lunes, 27 de junio de 2011

Despedida conjunta 2: La magia de San Juan

Anteriormente...
Pese a plegar tarde, pese a los GPSs y pese a la compañía,... finalmente llegué a tiempo para celebrar la noche de San Juan con los amigos...

La ventaja de llegar el último a la verbena de San Juan es que, por arte de magia, te encuentras la barbacoa preparada, casi toda la carne hecha, la mesa puesta, el pica-pica a punto y hasta un vasito de sangría esperándote.

Y, una vez dispuesto todo el banquete y con todos los invitados presentes, la verbena de San Juan ya está lista para dar su pistoletazo de salida.

La celebración de la noche de San Juan ya es mágica por sí sola, pero rodeado de tus mejores amigos, de la chica a la que amas y, por qué no decirlo, hasta los topes de sangría, cerveza, licor, ginebra, whisky y desinfectante,... pues la magia se ve acrecentada hasta límites insospechados.

Y, bueno, si a todo esto le sumamos una bonita playa y una hoguera, la magia ya rebosa a borbotones…

Mágicamente, por ejemplo, dos ex amigos irreconciliables se reparten un redbull para rellenar sus respectivos whiskys y, además, intercambian sus vivencias más significativas de los últimos seis meses. También, empujados por la magia que empapa toda la noche, una ex pareja comparte un bañito, y algo más, bajo la luna y cobijados perfectamente por las olas.

Y es aquí, una vez llegados al agua, cuando la magia y los rituales toman definitivamente el mando por completo…

Unos dicen que si hay que entrar de espaldas en el agua, otros que hay que lavarse la cara antes de meterse, alguien dice que hay que saltar tres olas y otra que hay que encontrar algo que pertenezca al mar (un alga, una concha,…), pedir un deseo y tirarlo al agua bien lejos para devolvérselo al mar y que el mar te lo agradezca concediéndote tu deseo. Algún otro recuerda que con la hoguera también se pueden realizar muchos otros rituales: dar vueltas en el sentido de las agujas del reloj, uno dice que 3 vueltas, una que 8, alguien añade que lo que hay que hacer es saltarla… En fin, todo de lo más normal…

Irremediablemente, el sol asoma y poco a poco todos nos vamos retirando a dormir, algunos antes, otros más tarde, hay hasta quien se niega a que todo esto acabe… Pero, finalmente, todos acabamos yéndonos a la cama.

Y no creáis que la magia acaba aquí. Porque al día siguiente, quien más quien menos, todos tenemos algo de resaca. Y, cómo no, todo el mundo parece conocer algún remedio mágico para acabar con ella: beber leche, tomar zumo de naranja, comer ajo, una ducha de agua fría, beber nuevamente alcohol… Ya veis, hay remedios para todos los gustos…

Continuará...

5 comentarios:

  1. El solsticio de vernao, nos trae magia, nos trae calor

    ResponderEliminar
  2. San Juan siempre es magico..
    besitos
    Afrodita...!!!

    ResponderEliminar
  3. Queda demostrado: ¡la magia existe!

    Besos

    ResponderEliminar