viernes, 27 de abril de 2012

A galope

Hoy, mientras corría, me ha dado por pensar en cómo sería mi vida si no hubiera tomado según qué decisiones. Cambios de trabajo, el dar por finalizadas algunas relaciones, haberme aferrado a otras, cuando decidí no irme de Erasmus, irme a vivir sólo, hacerlo ahora en pareja…

Total, que con la lucidez y la frescura típicas de ir empapado de sudor y con el corazón a 160 pulsaciones por minuto, he llegado a la conclusión de que no cambiaría absolutamente nada. Porque todas y cada una de esas decisiones me han llevado hasta este presente... Y resulta que soy feliz. Sí, tan sencillo como eso, mientras corría me he dado cuenta de que soy feliz.

Es curioso, pero me ha parecido que la felicidad se asemeja mucho a la práctica de correr. Conseguir tirar hacia adelante sin preocuparte demasiado por lo que vas dejando atrás o lo que te encontrarás más adelante, sin pararte a pensar en lo mal que has doblado aquella esquina o en lo imbécil que has sido por no haber elegido ir por la calle de más abajo, sin impacientarte por llegar al próximo cruce, sin malgastar fuerzas augurando que pronto caerá sobre ti un tremendo chaparrón...

Simplemente avanzar a la velocidad que tú mismo has elegido, con la justa precaución de mirar a un lado y a otro para no tropezar, para que no te atropellen,... para que nada ni nadie pueda perturbar tu perfecto, bello y feliz galope.

14 comentarios:

  1. Buena metáfora... y comparándola como llevo yo mi felicidad... estaría todo el rato pensando en la meta... y no disfrutando de la carrera.

    ResponderEliminar
  2. Ayy cómo me gustas así.. ;) ..
    Aunque soy mujer, ese puntito en que había que consolarte me gusta mucho de ti.. jajajajjaa

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  3. Me parece una comparación muy acertada, y me alegro mucho de que seas feliz. Yo tampoco cambiaría nada, porque todo me ha servido para aprender. Biquiños!

    ResponderEliminar
  4. Pues yo sin cambiaria cosas, pero....como es imposible...estoy intentando aprender para no volver a tropezar. Disfruta de este momento tan estupendo :)

    flintf

    ResponderEliminar
  5. Bonita reflexion, si me ha gustado pero yo tambien estoy con el anonimo que cambiaria cosas, aunque no se llega aprender del todo creo yo y vuelves una y otra vez a tropezar, lo importante es sentirse feliz.

    ResponderEliminar
  6. Cualquier cambio que hiciéramos en el pasado afectaría al presente, así que cuando uno ve que es feliz es que ha tomado las decisiones adecuadas.
    Enhorabuena!

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Mi querido amigo, finalmente has completado tu caminata... ahora es tiempo de conducir a quienes no lo han logrado a concluir su caminata. Ahora eres el hombre que siempre debiste ser y lo has logrado.

    Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  8. Divina tu manera de definir la felicidad ^_^.

    Sí señor, me ha gustado.

    Besitos!!!

    ResponderEliminar
  9. Es dificil vivir pendiente de las cosas que te rodean... creo que dejas pasar instantes inadvertidos y que valen la pena...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Jauroles tú disfruta y no busques explicaciones a la felicidad.

    besos

    ResponderEliminar
  11. Una perfecta descripción de la felicidad.

    ResponderEliminar
  12. Hay veces, que nos tenemos que ponernos a pensar en estas cosas, en si las decisiones tomadas, han sido las correctas; realmente cuando las hemos tomado así, es porque creíamos que era la decisión acertada y tenemos que ser consecuentes con ella. Si todo eso te lleva a la conclusión (como tú) que eres feliz, es una alegría. Si por el contrario, te das cuenta de que tus decisiones pasadas, sólo ten han reportado tristeza, es momento de cambiar, de intentar solucionarlo. Pero aún así, no hay que arrepentirse... uno sólo debería de arrepentirse por lo que no hace.

    un abrazo
    destroy114

    ResponderEliminar
  13. Me encanta el último párrafo!!!

    ResponderEliminar