miércoles, 2 de mayo de 2012

El mal amigo

Festivo me llama para decirme que ha vuelto con ella, que han hablado y que ambos se han dado cuenta de que se echaban de menos. Yo le pregunto que quién ha dado el primer paso y él insiste en que ha sido cosa de los dos. No me lo creo, pero como es natural me callo. Él me habla del amor inmenso que de nuevo les une y de los proyectos en común que han ideado esta misma tarde. Yo asiento a todo lo que dice, pero no dejo de pensar en las barbaridades que me ha ido diciendo de ella estas últimas semanas.

Ahora me dice que está casi seguro de que ella es la mujer de su vida y otras frases emocionadas que diría todo enamorado a su fiel confesor. Me alegro, le respondo, pero no puedo evitar repasar mentalmente de cuantas otras chicas me ha dicho lo mismo. Soy el peor amigo del mundo, pienso, cómo puedo no creer ciegamente en mi amigo... Pero enseguida me justifico; es que la lista de chicas es interminable, me digo. Mientras tanto, él me cuenta lo contento que está y me confiesa que está superfeliz, momento en el que ya no puedo seguir callándome y le suelto un 'ten cuidado'.

Una vez destapada la lata, le digo que se lo tome con más calma, que recuerde lo mal que lo ha pasado estos últimos días. Lo cual, no suena nada esperanzador, lo sé; pero mi intención tampoco es la de desalentarle. Él me pide que no diga nada más, que sólo le escuche. Me explica que está muy ilusionado y que cree que esta vez puede funcionar, que será diferente y que esperaba que yo le entendiera, que le apoyara.

Le intento aclarar el hecho de que le entiendo, incluso que le apoyo; pero por otra parte quiero hacerle ver que es mejor que tome un poco de perspectiva sobre el asunto antes de emocionarse tanto. Hay un breve silencio al otro lado de la línea telefónica, para luego decirme ‘no está bien, lo que me dices no está nada bien’. Y lo dice con severidad, con decepción, como si hubiera encontrado el tono exacto con el que hacerme sentir como un auténtico monstruo.

Inmediatamente después, cuelga. Y yo me quedo con mal cuerpo, y mucho más al pensar que he enturbiado toda esa ilusión con la que me llamaba Festivo. Mi amigo. Sin embargo, decido no devolverle la llamada hasta mañana… Sí, creo que será lo mejor.

19 comentarios:

  1. A veces dar consejos nos sale caro. Yo esto aprendiendo a estar calladita, si esa persona que conozco lo despluma la mujer con quien anda ahora, pues allá él, ya yo le advertí.

    Pero seguro que en el fondo me dará tristeza que haya sido tan tonto.

    besos

    ResponderEliminar
  2. No te sientas mal amigo, ni por no opinar ni por opinar. Eres su amigo lo aprecias y te preocupas. Las dos opciones están bien, la de hablar y la de callar. Todo depende de la ocasión, cuando el te dijo que solo escucharás me recordó a que eso me pasa mucho a mi a veces, y es que cuantas algo para desahogarte pero no para que te den consejos solo quieres que te escuchen. El ya sabría que opinarías que quizá se precipita, y por eso no lo quería oír, solo compartir contigo tu alegría. Pero tu no eres mal amigo por aconsejarle porque al fin y al cabo lo que intentas es que no sufra.
    No te queda otra que esperar a que todo caiga por su peso, si va bien alegrarte y si va mal apoyarle, es lo que hay.

    La próxima vez si no lo ves claro pregúntale, ¿me lo cuentas para que te escuche, o para que te de mi opinion? sin ironías.

    ResponderEliminar
  3. Los buenos amigos son los que te hablan con sinceridad y no con las palabras que tú quieres oir, y si no sabe apreciar eso, quizá el tampoco sea un buen amigo. No te preocupes!

    ResponderEliminar
  4. Un buen amigo no te dice lo que quieres oír sino lo que piensa. Aunque no te apetezca escuchar esas palabras.
    Yo no rectificaría aunque sí intentaría suavizar la situación.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo con Mandarica. El que quiera que le den la razón que se vaya a hablar con un colega de esos de tomar cervezas cada tres años. Los amigos te dirán lo que piensan.
    También te digo que yo perdí una amistad por no mantener la boca cerrada. Un tema delicado éste, y más cuando hay relaciones sentimentales de por medio (como era mi caso). Espero que acabe bien.
    Un saludo, amigo!

    ResponderEliminar
  6. Yo si quiero oír bravos y saltos de alegría por un motivo como este llamaría a alguna persona conocida e insulsa a la cual no le importe. O a mi peor enemiga... Si quiero saber el punto de vista de alguien a quien le importo realmente, me preparo para escuchar lo que no quiero oir.
    Qué esperaba de alguien que le ha oido decir cosas horribles acera de esa persona que tanto le está ilusionando ahora? Solo le has dicho que no se precipite no veo que sea un motivo para enfadarse. Y yo soy de "segundas partes nunca fueron buenas".

