viernes, 2 de diciembre de 2011

Bipolar

Últimamente me estoy volviendo un tipo de lo más extraño. Sólo me muevo en términos absolutos. Lo mismo me ofusco por cualquier tontería, como tan pronto lo veo todo del color de rosa. Unos días estoy convencido de mi propia genialidad y otros, en cambio, pienso que soy la persona más inútil del mundo. De pronto me siento alguien importante o bien tan insignificante como un granito de arena en un inmenso desierto. O soñador o desilusionado. Optimista o agorero… No hay manera de que encuentre el término medio.

Y con el sueño me pasa lo mismo. Hay noches que me cuesta horrores dormirme y, cuando lo consigo, sueño mil estupideces que no me dejan descansar. Pero otras noches, sin saber por qué, caigo rendido nada más meterme en la cama y duermo profundamente, sin soñar, o al menos sin recordar haberlo hecho. Entonces aprovecho y, por fin, descanso.

Esta noche ha sido de las de dormir a pierna suelta. Gracias a ello, esta mañana me he levantado como nuevo, renovado, en paz conmigo mismo. Y hacía tiempo que no me sentía así. Es como si llevara una sonrisa pegada en el alma y contagiase a cada palabra, a cada movimiento, a cada rincón por el que paso, a cada nube gris que se propone nublar mi mañana.

Y la verdad es que es un poco desconcertante, porque si me preguntarais, no sabría deciros si me sientan del todo mal estas subidas y bajadas. Porque caer en picado aterra, pero puede que sea la única forma de aprender a saborear plenamente cuando por fin conseguimos tocar el cielo, aunque tan sólo sea por un segundo.

5 comentarios:

  1. A mi me pasaba y me preocupaba ser ciclotimica, pero me confirmaron que no. Es cierto que da miedo la caída, pero también es cierto que hay que disfrutar los subidones.
    A ver si te estas mimetizando con lunar y tienes cambios hormonales?

    ResponderEliminar
  2. Deporte Jauroles, deporte, es lo mejor para dormir como una piedra. Yo he empezado a boxear y te aseguro que relaja, porque a veces a mí también me cuesta mucho dormirme.

    Besos!
    Quejica
    http://soyquejica.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Es increíble, Jauroles.
    A mi me pasa exactamente igual, y lo peor de todo es que hay veces que mi "humor" cambia de modo en términos absolutos hasta seis veces al día.
    A mi me sientan muy mal estas subidas y bajadas, sobre todo cuando estoy de bajada como hoy. Ayer era maravilloso todo. :)

    ResponderEliminar
  4. Tengo que daros una mala (o buena?) noticia: la bipolaridad no tiene cura :P

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. A mí me pas aigual y he decidido hacer deporte, prueba!

    ResponderEliminar