domingo, 17 de julio de 2011

Festivo

Tranquilos, los tiempos de los anuncios de Mimosin, Zack Morris y el Duque ya pasaron a la historia. La metrosexualidad duró tan poco como los pantalones de campana. Y la expresión ‘Que pasa nen’, se esfumó tan rápido como el olor a Nenuco. Pero de la esencia de todo esto, se ha ido alimentando una especie de especie de ser. El individuo en cuestión es mi amigo Festivo, así que cansado un poquito de posts nupciales, he decidido dedicarle una entrada.

Lo sé, la originalidad me invadió al elegir su nombre para este blog, pero él es así: sencillo, divertido, risueño y festivo. Y es que, aunque él se dedica al diseño gráfico, a lo que le gustaría realmente dedicarse es a dormir, comer y jugar como cuando era un niño.

Dicho esto, os presento a mi enésima víctima pública por demasiadas razones:

Porque nos conocemos desde que no levantábamos ni un palmo del suelo.
Porque conoce cada uno de los apodos de mi infancia.
Porque con él puedo desahogar mis más profundas preocupaciones y recordar el saludo playmobil en una misma conversación.
Porque siempre será mi constante.
Porque yo quejándome y él haciendo el ridículo podemos llegar a niveles insospechados.
Porque enseña a los incultos nuevos términos como ‘bocachocho’, y grandes expresiones como ‘Esto vendría siendo lo que… bueno, ya sabes’.
Porque se le da como a nadie el volver a hábitos y vicios perdidos para luego entonar el mea culpa. (Y en esa actitud me veo perfectamente reflejado).
Porque se ríe por cualquier cosa y gime cuando tiene hambre.
Porque disfruta reservando mesa en un restaurante con un nombre inventado.
Porque me debe desde hace muchos años una clase para aprender a conquistar a tres mujeres en una sola noche. (Aunque es verdad que últimamente está de capa caída en cuanto a ligues).
Porque él nunca la lía, somos el resto los que le llevamos por el mal camino,... pero todos sabemos que en realidad es un poco mezcla de ambas cosas.
Porque le he robado una de sus mejores frases: ‘Soy un espectáculo’ y ya forma parte de mi vocabulario diario.
Porque pocos han vomitado en un portal, sin darse cuenta que era el suyo propio.
Porque nunca dejará de sorprenderme bien con una llamada surrealista, una teoría descabellada o con un pantalón naranja.
Porque si se abriera un blog, las risas se oirían desde la china.
Porque ir a la playa sin él y sus gafas de sol puestas aunque esté nublado no sería lo mismo.
Porque ir a la playa sin pasar vergüenza por su transistor (o móvil) a todo volumen, tampoco.
Porque nadie como él sabe lo importante que es reírse absolutamente de todo y de todos, no sin antes hacer tu propia caricatura
Porque junto a él soy el niño que nunca dejaré de ser.
Porque cuando seamos unos abueletes, continuaremos comportándonos como dos niños: aunque llevemos andador y el pelo lleno de canas.
Porque mi vida sin él, sería mucho más aburrida.
Y porque siempre estaré ansioso por compartir con él una nueva locura.
O, simplemente, una nueva sonrisa.

Pero con una condición, la de siempre: 'como me falles ya no te ajunto'.

7 comentarios:

  1. Asi, ya se puede tener amigos! Si es que lo quieres con locura.. ains si fuera chica... jaja!

    ResponderEliminar
  2. Los amigos son los más... felicidades por Festivo... consérvalo.:-)

    ResponderEliminar
  3. Hala me cae genial Festivo y ni siquiera lo conozco, eres bueno haciendo marketing!Por cierto, tiene novia? ;)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Sirenita, si fuera chica me alejaría de él, que es un degenerado de cojones (Dicho con cariño... jeje).
    Marina, no me imagino mi vida sin Festivo, el hace mi vida más impredecible y eso me encanta. Así que sí, lo conservaré!
    Aliena, está soltero! Te interesa? ;P

    Besooos.

    ResponderEliminar
  5. :((((( con lo que le has dicho a Sirenita, ya no ¬¬

    ResponderEliminar
  6. Sirenita, vaya,... parece que se han esfumado mis dotes de marketing... ;P

    ResponderEliminar
  7. muy buena entrada ;) y mejores comentarios jajaja

    ResponderEliminar