martes, 17 de enero de 2012

El paso de peatones

Hoy, mientras conducía, me he parado frente a un semáforo en rojo. Y, a continuación, una pareja de ancianos ha empezado a cruzar por el paso de peatones. Su andar era torpe y lento. Como castigado por el paso del tiempo. De la vida.

Él, algo más entero, se apoyaba con su mano derecha sobre un bastón. Ella se agarraba al brazo izquierdo de él. Más bien se aferraba. Él marcaba el paso y, juntos, trataban de avanzar lo más rápido que podían... Vale, puede que la palabra 'rápido' no sea la apropiada, pero aún así lo intentaban.

Imaginé que necesitarían ayuda para casi todo: para sentarse, para acostarse, para desnudarse, para levantarse sin caer de la cama, para hacer pis… Seguramente se ayudarían el uno al otro. Un poco más él a ella, como cuando caminaban. Aunque puede que él también la necesitara a ella para algunas otras tareas fundamentales. Tal vez, para recordar donde había dejado sus pastillas, o simplemente para recordarle su pasado, quien era.

De pronto, sin tiempo suficiente para que la pareja de ancianos llegara al otro lado de la acera, el semáforo cambió de color. La impaciencia de los nerviosos se oyó en algunos claxons. Cada vez con más insistencia. Algunos necios tan ciegos que son incapaces de ver más allá de sus propios relojes, de sus propias vidas. Incapaces de fijarse en lo que de verdad importa.

Él anciano inclinó la cabeza ligeramente hacia la anciana y susurró algo que la hizo sonreír. Los necios seguían pitando como locos y yo sentía vergüenza; supongo que no sería el único, o eso quiero creer... Y, mientras, la pareja avanzaba a paso fijo. Él hacía ver que no oía nada. Y ella le sonreía a un mundo que no la respetaba.

Hoy he visto al amor, al pasado, al futuro, a la vida… Estaban cruzando un paso de peatones. Y han sido abucheados.

17 comentarios:

  1. Que bonito! Que cantidad de sentimientos tienes, eres genial! Transmiteselo a Lunar.

    ResponderEliminar
  2. Si es que no hay mas ciego que el que no quiere ver....esos impacientes algún día serán ancianos y también tendrán que cruzar un paso de peatones, entonces habrá otros impacientes que les abucheen a ellos y algún ser humano como tú que se emocione y reconozca el amor, el pasado y el futuro, en definitiva la vida.

    petons.

    ResponderEliminar
  3. Sencillamente precioso. Por esta clase de cosas siempre pensé que la belleza se encontraba en "cosas pequeñas" (grandes para quien las sabe ver).

    Un besito :P

    ResponderEliminar
  4. No nos fijamos en lo que en realidad importa. Ojalá cuando seamos viejos aún tengamos fuerzas para caminar.
    Un abrazo!
    Quejica

    ResponderEliminar
  5. La gente es muy egoista, solo miran por ellos mismos y como tu dices, miran sus relojes y horarios. A saber que harian ellos si fuesen la pareja de abuelos que estaba cruzando.

    ResponderEliminar
  6. Ojala todos tuvieramos a alguien con quien cruzar el paso de cebra....

    flintf

    ResponderEliminar
  7. Preciosa entrada. Denota mucha sensibilidad por tu parte. A mí también me ha pasado alguna vez algo así, de estar parada en un semáforo con el coche, y que esté pasando una persona mayor, o enferma, o discapacitada, etc...
    Y que se ponga en verde para los coches y el peatón no haya acabado de cruzar y ya están acosándole con el claxon. Esas actitudes me ponen de los nervios! Por qué la gente es tan poco comprensiva, joder? Por qué no pinesan que esa pareja de ancianos podrían ser sus padres o sus abuelos? O ellos mismo dentro de X años?
    Les gustaría entonces que otros les hicieran eso?
    Es que ya no hay respeto por nada. Cada vez nos estamos volviendo más egoístas, más impacientes, más gilipollas, en serio.
    Es lamentable.
    Afortunadamente, aún queda gente como tú, que hace que siga confiando en el género humano. Besos!

    ResponderEliminar
  8. Los niños y los ancianos me resultan extremadamente tiernos además de verlos muy indefensos. Me apasiona su sabiduría en sus distintos estadios y experiencia.

    Idiotas los que abuchean en lugar de admirar toda una vida juntos y todo lo aprendido.
    ¡Chapeau!

    ResponderEliminar
  9. Lo que daría yo por tener a esa edad alguien con el que tenga esa unión esa complicidad ese amor.
    Que bonito el final de esta entrada y que tierno eres j. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Aspiro con todas mis fuerzas a llegar algún día a ese paso de cebra, y a conseguir que ella me sonría incluso cuando el mundo nos abuchea...Creo que no puede haber nada más bonito.

    Seguramente ninguno de esos conductores de claxon fácil, consigan llegar a ese paso de cebra acompañados.

    Ha estado genial.

    ResponderEliminar
  11. Jauroles cariño, si existiera en el mundo más gente como tú, sería mil veces más bonito y todos más felices.

    Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  12. Una entrada preciosa! Tienes un don a la hora de transmitir cualquier tipo de emoción o sensación y eso es maravilloso. Gracias por compartilo con nosotros ;)

    ResponderEliminar
  13. El anciano les debería haber hecho un corte de manga, digo. Beso.

    ResponderEliminar
  14. Me duele pensar que cabe la posibilidad de que llegue sola a cruzar ese paso de cebra...

    ResponderEliminar
  15. Tremendo, ojalá yo viera esas cosas cuando estoy al volante. Tienes una suerte que no lo sabes tú bien yo solo habría visto a dos ancianos que estaban conspirando contra mi...pero puede que hagas que me hierva menos la sangre. Gracias me fijaré más.

    ResponderEliminar
  16. Me has hechi recordar a mis abuelitos y me he emocionado, cuanta ternura en tus letras. Bravo!!

    Besitos

    ResponderEliminar