domingo, 15 de enero de 2012

La búsqueda

En el fondo la vida es sencilla. Como la felicidad. Que si queremos la podemos encontrar en las cosas más naturales y mundanas... En media hora de relajada ducha con agua calentita. En unas tostadas con mantequilla y mermelada de melocotón. En un vaso de leche con exceso de colacao. En un beso. En un simple abrazo. En una sonrisa sin extrañas conjeturas. Incluso en un llanto sin complicaciones de película dramática. Sin trasfondos. Sin enredos.

Y es que a veces somos incapaces de disfrutar de las cosas más simples pensando que lo mejor siempre está por llegar. Perdemos el tiempo idealizando metas o sueños. Sin tan siquiera saber si llegarán a ocurrir. O si tan sólo son meras quimeras o utopías. Si son nuestros delirios de grandeza los que flotan sobre nuestra cabeza y la están obnubilando.

Deberíamos aprender a disfrutar de lo cotidiano, de las cosas de andar por casa. Saber abrazar una felicidad realista, palpable… Al fin y al cabo, con el paso de los años te vas dando cuenta de que los sueños muchas veces son eso: sueños inalcanzables. Que muy a menudo se acaban difuminando, se desvanecen, se evaporan…

Lo factible, lo sencillo, lo obvio, lo fácil, casi todo aquello que se construye por sí sólo, sin complicaciones… con eso deberíamos quedarnos. Con ello deberíamos ser capaces de encontrar la felicidad. Que es, en definitiva, lo que todos buscamos, pero casi siempre lo hacemos en el sitio equivocado.

10 comentarios:

  1. Me encanta tu entrada! Aunque pienso que por muy felices que seamos, siempre querremos mas! o no?
    Muak

    ResponderEliminar
  2. Eso mismo decia L.Tolstoi El secreto de la felicidad no es hacer siempre lo que se quiere sino querer siempre lo que se hace.

    Pero nosotros no lo tenemos tan claro como este señor y así nos va.

    1001 petons

    ResponderEliminar
  3. Exacto Jauro, si supiéramos disfrutar de las pequeñas cosas, indudablemente seríamos más felices. Pero por desgracia tendemos a todo lo contrario, despreciando a veces lo que nos regala la vida. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. A mi un café ahora mismo me haría feliz.

    ResponderEliminar
  5. Lo copio casi todo.. pero cambio la mermelada por albaricoque.
    No, no hay que esperar a nada para empezar como mínimo a sentirnos alegres y bien.. por nada y por todo lo que tenemos.
    La Felicidad son palabras mayores pero si bajamos el listón seguro que está ahí mismo y no la estamos viendo...

    ResponderEliminar
  6. Debería ser así, somos nosotros mismos los que la complicamos, pero siempre caemos en lo mismo, y está claro que no se aprecian esas cosas hasta que se dejan de tener....

    Un beso y buena semana!!

    ResponderEliminar
  7. A lo mejor no son incompatibles... disfrutar de las pequeñas cosas mientras se persiguen los sueños. Para mí esa es la felicidad.

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Parece que me has leído el pensamiento. Hace un tiempo que intento cada día, repetirme esas frases que has escrito. Porque no hay mayor verdad que esa.
    Y se nos pasa el presnete que tenemos delante de nuestras narices, no lo disfrutamos porque ni siquiera le prestamos atención, ya que estamos muy ocupados construyendo castillos en el aire de un futuro incierto...

    Muaks! (me ha gustado mucho y me has recordado algo que no debo olvidar cada mañana al levantarme..)

    ResponderEliminar
  9. Los humanos somos sueño, y yo creo que la felicidad está en el equilibrio entre el disfrute de las pequeñas cosas que nos hacen ser felices y de la imaginación.
    Besos!
    Quejica
    http://soyquejica.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. Esas cosas yo creo que adornan la felicidad, pero no la dan, sinceramente.

    ResponderEliminar