jueves, 22 de marzo de 2012

Olor de hogar

Creo que por fin tengo la sensación de estar en mi propia casa. En estas primeras semanas viviendo con Lunar he estado algo desorientado, tanto que casi cada mañana al despertarme no sabía ni donde estaba. Además, me costaba dormir (aunque también es verdad que esto no es nada raro en mí), me despertaba por las noches y constantemente olvidaba donde tenía o había guardado mis cosas. También he estado algo inestable, voluble y en ocasiones despistado y hasta confuso. Supongo que en parte debido al otro gran cambio en mi vida: el nuevo trabajo. Pero había algo más, notaba como si nuestra nueva casa oliera raro. Un olor desconocido.

Os lo explico…

¿Sabéis esa sensación cada vez que vas a casa de un amigo, o un familiar, y siempre notas el mismo olor que la identifica? Y que quede claro que no me refiero a olores desagradables, aunque todos conocemos a gente con dudosa fama en cuanto a higiene se refiere… Me refiero a un olor casi imperceptible que define a todo hogar que se precie. Da igual que se acabe de cocinar vete a saber que comida o que hayan inundado la estancia con ambientador. Muy en el fondo hay incrustada una esencia que la hace única, esa que cuando vuelves a tu casa queda incluso impregnada en tu propia ropa si la hueles a conciencia. Una fragancia capaz de ser detectada por casi todos, excepto por sus moradores.

Y aquí quería yo llegar. Hasta hoy nuestro nuevo hogar me olía a la casa de cualquier otro. No sé de quién… Pero esta noche, al llegar a casa del trabajo he respirado hondo y no he notado nada extraño. No he captado ni un ápice de ese olor desconocido que parecía acompañarla hasta entonces. En cambio, he notado una sensación reconfortante. He entrado, he dejado las llaves en su sitio, el móvil y la cartera sobre la mesa del comedor y, justo al entrar en el pasillo, Lunar salía del lavabo. Iba con su pijama rosa y nos hemos besado. Yo he seguido, le he besado el cuello y he respirado bien hondo. Para olerla. Y olía genial, olía a ella… Me han entrado ganas de comérmela… Y lo he hecho.

Ahora sí. Hogar, dulce hogar.

13 comentarios:

  1. Esa sensación de la que hablas, es una sensación que me encanta, entrar a una casa y que huela a su dueño.

    Yo hace poco me compré una casa y me pasó algo parecido, al principio no era mía, no me pertenecía... pero un día (sin yo haberme dado cuenta) entró un amigo y me dijo: "Por fin esta casa huele a tí" y desde ese día fui consciente de ese olor...

    Un abrazo.
    destroy114.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Cada hogar huele de una manera, es cierto. Me alegro de que el tuyo huela a vosotros por fin.
    Y esos impulsos que no se pierdan por favor, sigue comiéndote a Lunar en cualquier momento.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me alegro es una sensación preciosa.

    ResponderEliminar
  4. Que cosa más maravillosa esa del "olor a dueño". Cuando era chico e iba a casa de amigos, al volver a la mía me mosqueaba porque no tenía su propio olor. Curioso.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Me alegro de que por fin hayas hecho la casa tuya. Besos!!

    ResponderEliminar
  6. ¿Ves? el tiempo va poniendo todo en su sitio.

    y ahora a ir relajándose y a disfrutar de tu nueva etapa.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  7. Que forma tan maravillosa de terminar el día ;). Sé a lo que te refieres: a mí me costó encontrar el olor de mi hogar porque estaban asfaltando la calle cuando nos mudamos, pero de repente un día lo reconocí y justo ahí sentí que estaba en casa (casi un mes después de la mudanza).
    Cuantos cambios, hasta trabajo nuevo!!! Me he puesto al día y me alegro de que las cosas vayan encajando en su lugar.
    Un beso enorme :)

    ResponderEliminar
  8. He sonreido mucho al leer tu entrada!
    Me alegro por ti, todo va bien! e ira mejor si puede ser.
    Muak

    ResponderEliminar
  9. Ahora es un hogar y no una casa, me alegro mucho!

    ResponderEliminar
  10. Me alegro de que todo vaya sobre ruedas, un besote!!!

    ResponderEliminar
  11. Qué bonitooooooooo!!!! y que envidia!!!!! sana por supuesto.Me alegro mucho por ti.

    besitos

    ResponderEliminar
  12. Es muy curiosa esa fragancia imperceptible por los moradores de un hogar, pero que no se le escapa al que llega de fuera. A mí siempre me ha llamado la atención :)
    Ahá, ahora la vuestra seguro que ya tiene la suya propia y tú si ya no la percibes, es que definitivamente te has convertido en su dueño ;)

    Besos!

    ResponderEliminar
  13. Cada habitación de mi casa tiene el olor personal de la persona que la habita. Y los de mi casa se rien cada vez que dio que "esto huele a tí"

    ResponderEliminar