domingo, 10 de abril de 2011

La cárcel

Ir al trabajo se convierte cada vez más en una losa. Me asfixia la imposibilidad de crear un ambiente en el que sentirme cómodo. Ha dejado de ser un empleo en el que me sentía realizado para transformarse poco a poco en un ejercicio de supervivencia. Una cárcel en un inmenso desierto. Una jaula de horas, minutos y segundos. Unos barrotes que son la mayoría de mis compañeros. Unas cadenas que son mis tareas y unas esposas personificadas perfectamente por mi jefe.

Y resulta extraño sentir que eres tú el que no encaja, el principal problema.

Pero veré la luz asomar por algún resquicio. No habrá abandono sino lucha. Mis rodillas no probaran el duro asfalto y mi frente sufrirá quemaduras erguida ante un sol de justicia. La cárcel se tornará un acogedor palacete.

Sé que existe el modo, pero aún no lo conozco.

Vamos… Aparta de mí esos barrotes.

14 comentarios:

  1. Un domingo a éstas horas esa sensación hace apto de presencia con más fuerza. Mucho ánimo y feliz semana. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Pero a la hora de marcharte tienes la opción a irte. No es tal cárcel.

    ResponderEliminar
  3. mucho ánimo con la nueva semana, que sea felizzz :)

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que tiene que ser un horror ir a trabajar así.

    Cuando me entran esos malos pensamientos, me los aparto de un tortazo, porque es horrible que suene el despertador y no tener ganas de levantarte.

    Mucho ánimo para esta semana y trata de verle el lado positivo, si es que lo tiene.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Yo empezaría a plantearme posibles soluciones porque con la de horas que pasamos en el curro, si no nos gusta, la vida puede ser un martirio.

    ResponderEliminar
  6. Pues empieza a movilizarte! lo mismo sale algo por ahi y merece la pena cambiar y ser feliz que atorarse por orgullo y sufrir 8h diarias... masoca!

    un besazo grande

    ResponderEliminar
  7. Creo que encesitas un cambio...
    besitos!

    ResponderEliminar
  8. Los cambios cuestan trabajo y más en estos tiempos, pero piensa que si ya estuviste muy cerquita no hace mucho... puede volver a pasar.
    Mientra imagina que trabajas en otra cosa ( como el la peli de la Vida es Bella).
    Por ejemplo en un circo.
    Empieza a caracterizar a compañeros... el domador, el tigre, el elefante, la trapecista...
    ( sólo es una idea).
    Buena semana en cualquier caso, jauro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Me parece increible que tengo una entrada en la recamara, tratando este mismo tema¡¡¡

    Tardaré un tiempo en sacarla a la luz¡¡¡ jajajajaja.

    Ve mirando cosas poco a poco, no sabes cuanto te entiendo. Tengo la sensación de navegar muchas veces en tu barco.

    Un abrazo socio.

    ResponderEliminar
  10. Cuando quieras , te preparamos una fuga.

    ResponderEliminar
  11. Y solo tú tienes la llave para escapar, curioso, verdad? Te entiendo más de lo que crees.
    Siento que estés pasando por esto, estoy segura que encontrarás la manera de escapar o hacer de esa cárcel un lugar más acogedor.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Gracias a todos por pasar, por comentar, como siempre... Siento no estar presente últimamente en vuestros blogs, pero paso por una época en la que necesito pasar mis escasos ratos libres pensando y ordenando ideas, sopesando mil historias que me pasan por la cabeza.

    Gracias Mae por hacerme ver todo ese estúpido orgullo que sin saberlo ni yo mismo escondía esta entrada, gracias por darme que pensar y hacerme ordenar más de una idea a estas horas de la noche...

    Gracias Marina, plinn y cactus por vuestros ánimos.

    Gracias stultifer por mostrarme que la cárcel no es tal cárcel, sino que yo la he convertido en eso.

    Gracias Te susurraré y Afrodita por probar de abrirme los ojos.

    Gracias Alex B por tu inyección de positividad, por tus ánimos, por recordarme que todo debería ser un juego!

    Gracias miguelin y kobal por estar siempre ahí!

    Gracias Maria por confiar en mí,... pero si encuentras tú esa llave, por favor prestamelá...

    Gracias, gracias a todos.

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  13. Soy nueva por aqui, asi que hola, mucho gusto!! Me ha llamado la atención tu entrada porque precisamente hace poco un amigo me contó algo similar, y no hace mucho yo también experimenté esa misma sensación. Estoy de acuerdo con lo que te dicen, a veces no se pueden cambiar las cosas pero si podemos cambiar la manera en que nos afectan, aunque es dificil ir a trabajar a un lugar que no nos resulta motivante, que mas bien nos desagrada, pero en el que debemos estar porque como están las cosas en el mundo tener trabajo en una suerte tanto por otras muchas razones. Pero aunque sea muy dificil es importante tratar de encontrarle algo positivo cada día, hasta que surja una portunidad, una solución a esa situación. Perdona por haberme extendido y tb porque no hemos cruzado comentarios y ya ando aqui opinando, es que como dije antes, es un tema que siento muy cercano y no pude resistirme a comentar.

    ResponderEliminar
  14. Jo... cuánto te comprendo la verdad... ahora mismo estoy más o menos en una fase muy similar (por otros motivos, pero vamos...)
    Ánimo...

    ResponderEliminar