viernes, 11 de febrero de 2011

El pequeño diablo

Haciendo cola en una caja de un pequeño supermercado de mi barrio, un mocoso regordete de tierna apariencia se dirige a mí muy educadamente con voz suave y angelical:

-¿Me dejas pasar? Sólo llevo esta bolsa de patatas – me dice enseñándome una bolsa de Cheetos Nosequé.

Imposible negarme ante tan encantadora criatura. Alguien tras de mí no parece estar de acuerdo con mi decisión. Una voz estridente se alza a mi espalda:

- ¡Niño, a la cola como todo el mundo!

Me giro. La susodicha voz proviene de una anciana desaliñada de aspecto tosco y vestimenta funeraria. De pronto el niño encantador sufre una profunda metamorfosis: su piel empieza a enrojecer y sus ojos se inundan de odio y cólera, de su pelo parecen comenzar a asomarse dos diminutos cuernos y, si me fijara con mayor atención, seguro que de su espalda vería crecer un demoníaco rabo. Su voz se vuelve áspera y grave para gritar:

- ¡Vete a la mierda pedazo de hija de puta!

Aún con mis oídos retumbando, veo como el pequeño diablo huye sin pagar las patatas ante el parálisis momentáneo de todos los allí presentes provocado por la contundente frase del fugitivo. La cajera rompe el silencio:

- ¡Niño! ¡¿Dónde vas sin pagar?!

Pero ya es demasiado tarde, aquel diablillo se ha fugado. Sin saber porqué, se me escapa una carcajada. La anciana y la cajera me miran despectivamente, pero mientras pago mi compra no puedo borrar de mi cara esa estúpida sonrisa.

23 comentarios:

  1. Entre los niños y los ancianitos, nos tienen comida la moral...
    Buen finde

    ResponderEliminar
  2. Jajaja...vaya con el niño... buen relato.

    Me gusta tu blog, me quedo por aquí..

    Bsos

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja, es que es para troncharse, menudo el niño y la vieja, vaya dos!!
    Besos y susurros dulces.
    Feliz Finde

    ResponderEliminar
  4. Hay niños que no están preparados para un NO.

    ResponderEliminar
  5. ajajajajajajajajajajajajajajajajajajaajajajajaja menudo Fail que le hizo el niño a la abuela jajaja me meo,algunos nacen espabilados de más y con la confusión momentanea encima se hizo el simpa,que crack!! normal que te partieras en su cara como para contenerse jaja besos Jaurolessss :)

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja!...le empezaban a asomar dos diminutos cuernos...

    Vaya tela con la juventud!

    Salu2.

    ResponderEliminar
  7. La abuela una impresentable. El niño?............... Llegará lejos. Seguro

    ResponderEliminar
  8. No voy a entrar en eso de imaginarse el rabo de un niño, por muy demoniaco que sea, pervertido!
    Es curioso esto de las viejas que van al super, porque creo que hacen 5 o 6 viajes al super durante el día con la excusa de que pesa mucho y se cuelan cada vez porque solo llevan una cosa.
    Estoy con Carlos... El niño llegará lejos.
    Saludete

    ResponderEliminar
  9. aynsss... las apariencias engañan... o no...:P

    Un besito

    ResponderEliminar
  10. Yo estoy segura que todos en elgun momento hemos tenido un niño asi en nuestros actos.. y en un futuro seremos esa viejita...
    besos.

    ResponderEliminar
  11. Ainss... la vieja chunga fue la única que lo vio venir...

    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Dios qué miedo, espero que nadie le niegue nada con 25 o le da al botón de la bomba nuclear.
    :S

    ResponderEliminar
  13. Da igual la edad para joder un rato y en la 'pobre' anciana tenemos un claro ejemplo y el niño (aunque se pasó y no supo medir las palabras) soltó lo que sentía (indignación, tal vez?), quizá su corta edad no le permitió mantenerse en el sitio, aprenderá, tiene madera.
    Espero que también aprenda a aceptar un NO! por respuesta.
    Ufff, me estoy liando. De que era la bolsa? Cheetos nosequé? mmmmmmmmmmm, deliciosos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Joer con el niño y con la agüela... ¿No pasaste miedo???

    ResponderEliminar
  15. jaja, que risa me ha dado tu entrada. La verdad es que es para asustarse o en tu caso echarse a reir.

    un beso

    ResponderEliminar
  16. Joder...que panorama...tu alucinado.
    OjosNegros.

    ResponderEliminar
  17. presentame a ese niñoooo!!!!!!!!!!!!!! jajajajajaj!!!!!!
    besitos

    ResponderEliminar
  18. Menudo supermercado!
    ¿Seguro que no era una cámara oculta?

    ResponderEliminar
  19. Jajajajaja... mi querido Jauroles, aunque el cielo esté tormentoso tienes el "don" de disipar las nubes y hacer brillar al sol.
    Un besito desde mi Jardín.

    ResponderEliminar
  20. Las ancianitas siempre tan encantadoras. A ellas les encanta que las dejes pasar delante en la cola del supermercado pero ni se te ocurra a ti intentar pasar antes. El niño es un ejemplo de lo que pasa hoy, no le das la razón y si le dejas te agrede.

    ResponderEliminar
  21. Jajajaja!! Las dos caras de la gente... Al menos se habrá comido sus Cheetos, de eso estoy segura jaja! Qué pesar!

    ResponderEliminar