miércoles, 7 de diciembre de 2011

Finales

Todas las historias tienen su final. De esto estoy cada vez más convencido sin saber muy bien el porqué. Simplemente es lo que pienso. Y no es algo que yo haya decidido creer, si es que es posible decidir este tipo de cosas, simplemente lo siento así. Es mi opinión. No sé… El tiempo. El desgaste. La propia vida... Me es difícil concebir algo eterno.

Pero a ti nunca te lo he dicho. Nunca te he contado que, a veces, cuando te miro, me pregunto hasta donde llegaremos, cuando será nuestro final. Quizás si te lo dijera me entenderías, pero no lo creo. En este aspecto también somos muy distintos. Seguramente te lo tomarías como inseguridad por mí parte, como dudas totalmente irrazonables. Pero, a mí parecer, este es un pensamiento de lo más lógico. Sin ir más lejos, también he pensado mil veces en mi propio final, en mi muerte, en cuando será. Para mí resulta natural pensar en cuando se sucederán los finales. Cualquier final. Otro ejemplo sería este blog. ¿Cuándo dejaré de escribir en él? Porque es seguro que tarde o temprano dejaré de hacerlo. Pero, ¿cuándo? Eso no lo sé.

Aunque en realidad lo realmente importante de los finales, más que los cuándos, creo que lo son los cómos. Cómo será. Cómo dolerá. Cómo afectará. Cómo nos retratará en el futuro. Y si hay algo que me da miedo es que entonces, que cuando llegue nuestro final, creas que cada día al levantarme no he pensado en ti. Que no he sentido cada beso, cada caricia, cada instante. Que no he grabado con fuego en mi corazón cada te quiero. Cada momento. Cada noche. Cada sonrisa. Que no he llorado contigo cada lágrima. Porque me importas y porque te quiero. Mucho. Y porque probablemente nunca dejaré de hacerlo de un modo u otro aunque algún día ya no estemos juntos, sea cual sea el motivo...

Y ahora dime, ¿vienes conmigo al fin del mundo?

15 comentarios:

  1. Ay Jauroles! no sé porque creo que hay nubarrones en tu cielo, sólo espero que venga un viento y se los lleve a otro lado y otra vez brille el sol en tu cielo azul.

    un besito . Y si, voy contigo al fin del mundo

    ResponderEliminar
  2. Ayy niño siempre que te leo me da una envidia sana lunar ahhh!
    Todo tiene un final. Pero lo importante es que mientras dure sea lo mas especial e intenso posible.

    ResponderEliminar
  3. Yo también me hago esas preguntas, y sobre la muerte también últimamete, a veces creo que se me va la pinza, me pregunto quién se irá antes, si él o yo, cómo sería vivir sin él...en fin que trato de evitarlo porque en mi caso no me hace bien preguntarme esas cosas :-S

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  4. No deberías pensar en el final. Cuando amas piensas que es para siempre, y llegará el amor que sí lo sea, yo por lo menos así lo creo. Ánimo wapo!

    Besos
    Quejica
    http://soyquejica.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. No habría que pensar en los finales, sino disfrutar del presente, pero así es, yo siempre lo he hecho e igual he precipitado algo, así que intenta no pensar mucho en los finales, si tiene que llegar llegará.


    un beso.

    ResponderEliminar
  6. Está claro que todo tiene un final, ¿cómo, cuando? pues no se sabe..pero ¿merece la pena gastar energia y tiempo en estos pensamientos?, yo creo que no, ahora disfruta el presente, y vive el momento.

    Carpe Diem, que ya vendrá el final cuando tenga que venir.

    1001 bsos.

    ResponderEliminar
  7. Ains...., amiguete. Todos estamos pendientes de los finales, pero lo mejor de todo es que no sabemos ni el cómo, ni el cuándo ni el dónde de muchos de ellos. Mientras tanto, vivamos de los recuerdos de los inicios y de las experiencias que nos aportan los "durantes". La cosa dura lo que dura dura.
    Saludete, crack!

    ResponderEliminar
  8. Todo es efímero, tal cual, pasa por nuestra vida y un día ya no está, por esa esa insistencia en que nos aferrermos al pasado y lo disfrutemo. ¿Para qué pensar en finales cuándo ahora lo tienes en tus manos? y quizás, y probablemente, cuando el amor es grande, en realidad ese final no existe, no como esperabas.

    ResponderEliminar
  9. No hay que pensar ni en los cuándos, ni en los cómos...ni si quiera cuando ya han pasado. ^^

    ResponderEliminar
  10. Mejor que pensar en el final es sentirse afortunado por lo que se tiene ahora, en este momento y ...¡disfrutarlo mucho!

    ResponderEliminar
  11. A veces nos preocupamos tanto por el futuro que descuidamos totalmente el presente, pensamos en el futuro como un final en vez de pensar en una evolución positiva. Pensamos en convivir juntos pero no, nos echamos para atrás porque pensamos que eso precipitará el final. Y qué? Pues que llegamos a ese final sin haber disfrutado todo lo posible.

    ResponderEliminar
  12. Hola,preciosas letras van desnudando lentamente la pura y germinal belleza de este blog,si te va la palabra encadenada, la poesía, te invito al mio,será un placer,es
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, pasa buen día, besos sinuosos...

    ResponderEliminar
  13. ¿Sabes, Juaroles? Si me lo pidiesen así, yo me iría al fin del mundo sin dudar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. ¿Sabes qué? me encantas!!!! y me identifico mucho contigo. No eres ningún bicho raro. Yo también pienso mucho en todo, incluídos los finales, el cómo, dónde, cuándo y por qué...
    Chico, el que tiene tendencia a darle al coco, no lo puede evitar por mucho que te aconsejen no hacerlo ^^.
    Besos! (piensa pero no te tortures eh!)

    ResponderEliminar
  15. Yo antes pensaba mucho en el "hasta cuando", ahora prefiero pensar en el "desde cuando".

    Si esas palabras fuesen para mi, yo sí que me iría :)

    ResponderEliminar