domingo, 29 de mayo de 2011

Todos

El joven estirado que lee en el metro.
El hombre gordo secándose el sudor con un pañuelo blanco.
El niño que le saca la lengua a su madre.
El deportista aficionado que cree que podría haber llegado a lo más alto.
La anciana parada junto al semáforo.
El escritor amateur que bebe ginebra a las tres de la mañana.
El anónimo que desprecia con elegancia una entrevista.
El inmigrante que charla frente a su portátil.
La chica que corre para coger el autobús.
El treintañero con su perfecta sonrisa blanca.
El cantante desconocido del ridículo sombrero.
El músico ambulante que interpreta canciones con su acordeón.
La única mujer del mundo que jamás ha usado prendas de color negro.
El gracioso del barrio que aún acierta a hacer reír a alguna ilusa.
El nostálgico que pasea por las calles de su ciudad.
El amigo que escucha en silencio.
El padre que mira orgulloso a su hijo.
La preciosa joven del diminuto bikini.
El vencedor que se esconde.
El amante destronado.
El soltero que fantasea con no dormir solo.
La pareja que observa el resplandor lejano de su futuro.
La diosa del streaptease.
El borracho que sonríe frente al espejo.
La musa del insomne bloguero.
El cumpleañero que pasa el día entre llamadas y felicitaciones.
La gente amarrada a sus preocupaciones.
La compañera adicta al teléfono.
El parado que acomoda la cabeza sobre el brazo de su chica y espera a que le venza el sueño.
El empleado a su regreso al trabajo tras sus dos únicas semanas de vacaciones.


Vidas en oferta, todos a una, personas en ebullición, pueblo agotado; aún así, nadie se rinde.

8 comentarios:

  1. El político al que recogen en coche privado y le llevan a su oficina tampoco se rinde.

    ResponderEliminar
  2. la vida es dificil, pero es bella.

    Nunca hay ke rendirse, siempre hay esperanza y ke bello es soñar con ella

    un saludo mi amigo

    ResponderEliminar
  3. la que se asoma a tu ventana a leerte...
    Besos

    Soy Afrodita, de Lokos Y Xifladas...
    no se porque no me da la opcion de comentar con mi cuenta, si estoy con mi cuenta... que lio...

    ResponderEliminar
  4. Y menos mal que la rindición no está en nuestro ser, porque de esa manera podremos con todo lo que nos echen.
    Besos y susurros cálidos

    ResponderEliminar
  5. Por un momento pensaba que te habias dejado abducir por el anuncio de coca-cola.
    Todos, todos, todos...

    ResponderEliminar
  6. Como tu dices, Jauro "todos", en cada uno de ellos me he sentido reflejada, porque en realidad "todos cojeamos de la misma pierna dolida"... y como bien dices..no deberíamos de rendirnos, de callar, de quejarnos, con "nuestras vidas en oferta", sí, pero exigiendo "nuestra libertad y respeto como demanda global"..

    Muy bueno Jauro,
    Nos leemos
    Bsos

    ResponderEliminar
  7. Como dice Stultifer, el problema es el otro grupo, los que tampoco se cansan ni se rinden.

    ResponderEliminar