lunes, 12 de septiembre de 2011

La joven promesa

De repente han pasado ya cuatro años. Parece que fue ayer aquella mañana de lunes en pleno septiembre... Tenía 25 años, hacía un día soleado y estaba dispuesto a comerme el mundo. Era mi primer día de trabajo en mi empresa actual. Entonces no me imaginaba que cuatro años después continuaría en el mismo empleo. Con las mismas tareas. Con las mismas promesas. Prácticamente con el mismo sueldo. Pero, como decía, aquella mañana yo aún no sospechaba nada de esto. En el horizonte imaginario de mi futuro asomaban cientos de posibilidades que en realidad nunca han existido. Por eso, aquel día, me presenté en la oficina ilusionado y sonriente. A lo mejor por eso tengo tan fresca en mi memoria aquella mañana soleada de aquel septiembre, porque sería de las pocas en las que sonreiría camino del trabajo.

En fin, así de nostálgica es la vida de un ex joven prometedor que iba a triunfar en el mundo laboral gracias a su talento.

16 comentarios:

  1. No desesperes que aún hay tiempo.
    Tal y como están las cosas, creo que puedes seguir sonriendo al ir a trabajar.
    Vendrán tiempos mejores, ya lo verás.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Tener trabajo, con la que está cayendo, ya es motivo más que suficiente para sonreír. No te quejes... que hay mucha gente que se cambiaría por ti ahora mismo, sin dudarlo un segundo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Discrepo con La gata, desde el cariño. Quéjate e intenta cambiar, si puedes. Y, si no puedes, sigue quejándote. Saber que hay de quién está peor no debe ser una razón para sentirnos mejor.

    Ser ambicioso está muy bien. A menudo causa desazón, porque no siempre llegamos a tener lo que ambicionamos, pero está muy bien. No hay nada malo en querer mejorar, siempre va a haber de quién esté peor y no podamos hacer nada por eso.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Gordi... Con mi comentario no estoy haciendo una llamada al conformismo, sobre todo si no se está a gusto con la situación actual. Ser ambicioso es genial, tener objetivos, sueños, querer mejorar, etc, es lo que nos mantiene vivos y en movimiento. Y efectivamente, eso de mal de muchos, consuelo de tontos no es largor forma de pensar.
    No, mi comentario no va por ahí... Simplemente, creo que tener trabajo cuando hay tanta gente en paro ya es motivo para tener una cierta tranquilidad.. Pero no para apalancarse en esa situación y no aspirar a mejorar.
    Lo que no me parece bien es esa actitud quejica. Si no te gusta tu situación actual, lucha por cambiarla. Arriesga, busca otras alternativas, otras opciones...
    Pero quejarte no va a ayudarte en nada, únicamente va a hacer que sientas más frustración.
    Y por cierto, es mejor buscar algo mejor, mientras tienes ya un trabajo (aunque sea cutre) y cobras todos los meses, que buscar trabajo porque no tienes nada. Entre otras cosas, porque si tienes trabajo, puedes ser más selectivo. Mientras que si estás en paro, la desesperación te empuja a coger lo primero que salga.
    En fin... Es mi opinión, desde el cariño también. :)
    (PD: Mi forma de pensar al respecto puede estar muy condicionada por el hecho de que en la empresa donde trabajo nos van a hacer un ERE en cosa de meses).

    ResponderEliminar
  5. Todos salimos a comernos el mundo en nuestro primer trabajo, para luego darnos cuenta que es el mundo quien nos ha comido a nosotros.

    ResponderEliminar
  6. Anda que no te queda futuro! no seas impaciente.


    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Jaurolessssss jajaja :( joo yo tengo 19 años y recién emnpiezo mi segundo año de universidad,me gustaría poder decir que cuando acabe encontraré trabajo tan pronto y que estaré tan sumamente optimista con ello,pero sabes qué?? pase lo que pase tu tuviste una oportunidad,un momento que los que venimos detrás pocos tendremos,así que eres un chico afortunado y esos grandes planes de triunfo...dicen que hay que echarle un par para sentirse realizado en la vida,y mira por donde aun eres joven!!! jajaja
    Un besiño Jauro

    ResponderEliminar
  8. Espera, que justo en septiembre también empecé yo en mi trabajo, hace 2 años, a punto de cumplir los 21. 2 años después (oseasé, ahora), sigo en el mismo empleo, cada vez con menos expectativas de futuro, cada vez con menos horas aseguradas y cada vez con menos sueldo. ¡Lo que daría yo por cobrar lo mismo!

    ResponderEliminar
  9. Sobre todo Animo! Tu sigues siendo el chico que llego tan optimista a su puesto de trabajo. Que nadie te haga creer lo contrario.
    Y en mi opinion tienes 2 opciones:
    1) Si asi no eres feliz, luchar y hacerte escuchar en tu empresa para que te promocionen.
    2) Si eso con el tiempo no pasa y el puesto actual y sus condiciones no te hacen feliz buscar otro trabajo.
    Se que hay mucha gente que piensa que hacer esto en los tiempos que corren es una locura , pero yo soy de la opinion de que hay que hacer lo que te haga feliz, sin miedo a nada.

    ResponderEliminar
  10. Ánimo.. lo peor es que ahora no te puedes ni quejar... todo el mundo te salta con lo de "suerte que tienes trabajo"... así que ... a pasar por el aro puffffffffffffffffffff.:-(

    ResponderEliminar
  11. Yo estaba destinada al trabajo que tengo.. solo estudie porque ya el negocio estaba y hay que echar palante con el negocio de la familia.. pero tuve la suerte que me gusto...
    no es ideal no gustarle a uno su trabajo, no llena espiritualmente y de a poco va a cabando con el animo y las ganas, pero son tiempos dificiles y no tamos como para andar despreciando asi que quedamos en un sinvivir..:S
    besito y el consuelo es que eres jovencisino y tienes todo el futuro por delante...!!!

    ResponderEliminar
  12. Nunca estamos contentos con lo que tenemos. Si tan poco te gusta... cambialo ;)

    ResponderEliminar
  13. Es que esto de trabajar es muy duro.Si te sirve de consuelo y tengo un año y aún sigo esperando se cumpla la promesa del contrato...


    un beso

    ResponderEliminar
  14. Ahora la situación no es la mejor..para nada. Pero igual deberías plantearte de q tienes q cultivar tu talento en otro huerto!!
    mirta

    ResponderEliminar
  15. Lo bueno del tiempo, el por venir, quiero decir, es que no sabemos que traera.

    ResponderEliminar