domingo, 11 de diciembre de 2011

Decisiones

Ayer vi una película que me sorprendió gratamente: Las vidas posibles de Mr. Nobody. Supongo que en gran medida debido a que no esperaba gran cosa de ella. Las expectativas y sus inestimables consecuencias… Pero mi entrada de hoy no pretende ahondar en el tema de las expectativas. Otro día tal vez...

‘No podemos volver atrás, por eso cuesta elegir. Hay que tomar la decisión correcta. Mientras no elijas, todo sigue siendo posible.’

Esta sólo es una del cúmulo de frases ingeniosas que escuché en dicha película y que me descolocaron por completo.

Sí, lo reconozco, esta frase en concreto me enamoró en un primer momento. Nunca me había parado a mirar la vida desde este punto de vista. Lo que no quiere decir que desconociera la transcendencia de casi todas nuestras decisiones. Me refiero al hecho de que justo antes de tomar esas inevitables decisiones, todo, absolutamente todo, aún sigue siendo posible.

Me pareció increíblemente atractiva la idea de pararse a observar relajadamente un horizonte colmado de posibilidades. Todas dispuestas a ser elegidas. Pero analizando esta idea con más detenimiento, me he dado cuenta de que esta postura puede llegar a ser un poco peligrosa. Porque, no nos engañemos, las mejores posibilidades suelen ser efímeras y casi siempre debemos cogerlas al vuelo o, de lo contrario, se esfuman ante nuestros ojos como lo hace tarde o temprano el olor del mejor de los perfumes.

No me malinterpretéis, sé que hay decisiones que necesitan ser meditadas, pero a mi parecer resulta mucho más importante cerciorarse de que empleamos el tiempo estrictamente necesario para hacerlo. O de lo contrario, llegará el momento en el que nos lamentaremos recordando aquello de que ‘Es mejor arrepentirse de algo que hemos hecho que arrepentirse de no haber hecho nada’.

Y es que la vida nunca tiene la necesidad de esperarnos. Y nunca lo hace.

5 comentarios:

  1. Puffff...a estas horas, no me veo muy capacitada para entrar en un tema tan trascendente. Las decisiones y sus miles de posibilidades...ozú, chiquillo, ahora mismo solo soy capaz de tomar única decisión...y es la de irme a dormir, que se me cierran los ojillos y no soy capaz de pensar en un comentario mejor! ^^

    ResponderEliminar
  2. Cuánta razón! Lástima que no nos pongas más frases de la película, me tiene pinta de que habrían sido igual de buenas. Yo te voy a dejar una frase mía que va un poco en relación:Quizá las cosas no vayan a ser así ni de esa manera, pero yo en mi cabeza las imagino como quiera.

    Un beso!
    Quejica
    http://soyquejica.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Yo es que me muevo por impulsos, así me equivoco tanto, claro. Pero no podría pensar larga y relajadamente qué hacer en cada ocasión, no valgo para eso.
    Esa última frase me define, prefiero arrepentirme de algo que de no hacer nada.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. La primera frase me ha gustado mucho pero la segunda... me parece mejor aun, yo también prefiero hacer algo que no hacer nada y arrepentirme, por lo menos que no se diga que no lo has intentado, no?
    Te veo de mejor humor, me alegro!!!

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón, yo lo mismo me pienso algo días y días que me lo decido en 5 minutos.
    Imagino que estas ultimas son o ganas de hacer locuras o corazonadas.
    Pero ayer hablando con un amigo me di cuenta de que nunca me arrepiento de cosas que NO he hecho.

    ResponderEliminar