lunes, 2 de mayo de 2011

Regalos no desenvueltos

Resulta extraño cómo a veces eres incapaz de entender determinadas actitudes por mucho que las analices una y otra vez.

Por ejemplo: la actitud por la que, a día de hoy, hay un regalo aún sin desenvolver sobre uno de tus armarios desde hace ya varias semanas…

Todo empieza cuando el día de Navidad conoces a la madre de tu chica y a otros de sus familiares, por lo que tu chica cree oportuno que también conozcas a su padre.

Cabe aclarar que los padres de ella llevan casi ocho años divorciados y que la relación con su padre, desde entonces, se ha ido enfriando poco a poco hasta el punto de casi congelarse.

El primer intento (fallido) de conocerle surge en febrero con motivo del cumpleaños del padre, pero unos días antes de la fecha señalada él avisa de que finalmente no le viene bien quedar, que su actual esposa y los hijos de ésta le han preparado una fiesta. Una fiesta a la que ni tan siquiera se molesta en invitaros.

Pero, en fin, se produce un segundo intento. Esta vez para el día del padre.

Justo el día de antes acompañas a tu chica a buscar un regalo para su padre, dais mil vueltas en busca de un regalo apropiado, a ella nada le parece suficiente, recorréis decenas de tiendas, y tras perder prácticamente todo el día en escogerlo, finalmente le compráis un bonito regalo y guardáis casi una hora de cola para que os lo dejen perfecta y hermosamente envuelto. Como ese día tu chica duerme en tu casa, guardáis el regalo allí, sobre uno de tus armarios, preparado para ser desenvuelto al día siguiente.

Pero el regalo nunca llega a ser entregado.

Esta vez el padre no se ha molestado ni en avisar con algo de antelación de que no podrá asistir a la cita. Lo hace justo la mañana del día del padre. Llama a su hija y le comunica que está fuera de la ciudad, que se le ha pasado el avisarla, que la quiere y que pronto la llamará para concretar otra quedada.

Ella, con la voz entrecortada, le felicita por el día del padre, incluso simula una sonrisa, y cuelga… Entonces, te mira, te explica la llamada, mientras sus ojos se vuelven cada vez más brillantes y empiezan poco a poco a derramar lágrimas.

Entre sollozos te dice lo siguiente: ‘Yo sólo quería que os conocierais, que a él le hiciera ilusión conocer al novio de su hija, que tú conocieras a mi padre,… pero que conocieras a mi padre tal y como era antes,… no a este, a este no lo conozco ni yo misma…’

Y es entonces cuando se te cae el alma al suelo. Sientes angustia, tristeza, pena, impotencia, asco… Sientes que no entiendes nada. Pero sobretodo sientes amor, mucho amor. Sientes tantas cosas que no sabes que hacer, no sabes que decir, se te ahogan las palabras y, aunque pueda parecer cruel, te quedas inmóvil, mirando como llora.

Pero a los pocos segundos reaccionas, aunque sigues sin saber que decir, así que la abrazas con fuerza, apoyas tu frente sobre la suya, detienes con tu pulgar la catarata de lágrimas que se precipita hacía sus labios, y la besas.

Sientes que estás dando el beso más sincero de tu vida, el más tierno de todos...

Y, mientras ella llora, a ti se te hace un nudo en el estómago, sientes dolor, su dolor, y quieres sentirlo tú todo, todo ese dolor, quieres hacerlo tuyo, soportarlo tú por completo y que ella no sienta nada,… pero no puedes.

Y semanas más tarde, un domingo cualquiera, cuando ella se marcha a su casa tras pasar, como siempre, el fin de semana contigo, te da por observar ese regalo que yace huérfano sobre tu armario, aún sin desenvolver…

Y piensas un largo rato, pero sigues sin ser capaz de entender nada. Sientes frío, mucho frío...

Y, entonces, sólo y en silencio, sin saber muy bien porqué,… eres tú quien llora.

23 comentarios:

  1. No llores colega, ese padre no merece tus lagrimas ni las de Lunar. tú sigue cuidandola asi y limpiando sus lagrimas. bonita entrada tio

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Eso (tu sentimiento, tu reacción, tu pensamiento), Jauro, es amar, realmente amar.
    Amar es algo dificil de encontrar. Las personas hablan mucho, dicen quererte, amarte pero los hechos son los que cuentan. Y, no no te quieren, pero te lo dicen y quieres creerlo pero sus hechos te demuestran que les importas nada, y eso hace mucho daño, hiere profundamente. Yo tambien tengo un regalo por desenvolver que aun no me he atrevido a tirar, para el que decia amarme y me dejó sin avisarme,por telefono y mintiendo. Nunca podré entender el daño por la cobardía, el daño por la mentira. Nunca podré entender que fácil resulta decir te quiero para algunos y te traicionen. No alcanzoacomprender porque lo hacen. Uno quisiera borrarlos de su vida, pero es muy dificil. Dice un amigo mio: no hay nada que entender, son asi. Entiendo a Lunar y de mi parte, en silencio un fuerte abrazo, y para ti, mi admiración, y respeto (que ya lo sentía antes,pero ahoramás)por saber amar. Un abrazo, Jauro

    ResponderEliminar
  3. No merece la pena.

