martes, 29 de marzo de 2011

De paseo por mi antiguo barrio

Ayer, después de hacer una visita a mis padres, deambulé un rato por las calles de mi antiguo barrio, sin rumbo, dejándome guiar por el olor intenso de unos muros, farolas y parques para mí tan familiares.

Poco a poco mi paseo fue tomando la épica de un viaje en el tiempo. Desde las paredes, o quizás desde algún árbol, notaba como los recuerdos me llamaban, me silbaban e incluso me guiñaban atrevidamente un ojo. Me dejé seducir por varios…

De las tardes de invierno recordé, por ejemplo, los partidos de fútbol multitudinarios con bancos como improvisadas porterías. También aquel primer beso, en uno de aquellos bancos, con una vecina de cabellera rubia a la que todos los niños otorgaron el grado de tía buena.

De las tardes de verano recordé los centenares de juegos inventados. Tan pronto se ponían de moda las canicas como las peonzas, o las salidas en bici. Jugábamos al escondite, al pilla-pilla y hasta éramos capaces de diseñar un circuito en la arena del parque para echar unas carreras con nuestros coches de juguete.

De las noches de verano rememoré ese sentimiento de libertad que se respiraba en el ambiente. Podías bajar a la calle después de cenar, juntarte con vecinos y amigos de todas las edades. Me acordé de mi asombro ante algunas anécdotas contadas por niños algo más mayores. Y recordé la cordial bienvenida de los festejos. La ilusión ante la llegada de la noche de San Juan, los preparativos durante semanas de la hoguera. Y las fiestas del barrio, la feria, toda una aventura durante mis años de infancia.

Era entonces, el barrio, un cúmulo de emociones. Es el barrio, ahora, una suma de recuerdos.

22 comentarios:

  1. Oooooooooooooh, Jauro, qué bonito!!!
    Hermoso paseo repleto de recuerdos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Me das mucha envidia.
    Yo no soy de ningún sitio. Desde pequeña fui dando tumbos por España. No tengo barrio, ni pueblo, ni amigos de la infancia.

    Lo único bueno que me ha quedado es que aborrezco las ´catetadas´, los nacionalismos y ´lo mío es lo mejor´.

    Soy ciudadana de todos los lados. Pero a veces se echa de menos una referencia...

    ResponderEliminar
  3. Aquellos maravillosos años... que felicidad. Bonitos recuerdos. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Qué linda la frase final, cómo te entiendo!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Bonitos recuerdos. Yo también viajo en el tiempo cuando voy a la casa donde crecí.

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Siempre vuelvo a mi antiguo barrio, si no lo hubiera visto en mucho tiempo, seguro que me llevaba una impresión.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Y cuando dejaste de vivir allí, dejó de ser tu barrio, cambiaron los vecinos, cambiaron las tiendas, las calles, los árboles. Esos recuerdos que te silban están en tu mente. No en tu barrio.

    ResponderEliminar
  8. El barrio y la infancia son como uno solo no...?
    Me gusto tu remembranza...
    besitos...!

    ResponderEliminar
  9. Yo me he cambiado de casa tres veces y nunca e cambiado de calle, sigo siendo amiga de todos los que allí permanecieron es como vivir en un pueblo dentro de la ciudad.

    Un post muy bonito


    Un besazo.

    ResponderEliminar
  10. Esta entrada me ha encantado...Me he sentido hiperidentificado. Yo creo que los recuerdos de infancia en el barrio, con la calle, los parques, los amigos, el olor de las noches de verano, las rodillas con mercromina, y el panadero que te vendía los bollycaos....es uno de los tesoros más grandes que puede tener una persona.

    Como habrás podido comprobar, soy terriblemente nostágico.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Yo acabo de volver al barrio y es cierto, llevo unos días nostálgico perdido. Sin embargo ya no es el barrio de antes ni nosotros tampoco somos los de antes. Os recomiendo una película y sobre todo su final va muy al hilo del post "Cinema Paradiso".

    ResponderEliminar
  12. El recuerdo nos invade por los caminos más desconocidos, más curiosos. el antiguo barrio, su antiguo aroma... el presente acompañado

    ResponderEliminar
  13. El barrio se queda grabado, el sitio para los recuerdos, el sabor de la melancolía.

    ResponderEliminar
  14. Y que felices son esos recuerdos.

    ResponderEliminar
  15. En los días de bajon... da gusto pasarse por tu blog, simplemente para ver si un poco de esa forma que tienes de ver lo bueno de la vida se contagia un poco en la distancia.

    un beso jauro!

    ResponderEliminar
  16. Gracias Maria José... en efecto "habemus comenius" el coro (ya 57) ha cantado en turco, polaco, rumano e inglés... con los susodichos delante, que es lo complicado e inaugurado el nuevo auditorio de Hornachos... ains. El proximo jueves hacemos la apertura y clausura de los primeros juegos olimpicos de la juventud en el circo romano de Mérida... una pasada. Te echamos de menos.

    ResponderEliminar
  17. A mi tambien me encanta pasear por mi antiguo barrio.
    Muy bonita la entrada.Creo que al leerla nos has transportado a cada uno a nuestro antiguo barrio.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. que bonito es regresar a donde uno vivio buenos años de su vida y sentirse como en maquina del tiempo :]

    ResponderEliminar
  19. A mi me dice mi marido que soy muy pesada, y es que en la actualidad vivo en el barrio donde me crié y jugué con mis amigas..El colmo es que una de ellas trabaja allí y dice que le pasa lo mismo, que al ir a casa de los padres, o al trabajo, que va a diario, no puede evitar que se le vengan recuerdos...Un besote !!

    ResponderEliminar