerme, para fingir que no me afecta...

    ResponderEliminar