viernes, 24 de febrero de 2012

Sueño

Dejarse invadir por la valentía y tirar para adelante con todo aterra. Suena contradictorio pero, creedme, es totalmente cierto.

He decidido arriesgarme en casi todos los sentidos y ser firme en mis determinaciones. Sigo convencido de ello. Pero sé que se puede ver a leguas el miedo que tengo a equivocarme. Porque a ratos pienso que quizá haya puesto mis ilusiones, mis ganas, mi convencimiento, mi empeño en los lugares equivocados. No lo sé. La verdad es que ahora mismo no consigo ver nada con claridad. En realidad no consigo ver nada...

Además sé que caminar a ciegas no suele ser lo más acertado. De nada me sirve abrir de par en par los ojos. Todo sigue estando oscuro. Puede que negro… Pero ya no hay vuelta atrás. No hay escapatoria. Las cartas están sobre la mesa. Los dados en el aire. La ruleta, girando...

Hoy he tenido un sueño raro. De los que te confunden. De esos que luego sólo aciertas a recordar a grandes rasgos, pero aún y así te descolocan. De esos que te dejan un sabor amargo en la boca toda la mañana.

6 comentarios:

  1. Lo sabía... te has tirado de cabeza ehhh¡¡ Muy bien .. eres valiente y punto.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y el sueño qué era? Ánimo y ahora para delante, sea lo que sea.

    Besos!
    Quejica

    ResponderEliminar
  3. Bueno bueno, no pienses tanto que todo ira bien, hay que ser positivo.
    Muak

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que he escrito esta entrada esta mañana casi recién levantado de la cama... y creo que se ha notado mucho en lo escrito!

    En cuanto a los cambios que se avecinan en mi vida, si los miro así ya sin el sueño y la pereza que me abrazaban esta mañana, he de decir que los afronto cien por cien en positivo.

    Gracias a todos por vuestros ánimos y vuestros comentarios.

    ¡Feliz finde!

    ResponderEliminar
  5. Eres un hombre. Los hombres se arriesgan y sangran por sus parejas. No he conocido hombre que se arrepienta de ser arriesgado a menos que sea un cobarde y tu, mi querido hermano, no eres un cobarde.

    ¡Salta de esta acantilado al río! Que nosotros iremos tras de ti.

    ResponderEliminar
  6. Hay que arriesgarse , aunque de miedo al final uno se siente satisfecho con lo que decide.

    ResponderEliminar