martes, 20 de marzo de 2012

Adaptación

Se siguen produciendo los cambios, los descubrimientos y las nuevas experiencias.
Se van sucediendo las reuniones y los intercambios de información con compañeros y con mi nuevo jefe.
Voy acostumbrándome a mi nueva rutina, a hábitos, costumbres, procedimientos, métodos y a según qué conductas.
He descubierto el café más asqueroso del mundo, se me ha pegado la expresión ‘pero qué me estás contando’ y me he dejado seducir por unas cuantas personas con las que día a día me siento más a gusto.

La verdad es que estoy aprendiendo muchas cosas en estos primeros días en mi nuevo trabajo, pero quizás la más importante haya sido darme cuenta de que los años en mi anterior empleo no fueron en vano.

En resumen, los primeros días están siendo muy intensos, entre intentar asimilar tanta información, batallar con nuevas obligaciones y confraternizar con compañeros que hasta hace bien poco eran completos desconocidos.

Y, cómo no, también ha habido momentos en los que me he sentido descolocado y hasta sobrepasado por tanta novedad, he tenido tiempo para sorprenderme con asombrosas casualidades y para las reflexiones típicas de quien va amoldándose a su nuevo espacio.

Pero hoy ya no quiero pensar más. Ni escribir. No doy para más. Mi cerebro está cansado de almacenar, ordenar y analizar vivencias, datos e ideas. Me temo que aún necesitaré algún tiempo y mucha paciencia para procesarlo y digerirlo todo…

Estoy en ello, pero ahora toca dormir.

9 comentarios:

  1. Bueno que bien suena! es que me encantan esas epocas. de cambios de novedades...

    Bueno y que nos cuentas de la convivencia? como va? harás alguna entrada sobre el tema no?

    Petons maco,

    pd: un secreto , cuando hablas de tu nueva oficina, pienso, mira que si es la mía? (es que aquí entra gente nueva muy a menudo) jijiji

    ResponderEliminar
  2. Ánimo! Ojalá este trabajo te llene como no supo hacerlo el otro. Bss!

    ResponderEliminar
  3. Somos seres de hábitos... nos descolocamos en cuanto nos cambian el escenario... pero pronto lo harás tuyo y cotidiano. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Lo importante es que va bien, que de momento te sientes a gusto! Venga you can!

    ResponderEliminar
  5. Pronto estarás allí como en casa, sobre una de tus entradas anteriores lo de escribir un libro y tener un hijo, el blog sirve como sustituto para las dos cosas. Para la tercera (espero que ya solucionada) solo la madre naturaleza y comenzar ya a relajarte de tanto cambio que siempre afecta en esos lares.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Adaptarse siempre toma su tiempo, pero si es así de bueno, dentro de nada todo controlado :P

    Hacía un montón que te leía y no te había comentado jejej

    ResponderEliminar
  7. Es tan efervescente (y agotadora) esa sensación de cosas nuevas.
    disfrutala, pero tomaté tu tiempo para descansar y asimilar taaaaaaaaaanta información

    ResponderEliminar
  8. Los cambios pueden ser realmente buenos :)

    ResponderEliminar