domingo, 13 de marzo de 2011

Soy una montaña

Dicen que la fe mueve montañas. Y también dicen que si tú no vas a ella, la montaña acaba viniendo a ti.

Pero lo que nadie dice es que hay montañas que son concienzudamente ateas. Y tampoco dicen que existen montañas tremendamente cansadas de arrastrarse por el valle en busca de alguien que no parece querer ponerle las cosas fáciles a la montaña, por alta y agradecida que esta sea…

Aunque bueno, también hay quien acostumbra a hacer una montaña de un grano de arena.

20 comentarios:

  1. Me parece que si uno no mueve el culo... se quedá allá, sin montaña ni leches vinagres. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. ¿No era al revés? Si la montaña no va a tí, tú vas a la montaña. O eso había entendido, aunque igual me lié. ;)

    besos

    ResponderEliminar
  3. hay a quien le gusta hacerlo todo muy difícil sí;
    no me organizo bien con el tiempo, sobre todo cuando estoy agobiada, se me escurre, no creo siquiera que tenga uno propio, solo el que me conceden, como en la oficina, de nueve a cinco, y luego, si te he visto, no me acuerdo, ya no hay nada :)
    gracias por tu comentario, un beso, y muy feliz comienzo de semana :)

    ResponderEliminar
  4. Bueno, a lo mejor es que no todo pueden ser montañas, sino que debe haber valles, cielos, personas que escalen montañas...

    Un besito

    ResponderEliminar
  5. El guardian del Faro, la frase es: 'Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña.'

    Un abrazo a todos y gracias por comentar. Buen inicio de semana a todos.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, podías ser una tetera, un cucharón, un plato hondo...!!! ;D cada cual es lo que prefiere...Y eres Grande Montaña :* ,que tengas un buen lunes, quizás uno de "esos"....Besitooos

    ResponderEliminar
  7. otro con problemas "terrenales". estoy contigo ya lo sabes, gracias por tu coment

    saludos friend

    ResponderEliminar
  8. Desde tu cima las vistas son espectaculares, el que no sepa valorar esto, no entiende de grandes montañas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Las montañas no se mueven nunca, es uno quien tiene que ir a la montaña.

    ResponderEliminar
  10. Yo creo... que si uno es montaña... otro tiene que ser río; Siempre habra zonas por donde se pueda moldear un poco el terreno, pero hay que saber que cuando topas con una zona muy rocosa... lo mejor es seguir la corriente.

    ResponderEliminar
  11. Yo soy una taza, una tetera, un plato hondo y un cucharón. Lo de la montaña no.

    ResponderEliminar
  12. Amigo Jauroles. Mejor ser montaña que montículo. Mas que nada por las rimas.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  13. Jajaja...

    Tampoco se habla mucho de los alpinistas en estos casos, no?

    Ánimo!

    ResponderEliminar
  14. Entonces en que quedamos, eres no montaña???

    ResponderEliminar
  15. Si es que a veces hay montañas que te sacan de sacan de tus casillas!

    un besito

    ResponderEliminar
  16. "Si al franquear una montaña en la dirección de una estrella, el viajero se deja absorber demasiado por los problemas de la escalada, se arriesga a olvidar cuál es la estrella que le guía." Antoine de Saint-Exupéry.
    Besos!

    ResponderEliminar
  17. La fe no mueve anda, lo único que se mueve eres tú. Todavía no he encontrado una montaña que venga a mi.

    ResponderEliminar
  18. Bueno, pero desde lo alto de esa montaña al menos habrá una buena vista y se respirará bien incluso.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  19. Buenísimo, el juego de metáforas con "la montaña".. magistral..

    Supongo que hay que intentar arrastrarse un poco hasta la montaña, sin perder la esperanza de que la montaña va a intentar dejarse escalar facilmente, mientras pensamos en que un grano de arena no es tan importante como para perder nuestro esfuerzo y dejar de avanzar hasta la montaña... al menos eso espero...

    Beso Jauro (desde la cima, el día que llegue, te mando uno mas grande) ;)

    ResponderEliminar