martes, 24 de mayo de 2011

Retrovisores

¿Te imaginas conducir sin usar los retrovisores?

Accidente asegurado, ¿verdad?

Pero, ¿qué ocurriría si condujeras únicamente mirando a los retrovisores, sin mirar hacia adelante?

Pues en la vida pasa exactamente lo mismo…

Porque la felicidad no se encuentra en echar de menos viejas glorias, ni mucho menos en marcarte miles de metas, metas lejanas… Ni tampoco en obligarte a planificar todo tu tiempo para intentar mejorar el futuro, sin darte cuenta que la única realidad es que te estás perdiendo el presente. Y eso, amiga, amigo,… significa perdértelo absolutamente todo.

Porque la felicidad sólo se encuentra cuando logras no mirar en exceso ni para atrás ni hacia adelante, cuando eres capaz de detenerte por un momento, de no empeñarte en rendir cuentas pasadas, de olvidarte de los miedos y de los miles de propósitos y objetivos remotos...

Cuando por fin consigues vivir sin lastres, sin pretensiones desmedidas…

Simplemente eso: parar, servirte una copa de vida y saber saborear cada segundo que te pasa por delante mientras escuchas, por ejemplo, esta bella canción...

12 comentarios:

  1. yo hace unos meses que descubrí, através de una amiga que la mejor forma de vida es el presente absoluto y desde que me aplico el cuento, soy una persona feliz, infinitamente feliz!!
    lo recomiendo.
    un abrazo en presente absoluto

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno lo del retrovisor, porque hacen falta, pero hay que centrarse en lo que tienes delante.


    besos.

    ResponderEliminar
  3. Este preciso instante es lo único que tenemos y hay que disfrutarlo.
    La teoría suena de lujo, la practica es lo que a veces me falla (últimamente demasiado).
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Adorable reflexión, y más aún, interesante metáfora... Dicen por ahí "el pasado solo existe en el presente que lo recuerda"

    Saludos de la media Verónica!

    ResponderEliminar
  5. Lo del retrovisor ha estado genial... miremos hacia la carretera.. sí señor. Un besote.

    ResponderEliminar
  6. Ammigo Jauro, tu entrada es tan especial hoy, tan perfecta, que no imaginas cuanto...

    En estos momentos mi vida está "parada", esperando, sin saber a qué ni si debo..todo se debió a mi grave error de conducir siempre mirando por el retrovisor., siempre... dañé tanto, fallé tanto, y ...

    Si me permites, esta joya, un retrato de mi propia ignorancia humana y de mi gran error, la subiré "al lugar de los tesoros de mi blog"..

    Simplemente me queda una pregunta.. ahora sé lo que debo hacer en adelante, pero ¿cuánto debería esperar una persona sin saber ni si debe, ni si la esperan?.... sigo ahi, y para eso no se puede ni mirar por el retrovisor ni mirar a la carretera, es como conducir sin señales, sin semáforos...no lo sé..estoy divagando en tu casa, perdona es la confianza..

    Gracias por compartir algo tan valioso
    Nos leemos
    Bsos

    ResponderEliminar
  7. Muy buena la parábola de los retrovisores, Jauroles.

    No se debe perder nunca de vista la carretera, aunque estaría bien aprender cuándo y cómo mirar los retrovisores. En determinados momentos puede venir bien echar un vistazo rápido a través de ellos.

    Un beso desde mi Jardín.

    ResponderEliminar
  8. después de leer a Minuet, pues ya no sé qué decir :) la canción es preciosa, así traducida, la entiendo mejor :) supongo que hay que encontrar el equilibrio :) y eso seguro que es más fácil con esta banda sonora :) un beso muy grandeeee

    ResponderEliminar
  9. Lo has clavado.
    La felicidad no es lo que ya pasó ni lo que vendrá sino el irrepetible instante que estás viviendo ahora.

    ResponderEliminar
  10. Lo mejor... parar y servirte una copa de vida, si es compartida mejor que mejor.

    ResponderEliminar
  11. En la vida siempre hay que saber moderar. Ni solo mirar hacia delante, ni siempre mirando por el retrovisor. Eso conduce a desastres siempre.

    ResponderEliminar