jueves, 22 de septiembre de 2011

Impasse

Estoy pasando por una de esas épocas en las que te quedas paralizado ante el teclado. Una de esas épocas en las que coges un libro y no puedes concentrarte y leer. Una de esas en las que empiezas a ver una película y no consigues engancharte al argumento. De esas en las que no aciertas a acabar nada de lo que empiezas.

Todo lo dejas a medias. Y lejos de preocuparte o de quitarte el sueño, pasas las horas muertas adormecido. Ni dormido ni despierto. Perdiendo el tiempo. Derrochando las horas muertas. Casi sin hacer nada, sin ni tan siquiera pensar. En un curioso estado vegetativo en el que casi todo te resbala. Indiferente. Desganado. Sin ganas de implicarte. De avanzar. De construir. Sientes miedo de dar un paso y que se te caiga todo encima, todo lo construido con anterioridad, antes de este inquietante momento de parón.

Y miras a tú alrededor y las paredes que te rodean, de pronto, te parecen demasiado altas. Asfixiantes pero frágiles. Casi a punto de desplomarse. Y, aunque te aprisionan, sabes que si caen agonizaras de dolor. No sabes si valdría la pena. Y sientes miedo a dar un solo paso, a avanzar. A moverte.

A veces dan miedo cosas que no logras identificar. Son miedos casi transparentes. Pero están ahí. Los sientes. Inmóvil. Paralizado. Agarrotado.

Y es que a veces dan miedo muchas cosas. Como, por ejemplo, intentar seguir tus propios consejos.

15 comentarios:

  1. Mi madre¡¡ te ha dado fuerte la crisis postvacaciones, nada mi niño, ánimo, que eso se pasa en dos dias.

    saludos.

    ResponderEliminar
  2. Asi que lo de la entrada anterior , era para ti mismo no? Me entran ganas de ir a cogerte de los hombros y zarandearte! DESPIERTA!!!
    Pero me tomarias por loca...

    ResponderEliminar
  3. Me es conocida la situación. Prueba a marcarte pequeños objetivos diarios y a intentar no dejarte llevar por la desgana. Poco a poco , superas esa fase ;)

    ResponderEliminar
  4. Esto se llama crisis otoñal. Aunque yo la llevo padeciendo ya meses. Sí da miedo, da miedo ir a abrir la puerta por si al abrirla te das cuenta que está tapiada, es más cómodo quedarse sentado, pensando en qué podría haber tras la puerta. En caso de encontrar un muro tendrías que coger una maza y tirarlo abajo con el peligro de que se te derrumben todas las paredes encima. Pero esto es como la lotería la gente juega pensando en lo que podría ganar no en lo que está perdiendo. Supongo que hay que habrir esa puerta, pensando en las consecuencias pero evitando que ellas te frenen y coarten tu felicidad.

    ResponderEliminar
  5. Sin miedo sientes que la suerte está contigo... como dice la canción.. da los pasos.:-)

    ResponderEliminar
  6. Eso es un cumulo de crisis de los.......,crisis postvacacional a la cual me acojo,y la llegada del otoño,pero siento mucho decirte Jauroles que tu vida no está vacía,tus motivaciones están dormidas pero esos momentos "Letal crisis" que también yo tengo y casi de mes en mes pasan,pero no podemos dejar que ese estado de ánimo nos obsesione, personalmente cuanto más pienso en ello más la lío interiormente en mi cabeza,cuando tenga que pasar pasará y un día cuando te levantes ni siquiera pensarás en tus crisis,por que ya no existirán.
    Un besazo y ánimos para ti y para mí jajajaj el trabajo o en mi caso la universidad puede ser la muerte en vida,así que aprendamos a encontrar la forma de disfrutar al salir de todo ello.

    ResponderEliminar
  7. Yo pienso.. 'estoy aplataná'.. en confianza digo 'estoy apollardá'.. y espero a que se me pase sin machacarme mucho.. de todas maneras si estoy así, estoy.. y si encima estoy aplataná y machacá pues entonces.. apaga y vamonos..

    Sí, lo sé se dice a-pla-ta-na-da.. jajajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Yo optaría por seguir los dictados de mi cuerpo (o alma) y tirarme en un sofá y no marcarme ni un sólo objetivo.

    ¿P´a qué, para crearte ansiedad por lo que no haces?

    Yo no veo tan malo que no quieras hacer n´á. No lo hagas.

    ResponderEliminar
  9. Bienvenido al club
    (en casa del herrero, cuchara de palo)
    Pasará, siempre pasa.
    Pero no lo dejes pasar sin aprender algo y ponerlo en práctica aunque sea poco,que será muy poco probablemente o tendrás la sensación de que ni ese poco.

    Tu cuerpo te habla en estos momentos, tu mente y necesita de tu atención por ello no te deja concentrarte en nada más, escúchale, sólo tu encontraras la respuesta, quizás no aprendas su idioma( el de tu cuerpo) en años, ten paciencia pero nadie nunca nadie te va a dar la respuesta.
    Un abrazo y ánimo.
    Cuando la boca calla el cuerpo grita.

    ResponderEliminar
  10. Creo que estás cargando pilas en un periodo de transición....asi que relajate, no hagas nada y cuando estés con la energía necesaria podrás con todo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Esos períodos de "impasse" se suceden en ciclos. Y los miedos también, querido Jauroles.

    Hacía tiempo que no pasaba a saludarte. Y vuelvo a descubrir que es un placer hacerlo.

    Un beso desde mi Jardín.

    ResponderEliminar
  12. Mucho ánimo, esa dosis de motivación terminará llegando.

    Seguro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Vaya... peligroso lugar, un congelador. ¿ Y qué podría hacerte salir de ahí ?.

    ResponderEliminar
  14. Curioso, yo estoy en una fase muy parecida...

    ResponderEliminar