    ResponderEliminar
  7. Yo también creo que mañana será mejor día para devolver la llamada.
    Muak

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola, muy buenas tardes!!!
    Me ha parecido muy interesante tu blog, de ahí a que haya invertido un pequeño espacio de mi tiempo en echarle un vistazo, nunca olvides avanzar y seguir construyendo tu pequeño mundo con palabras constructivas e imágenes bellas.
    Si me lo permites y ya que estoy por aquí, me gustaría invitarte a mi blog: ¡DIARIO DE UNA CHICA POSITIVA! - si es que te gusta leer una literatura muy positiva desde mi punto de vista y mis experiencia y/o imaginación (microrrelatos, reflexiones, poemas, relatos, cartas), debatir sobre los acontecimientos de la vida, hacer peticiones literarias para que yo las escriba y hacer publicidad de tu blogspot en la pestaña "Aquí tu blog".

    http://insolitadimension.blogspot.com/

    Únete si lo deseas y si no pues otra vez será.
    Gracias por las molestias.

    ResponderEliminar
  9. "Consejo no pedido mal oído".

    Tendrás más ocasiones para aconsejarle y para escucharlo ;)

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. No creo para nada que seas mal amigo, todo lo contrario, el buen amigo es el que te dice las cosas claras aunque duelan.

    ResponderEliminar
  11. Espero que al final tu amigo no se lo haya tomado tan mal. Te he dejado un premio en mi blog http://esachicaenelespejo.blogspot.mx/2012/05/pasele-pasele-marchanta-que-aca-tenemos.html Ojala te agrade.

    ResponderEliminar
  12. UN BUEN AMIGO tiene que decir siempre la verdad aunque duela.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  13. Creo que si eres un buen amigo. Porque has intentado hacerle ver que se tome las cosas con calma, al ver como ha sido su trayectoria anterior. Creo que la amistad se tiene que basar en eso, en poder ser claro y sincero hasta el final.
    Besos y susurros muy dulces

    ResponderEliminar
  14. Es realmente díficil ser amigo de alguien,en situaciones así es cuando se demuestra lo complejo de la amistad real.Un amigo está para apoyarte si,pero no por decirte las cosas como el las ve,es menos amigo tuyo o te está juzgando,que creo que es la impresión que se lleva Festivo tras la conversación.El sentirnos juzgados por aquellos que nos importan,cuando solo nos dan su opinión de corazón,ese choque de impresiones,meterse en temas de pareja desde la perspectiva de un amigo es dificil,pero..jajaja que puedes hacer tú si no escucharle y buscar su bienestar? aunque sea a base de opiniones que no le gusten,ser precisamente eso SU AMIGO.

    Un besito Jauro,se que hace mucho que no me paso por aquí pero... mi vida de estudiante me tiene realmente asfixiada(viva el plan bolonia!!) y ya casi ni publico decentemente en mi blog,con las ganas que tengo y la de posts a medio redactar que guardo en borradores jaja así que disculpame! y un BESAZO compensatorio espero jajaja muaa

    ResponderEliminar
  15. Te leia, y me venia a la mente ese viejo refran. "Quien bien te quiere te hará llorar". compañero, creo que eres un muy buen amigo...

    ResponderEliminar
  16. Pues yo te entiendo, quizá porque alguna vez me ha pasado parecido.
    Te remuerde un poco el haberle fastidiado la ilusión de ese momento que ya no volverá. Y uno piensa si la llamada no debería haber sido directamente al dia siguiente y ese dia haberle dejado en su exhuberante felicidad.
    Por un día de retraso en ser sincero tambien se es buen amigo, y tú lo eres.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Yo creo que eres un buen amigo. Un amigo sincero. Porque los verdaderos amigos, los buenos, se preocupan por los demás y les advierten de sus errores. Creo que, cuando una persona te importa de verdad, si ves que puede volver equivocarse, es tu deber moral como amigo advertirle, aunque eso suponga a veces quedar "un poco mal" con él.
    Más vale eso que callarte y dejarle que se estrelle.
    Que oye, igual luego le va genial con esa chica. Pero... no sé, la experiencia me dice que esas cosas no suelen salir bien. Y si no al tiempo. Ojalá me equivoque.
    Yo creo que has obrado bien. Y él, en vez de decirte que no te has portado bien, debería valorar tu consejo y, al menos, estar alerta y no lanzarse a tumba abierta con esa chica. Por lo que pueda pasar.
    No te preocupes, verás cómo las aguas vuelven a su cauce antes o despúes. Pero ante todo: no te sientas culpable. Has hecho lo que debías como buen amigo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Reconozco que he vivido esta situación desde las 2 perspectivas y en ambos casos, nunca he perdido la certeza de que la otra persona era un buen amigo.

    Los buenos amigos son sinceros y no te dicen lo que quieres oir. Que sus palabras duelan sólo es indicativo de que sus opiniones son importantes para uno.

    Eres un buen amigo, tonto :P
    Llámalo mañana...

    Besos!

    ResponderEliminar
  19. Yo considero que hiciste bien, aquí el del problema es él que no ve más allá, se la peará y volverá a llamarte llorando por las esquinas mientras tu piensas "te lo advertí"

    ResponderEliminar