    Así que guardar ese bonito regalo para algún amigo o alguien que se lo merezca de verdad.

    Muchas veces perdemos el tiempo en forzar situaciones que al final, lo único que nos hacen es daño y no nos aportan nada positivo.

    Un beso grande

    ResponderEliminar
  4. Hoy me dejaste con la boca abierta!!!
    qué dulzura!!
    cuanta belleza!!
    qué ternura!!
    Sencillamente hay gente que no se merece el cariño que recibe de los demás.
    salu2

    ResponderEliminar
  5. Bonita y triste entrada. Buena semana.

    ResponderEliminar
  6. Me ha emocionado leerte. Puedo imaginar cómo de mal debe sentirse Lunar y nunca podré entender cómo un padre puede llegar a comportarse así con sus hijos.

    Reaccionaste muy bien con ella y aunque las parejas no podamos llenar el hueco que dejan otras personas (como en este caso el del padre) consuela y ayuda mucho tener a alguien a tu lado que te entiende y arropa cuando más lo necesitas.

    Mi consejo: cuando él ya pueda quedar, que a vosotros os parezca mejor en otro momento y el regalo para quien de veras lo merezca

    ResponderEliminar
  7. Los padres no se eligen, pero ella ya ha hecho su elección.

    ResponderEliminar
  8. Pues él se lo pierde, no merece ni un minuto de preocupación y menos unas lágrimas. Personalmente el regalo lo tiraba a la basura, fin. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Qué bonito... y qué triste al mismo tiempo, el daño que un padre puede llegar a hacer a sus hij@s sin darse cuenta.

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Tremendamente grande y descriptivo el sentimiento del amor! Quien no ha sentido nunca esa sensación de querer sufrir el dolor de la persona amada, para que ella deje de sufrir? Me ha encantado la descripción que has hecho de ese momento… ha sido como revivir algún viejo sentimiento guardado dentro!

    ResponderEliminar
  11. Qué ganas tienen de que se conozcan a los demás, y que pocas ganas tengo de conocer a nadie más.

    ResponderEliminar
  12. El amor tambien tiene de estos momentos.:)
    Ha sido bonito que los hayas querido compartir.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Esos "padres" por llamarlos de alguna manera, no merecen nin una sóla lágrima del hijo. Después querrán que les cuides...ja!

    ResponderEliminar
  14. me has recordado un dia, en el que fui tb alguien q lloraba por una situacion asi, padre incluido, y senti esos brazos q me arropaban y besaban mis lagrimas y me senti segura y fuerte, allí acurrucada...felicidades, es jodido, pero es una torre fuerte para ambos, el poder estar asi juntos en instantes cruciales

    ResponderEliminar
  15. No se merece que alguien derrame lagrimas por él

    ResponderEliminar
  16. Bien por tí. No puedes ni debes hacer otra cosa, más que consolarla. Que sepa que te duele su dolor y que te tiene a tí. Nada más.
    Créeme...soy la madre y me he visto en cosas así, teniendo que consolar a mis hijos de cosas de estas. Y callar, aunque quisiera fulminar a su padre.
    Si yo digo algo parecería más un ataque de la ex, pero da igual quien lo haga nunca se debe tomar partido. Él siempre será su padre, recuérdalo ( por injusto que parezca).

    Besos ( en especial a Lunar).

    ResponderEliminar
  17. He sentido un poco de envidia de Lunar...hace tanto tiempo que a mí nadie me abraza y me quita las lágrimas de la cara, que creo que hasta he olvidado qué se siente..

    Muchos abrazos a los 2

    ResponderEliminar
  18. Hay gente así de desgraciada por el mundo. Tu quiérela y su padre ya llegara un dia que quizás se arrepiente.

    ResponderEliminar
  19. Eres grande, muy.
    Un fuerte abrazo para los dos

    ResponderEliminar
  20. Es genial leerte, y esta entrada me ha encantado.
    Besos y susurros con dulzura

    ResponderEliminar
  21. Jauroles, qué maravilla de entrada. Has hecho que me brillen los ojos a mí al leerte!
    Del padre de Lunar no digo nada, no merece ni que se le mencione.
    A ella, que tiene la gran suerte de tenerte a ti a su lado y a ti, que eres un encanto y que cuideis mucho ese AMOR tan auténtico que teneis. Por nada del mundo lo descuideis, sois muy afortunados :)

    Me encantó tu reacción, un beso!

    ResponderEliminar
  22. Aunque, en realidad, sea muy triste la entrada,también entraña algo muy bonito.

    Me encanta con la sencillez con la que describes muchas cosas.

    ResponderEliminar