martes, 1 de noviembre de 2011

De vacaciones con nosotros mismos

Hay veces que nuestras vidas, los días, las fiestas, las lluvias, los soles... encajan como las piezas de un sencillo puzle. Y consigues tomarte unas mini vacaciones casi perfectas. Unas vacaciones de todo, del trabajo, de tus cuatro paredes, de tu día a día... Eso sí, en buena compañía.

Lunar y yo hemos pasado este puente de todos los santos (Halloween para los más modernos) en nuestro pueblecito fetiche, allá donde pasamos nuestras primeras vacaciones juntos la semana santa de 2010. El caso era desconectar y reencontrarnos con nosotros mismos. El resultado no ha podido ser mejor, y creo que hasta estos días no hemos sido conscientes de lo que nos estábamos echando de menos.

Se echaban de menos sus sueños. Mis risas. Sus inquietudes. Mis confesiones. Sus confidencias. Mis consejos. Saber de sus miedos. Mostrarle mis debilidades. Su tiempo. El mío. Hacerlo nuestro…

Lo primero que hemos hecho al volver de estas vacaciones ha sido convencernos para intentar ser siempre fieles a nosotros mismos, cueste lo que cueste.

Yo me he propuesto cambiar de una vez por todas de trabajo, buscar a conciencia, para intentar volver a sentirme realizado en mi profesión, cosa que ya se antoja imposible en mi actual empleo. Además también me he propuesto volver a hacer deporte, volver a correr. Siempre me ha encantado hacerlo, siento que me libera de tensiones, pero últimamente la apatía que ha invadido mi vida hace que cuando salgo del trabajo únicamente tenga ganas de volver a casa y encerrarme. Encerrarme en mí mismo.

Deporte y trabajo nuevo, esas son la directrices para intentar volver a ser yo mismo y no ese tipo malhumorado y melancólico que parece haberse colado últimamente en mis zapatos.

Lunar, por su parte, se ha propuesto intentar aceptar en breve una propuesta que le lancé yo hace ya unos cuantos meses: irnos a vivir juntos. Propuesta que Lunar rechazó, o debería decir pospuso, debido a su madre. Y no me refiero a que ella se lo prohibiera…

Creo que viene a cuento aclarar que desde el divorcio de sus padres, Lunar vive sola con su madre. En cierto modo se siente atada. No se siente preparada o con agallas (la verdad es que me cuesta explicarlo) de dejar a su madre viviendo sola…

En fin, que se ha propuesto encarar la idea de hacerlo, afrontarlo, meditarlo. La fecha para irnos a vivir juntos está en sus manos, yo he decidido no forzarla…

Si os digo la verdad, en su día ya cometí el error de presionarla demasiado con este tema y el resultado fue que nuestra relación se vio afectada por unos meses (allá por agosto y septiembre). De hecho creo que nuestra relación aún arrastra en cierto modo todo esto, ya que yo creo que hace tiempo que ha llegado el momento de dar el paso y vivir juntos de una vez por todas. Lo quiero. Es más, lo queremos… Pues, según sus propias palabras, ella también lo está deseando, pero está el tema de su madre por medio, que le reprime para poder ser fiel a sus sentimientos. Fiel a sí misma.

13 comentarios:

  1. Enhorabuena por los buenos propósitos... que todos lleguen a buen puerto.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro por esa recarga de pilas...Te has explicado perfectamente con el tema de lunar, o al menos creo entenderla perfectamente, estoy casada, pero la fecha dependió de mi: noviazgo de unos cuentos años y lo alargué algo más, mo madre estaba divorciada, mis hermanos casados, viviamos las dos sóla y ella jamás había vivido sóla...No, mi madre tampoco me prohibía nada, pero tenía claro que tenía que hacerlo muy poco a poco, dejarle su tiempo para que se fuera acostumbrando, si mi marido no llega a entender o respetar eso, no sé qué habría pasado...

