lunes, 13 de febrero de 2012

¿Más cambios?

Seguro que alguna vez os ha pasado. Buscas algo por todas partes. En el salón, en la habitación, en la cocina. En cada armario, en cada cajón, en cada rincón. Pero no hay manera. Das mil vueltas. Miras una y otra vez en los mismos sitios. Incluso crees verlo a lo lejos en varias ocasiones para luego darte cuenta de que no era eso. Así que sigues buscando. Das otras mil vueltas y acabas primero por desesperarte y más tarde hasta por cansarte. Llegando a un punto en el que asumes que probablemente no lo encontrarás nunca. Por lo que finalmente dejas de buscar. Lo das por perdido, por imposible. En cierto modo te rindes.

Y te olvidas. Pero sucede que al día siguiente estás buscando con el mismo ahínco cualquier otra cosa. Y, de repente, encuentras lo que buscabas el día anterior. Ahí está. Frente a tus ojos. Pero ya no sabes si lo necesitas tanto, si sigue entrando en tus prioridades. Ahora estás buscando otra cosa y ya no contabas con ello. Así que no sabes muy bien qué hacer... ¿Lo coges? ¿Lo tiras? ¿Lo guardas aun a riesgo de volverlo a perder?

Pues así es como me siento ahora. Intento durante meses cambiar de trabajo y, cuando lo doy por imposible e inicio la búsqueda de piso para irme a vivir con Lunar, aparece frente a mis ojos lo que podría ser una gran oportunidad laboral. Y la verdad es que ahora no sé si es el momento oportuno para sumarle otro cambio a mi vida.

15 comentarios:

  1. Es algo que SOLO tu puedes decidir! Pero... el que no arriesga, no gana. Suerte!

    ResponderEliminar
  2. Sabes qué me gusta de tu blog, Jauroles? Qué transformas tu vida en un guion, siempre dándole giros y puntos de quiebre. Nada se queda estático.

    ResponderEliminar
  3. Yo soy de las personas que creen en el destino y pienso que si ahora ha aparecido, por algo será... Como dice princesa, tu eres el que tienes que decidir y seguro lo harás bien.
    Besos y susurros muy cálidos

    ResponderEliminar
  4. Las oportunidades están para aprovecharlas, pero claro la decisión la tienes tu.

    Suerte¡¡

    ResponderEliminar
  5. Sin cambios no hay avance. Sólo tienes que decidir si quieres ir a algún sitio o prefieres quedarte donde estás.

    Suerte, elijas lo que elijas.

    ResponderEliminar
  6. Si te gusta el trabajo, nunca desaprovecharía una oportunidad por no darle mas "emoción" a tu vida.
    Al fin y al cabo lo del traslado y adaptación a la convivencia solo sera un tiempo. y cuando pase, te verás en tu actual trabajo y dirás ¡dios porque no acepte aquel otro empleo!
    Pero claro te lo dice una persona que le encantan los cambios.

    ResponderEliminar
  7. Súbete a la ola en cuanto venga, puede que no aparezca otra igual. Arrepiéntete de aquello que hayas hecho y no de lo que no te hayas atrevido a hacer.

    Besos!
    Quejica

    ResponderEliminar
  8. Sí lo es!!!.. Cambia.. qué lo deseas tanto como irte a vivir con Lunar.. y tú (y nosotros que te leemos) lo sabemos.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Como ya te han dicho, artiesga y subete a la ola :) si ha aparecido es porque tiene que ser así!!

    ResponderEliminar
  10. Ya sabes lo que pienso de estas cosas... El que no arriesga no gana.
    Y la vida es así de puta: cuando vas buscando algo desesperadamente, no te lo concede.
    Y cuando ya pasas del tema, entonces te la pone ante las narices.
    Si en su día anhelaste esa oportunidad, ahora que se te presenta, aunque tus circunstancias sean algo distintas, ve a por ella!
    Ánimo y no lo dejes pasar!
    Besos!!

    ResponderEliminar
  11. Bueno es facil decir "arriesgate" pero sin saber a qué te arriesgas...ahora que si solo se trata de que tendrás que adaptarte a la convivencia y a un nuevo trabajo...pues chico sí yo me arriesgaría si como dices la oferta es muy interesante.
    Hagas lo que hagas...suerte!

    ResponderEliminar
  12. Dificilísima elección.... A veces. Una cerveza en solitario ayuda a saber que hacer

    ResponderEliminar
  13. Como dice Celia, la vida es tan puta que cuando deseas y buscas algo con anhelo NUNCA lo encuentras y cuando ya te has "conformado" o cambiado tus prioridades, aparece eso que tanto querías antes. Así, para joderte, para ponerte a prueba, porque si no no sería emocionante.
    Te atreves? creo que sí, eres muy valiente, adelante :)

    pd: no especificas si aceptar ese cambio influiría en el otro gran cambio, si es así, entonces sí debes pensarlo más. Pero si no afecta para nada a tu otra gran decisión y lo único que te para es el miedo o la duda, yo tiraría para adelante. Seguro que puedes con todo!

    Un beso, guapo!

    ResponderEliminar
  14. Decisiones complicadas. El trabajo es sin duda necesario, básico para algo más que sobrevivir, pero hace tiempo concluí que nunca puede ser el eje fundamental de la existencia de uno, claro está si no lo tiene por principal prioridad.
    Todo debe intentar gestaste en torno a la vida personal, y no al revés.
    Es mi opinión, claro.

    ResponderEliminar