lunes, 30 de enero de 2012

Vértigo

Lo reconozco. Pensaba que todo iba a ser mucho más fácil. Un poco, al menos. Últimamente las cosas no me salen en absoluto como las visualizo en mi mente. Mi idea era que Lunar se viniera a vivir conmigo. A mi casa. Simplemente eso. Pero resulta que quiere vivir en un piso más grande. Que quiere que seamos los dos los que empecemos desde cero. Un nuevo hogar para los dos. Suena coherente, pero no es lo que yo tenía planeado. Supongo que es lo más normal, lo natural, lo justo.

Pero lo reconozco, tanto cambio me da un poco de… ¿respeto? No sé, probablemente esa no sea la palabra. Piso nuevo, vecinos nuevos, puede que un nuevo barrio. Todo nuevo, todo diferente. Y no entraba en mis planes... ¿Miedo? No. Vértigo, esa es la palabra.

Sé que era algo que quería, tal vez desde hace demasiados meses, pero ahora no puedo evitar pensar que tal vez vayamos a cometer un error. Nos va bien. Mejor que a muchas otras parejas que viven juntos. Ya pasamos todo el tiempo que queremos el uno con el otro, sólo que no guardo mis calzoncillos junto a sus sujetadores. Puede que el hecho de compartir techo lo único que traiga consigo sea la perdida de según qué libertades, empezando por este blog...

Es ahora cuando cobra más sentido lo de ‘cuidado con lo que deseas’. Pero ya está decidido. Llegados a este punto será mejor afrontarlo, tragar saliva y ver qué pasa. Hacer como que no tengo mil pensamientos chocando unos contra otros en mi cabeza. Contenerme. Aguardar. Dejar que los acontecimientos se sucedan por sí solos y ver hacía donde nos llevan. Y guardar silencio. Así nadie se percatará de mis dudas. Tal vez hasta yo me olvide de todo esto que he pensado, que he escrito. Incluso puede que mañana me ría releyéndolo.

Respiraré hondo y me iré a la cama. En el fondo sé que no pasa nada. Dudar es de humanos. De sabios ¿O era de imbéciles? Qué más da… No quiero darle más vueltas a todo esto, ¡joder! Le estoy quitando todo el encanto, toda la magia que pensaba que tendría. No quiero pensar más. Ya está. Shhhhhhh… Ya pasó.

13 comentarios:

  1. La convivencia es el enemigo número uno del amor. Ten cuidao.

    ResponderEliminar
  2. Ayy pobret!
    Es normal que sientas vertigo. Lo que tu querias en un inicio, era muy comodo. Solo era verla llegar y tenerla a tu lado cada noche , cada mañana.
    Pero lo que tienes ahora es un cambio de vida. y eso, siempre da vertigo.

    Todo va ir bien! seguro.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Convivir con una persona es la mejor manera de conocerla. Si no va bien, es que no era la persona adecuada para ti, y eso de si es o no es la persona adecuada es mejor saberlo cuanto antes ¿no crees?

    Ánimo
    Quejica

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que vas por buen camino y lo que pide Lunar también me parece justo, adelante, tu puedes!!!

    Muak

    ResponderEliminar
  5. Siento no dar muchos ánimos, pero creo como has dicho, que si lo tienes todo, querer más es lo que puede romper la estabilidad a la que has llegado. Pero es un paso lógico, o digamos más bien que es el paso que todo el mundo da, casi como si fuera una obligación. Y yo odio cada vez más las obligaciones.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Yo tampoco guardo mis sujetadores con los calzoncillos de mi novio...
    No hace falta, eh? Cada unos tenemos nuestras cosas en un sitio.
    A ver, en contra de eso que te dicen de que la convivencia es el peor enemigo del amor, (anda, que vaya ánimos!), yo opino que es NECESARIO, la prueba de fuego para ver si lo vuestro funciona de verdad.
    Si sobrevivís a la convivencia, tenéis mucho adelantado.
    Dices: "así estamos bien, para qué estropearlo?". Ehem... Esa postura es cómoda, egoísta y cobarde, siento decírtelo así de crudamente.
    Deja ya atrás ese vértigo que no os lleva a ninguna parte. Al revés, si yo fuera Lunar y viera esa actitud, me mosquearía infinito...

    Ay... hombres, ay que ver lo que os cuesta dar determinados pasos...
    En fin, tú mismo, pero quien no se arriesga no gana.

    ResponderEliminar
  7. Pero por qué hay que poner a prueba nada? De verdad es necesario? El amor se pone a prueba aún sin convivir. Para qué forzar? De verdad, creeis necesario convivir? para que?

    ResponderEliminar
  8. Yo digo como aquel...virgencita, virgencita, que me quede como estoy.

    Si ya estais bien así, para que mover las cosas..no, se yo me quedaria como estoy.

    petons.

    ResponderEliminar
  9. El primer año es el peor, costumbres distintas, formas de ordenar, recoger, diferentes.
    Pierdes cosas, ganas otras.
    Si lo superas, estupendo.
    Llevo once años viviendo en pareja, y me temo que creo que lo mejor es que cada uno esté en su casa, cuando queráis estar juntos, pues: o en tu casa o en la mía.
    La convivencia no es fácil. Pero no imposible...

    ResponderEliminar
  10. Ainsss la convivencia...o te une más o te acaba aniquilando, jajaja.
    Besos y susurros cálidos

    ResponderEliminar
  11. Lo primero, dile como te sientes, quizás lo entienda y no le importe que las cosas vayan más despacio y así poder saborearlo poco a poco.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  12. Es un paso importante, muchas cosas cambian, pero no es para tanto, no va a pasar nada que te haga llevarte las manos a la cabeza o que te vaya a sorprender negativamente (por la evolución que llevas en tu relación). ¿qué puede salir mal? si, todos corremos ese riesgo, pero es u ngustazo cuando sale bien...

    Un beso!

    ResponderEliminar
  13. Bueno yo tampoco tentaría a la suerte cambiando algo que va perfecto, pero si llevas meses diciendo que deseas vivir con Lunar!!!! Eso es lo que tú quieres, nos lo has escrito muchas veces.
    Así que ánimo y pa`lante. Dudar es normal. Sentir vértigo ante un cambio en la vida, cualquiera que sea, es lógico y generalizado.

    Eso sí, estate preparado y alerta porque como dicen arriba: esa es la prueba de fuego necesaria para saber si podeis construir un futuro juntos.

    Adelante (sabes que es lo que quieres, no dejes que el miedo ni la duda te coarten).


    Muakssss

    ResponderEliminar