    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  3. Ya empiezas pronto con los propósitos de año nuevo eh? En cuanto a lo de iros a vivir juntos, déjame que te de el punto de vista de una hija de padres divorciados: Lo ideal sería que Lunar se marchase de casa cuando su madre estuviese bien, con una pareja nueva, pero eso no puede ser. Si su madre la quiere, la dejará volar, al fin y al cabo, parte de la felicidad de una madre está en la felicidad de sus hijos. Además, yo como hija he comprobado que no hago nada por mi madre por el mero hecho de vivir con ella. Lo único que le aconsejaría a Lunar, es que apuntase a su madre en Badoo y le animase a volar a ella también con sus propias alas.

    Besos
    Quejica
    http://soyquejica.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Acabarás viviendo con su madre. Al tiempo.

    ResponderEliminar
  5. Hay que dejar que las cosas sucedan... sin presiones. Cuando algo se hace por obligación no suele terminar bien y algo tan bonito como es convivir con la persona que quieres, no debe ser una situacion forzada.
    Es importante sentirse bien con uno mismo para poder ofrecer estabilidad, alegría y pasión a los demás.
    Bonita entrada.

    ResponderEliminar
  6. Tesoro, espero que consigas todo lo que te haga feliz, pero si tardas un poquito no dejes de ser feliz, si no todo lo contrario mira el lado positivo, tienes para ti solito el mando de la tele, tenías que ver a mis padres pelearse por el.

    UN besote.

    ResponderEliminar
  7. Qué lindo fin de semana, a mí me encantan esos momentos en los que nos damos el tiempo para contarnos los miedos y hacer las confesiones :)

    Un saludo amigo!

    ResponderEliminar
  8. Aquí cada uno da su punto de vista...
    ¡Pues vamos allá!
    (De ésta no me vuelves a hablar, lo presiento).


    El ejercicio de Lunar por sacarte del pozo (aunque no lo digas, preveo que ella es muy responsable)es digno de mérito.

    Y si es una chica lista te pondrá mil excusas: Su madre, su tía, o el susum Corda..

    Querido Jauroles: Para ser completo primero tiene uno que sentirse como Dios, y luego plantearse el "desparramar sus dones" (es una ironía) a la pareja que venga a compartir tus cosas.

    Y familias, excusas, ect se vuelven menudencias...

    Ambos sabeis vuestras carencias, y quizá ella es más lista y no quiere cerrarse todas las puertas.

    Si no fuera así, no sería digna de ti al no abandonar todo.

    ResponderEliminar
  9. Todo fluye, las cosas se dan porque se tienen que dar ya veras que en menos de lo que canta un gallo te despertaras con lunar al lado todos los dias.. la clave es no presionar, pero dejar saber de vez en cuando..

    Besitos..!!

    ResponderEliminar
  10. A mi me costo bastante sacar a mi chica de las faldas de su madre. la cosa fue poco a poco, y ahora si estan un fin de semana juntas acaban discutiendo el domingo, jajaja. Poco a poco y con paciencia

    ResponderEliminar
  11. A por todas, no hay otra opción. Al final encontrarás algo, seguro.

    En cuanto al tema lunar....Maku está muy apegada a su familia, tanto que cuando nos fuimos a vivir juntos, nos mudamos de alquiler a la acera de enfrente de su casa. Con el tiempo nos dieron el piso en la otra punta de la ciudad, y los domingos se come en casa de los suegros. Eso es sagrado....El tema "tu suegra" se antoja más complicado ya que está sola..pero creo que no es sano cortar la libertad de lunar, pienso que debería irse contigo. Si te falla el plan te veo buscandole un ligue a tu suegra....

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por pasar y comentar. Gracias por mostrarme vuestros puntos de vista, incluso a ti Fiebre, de momento seguiré dirigiéndote la palabra... ;P

    La verdad que, en cuanto al tema de Lunar, hace unos meses, cuando rechazó mi propuesta, pensé de todo, sospeché de todo... Pero en fin, ahora mismo creo que he llegado a comprender 'el tema' de su madre. Sólo se trata de dejar que la cosa fluya, tiempo al tiempo... aunque espero que se alargue lo menos posible.

    Lo dicho: gracias, y besos y abrazo... Coged lo que queráis, estáis en vuestra casa.

    ResponderEliminar