domingo, 24 de octubre de 2010

Los jueves noche ya no son para mí

Hacía siglos que no salía un jueves. Pero el jueves pasado, tras unas cervecitas cenando con unos amigos, parecía una buena idea hacerlo. Lunar y yo estábamos de acuerdo, ¿qué problema podía haber en pasar un poquito de sueño un viernes por la mañana en el trabajo?

Copa tras copa, muchas caras conocidas juntas, cada vez más… Confirmando que mi grupo de amigos está lleno de degenerados. Muchos besos y unas cuantas copas. Algo de conversación y más copas. Risas y otra copita. Carcajadas y la penúltima…

Lo mejor de la noche: Lunar bailando como una posesa cinco minutos después de decirme ‘¿Nos vamos ya?’.

Lo peor de la noche: Las pocas horas de sueño. Si es que uno ya no está para estos trotes…

Apenas tres horas después de acostarme, sonó el despertador (o el móvil en su defecto), me quería morir y, a juzgar por mi estado físico, mis deseos parecían estar a punto de cumplirse. Paré el despertador. Cinco minutitos más, pensé… Media hora más tarde volví a abrir los ojos. Mierda, grité. Bueno, en realidad no grité nada, porque por el momento mi garganta era incapaz de pronunciar palabra.

Como pude, pegué un salto de la cama y en cinco minutos ya estaba en el ascensor camino del trabajo. Me miré al espejo, y me di cuenta de que no me había ni peinado, aunque la verdad es que no tenía el pelo muy distinto de cómo lo llevo habitualmente, es lo que tiene el look despeinado… En cuanto a los dientes, también se me había olvidado lavármelos, menos mal que en la oficina tengo un cepillo y pasta, es lo que tiene comer en el trabajo con tupper… ¿Y el tupper? ¡Mierda!

Llegué al trabajo, y casi sin saludar, me dirigí al lavabo con mi cepillo de dientes y la pasta. Una vez dentro, comencé a lavármelos mientras observaba mi cara de sueño en el espejo… Justo entonces, se abrió uno de los lavabos privados. De él, salió mi jefe. Perfecto, pensé. A través del espejo vi como me miraba de arriba abajo, empezando por mi pelo despeinado, deteniéndose en mi cepillo y acabando en mis munich... Su cara hablaba por sí sola. Buenos días, dijo de forma tajante, quedando inmóvil a mi espalda. Yo me gire levemente e hice lo propio, descubriendo que estaba completamente afónico. El gesto de su cara adquirió un gesto que no sabría cómo definir. Sin mediar más palabra y sin dejar de mirarme de reojo, se marchó del lavabo.

Tras esta desafortunada escena, me temía un despido inminente. Así que acabé de lavarme los dientes y me fui a mi sitio a esperar que me trajeran de un momento a otro mi finiquito, pero de momento no he pasado a engrosar las listas del paro. Espero que continúe así…

En cuanto a la jornada laboral resacosa, la verdad es que fue un auténtico infierno, volví a recordar porqué dejé de salir los jueves…

En fin, nunca más.

26 comentarios:

  1. ¿No sería por tus Munich?
    Por eso dejé de salir los jueves,viernes,sábados,domingos,lunes,martes y miércoles.
    :)

    ResponderEliminar
  2. uff salir de vez en cuando está bien, pero aunque no llegues tarde, o el alcohol solo asome en una o dos copas, el día siguiente se queda en un completo despiste :) feliz comienzo de semana :))

    ResponderEliminar
  3. Siempre viene bien cometer alguna travesura...miralo por el lado bueno, te sirvió para alegrarnos con este post.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Si es que ya no estamos para estos trotes, querido Jauroles...

    ResponderEliminar
  5. Gracias por comentar, y buen inicio de semana a todos!

    ResponderEliminar
  6. Pues ya me dirás cómo lo has conseguido porque yo me hago esa promesa cada jueves que salgo y me dura hasta el siguiente jueves que me vuelven a liar. Jaja.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. De a 3:

    · Yo te quiero inconformista, gruñón.. De cualquier modo!!!!
    · Soledad es una aliada en muchos momentos,
    y nunca debemos dejar de SER, aunque estemos en compañía..
    · Y, en cuanto a este post, y si cambiamos los jueves por los lunes?? Es broma!

    Shibumis de luz y vida!

    Tq, "bolita de pelo"!

    Male.

    ResponderEliminar
  8. Moraleja: Lávate los dientes en un lugar privado.

    ResponderEliminar
  9. Me conozco es "nunca más", suele durar normalmente hasta que vuelves a decirte a ti mismo, "que puede pasar porque salga solo un ratito con mis amigos, aunque sea jueves", jejejej. Y coincido con la moraleja de Stultifer

    ResponderEliminar
  10. Siempre se dice "Nunca más" y luego...

    ResponderEliminar
  11. Bricosenjo....añade un corrector de ojeras al neceser. ;DD

    besos cantarines

    ResponderEliminar
  12. Jauroles, bien por ti! De vez en cuando hay que dejarse llevar por el momento, ya dormirás, esos momentos son únicos e irrepetibles o has olvidado a Lunar bailando como una posesa? Pues entonces, qué coño! disfruta, nada que no arregle un Ibuprofeno y camita.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. estoy con Ana y con el guardian... 2 muy buenos comentarios ;)

    ResponderEliminar
  14. Es tan fácil como encararse con el jefe y decirle. ¿Lo vé? Me pagan tan mal que no puedo pagar el agua y me tengo que asear en el trabajo, ni tan siquiera tengo para gomina.
    Bueno, quizás no, no lo hagas. Límitate a no salir más los jueves o a fingir una gastroenteritis el viernes que es lo que hace todo el mundo.
    Saludín

    ResponderEliminar
  15. Espero que hoy hayas tenido mejor día, a pesar de ser lunes :(

    Yo también dejé de salir los jueves por la noche hace nosecuantos años ya. El último jueves que salí, no dormí, me fui prácticamente directa al trabajo y dije lo que tu: "Nunca más." Pero tenía que probarlo antes de que se me hiciera tarde ;)

    Mil besotes!

    ResponderEliminar
  16. Siempre hay que agotar todas las posibilidades verdad??? ademas despues de un buen gusto un buen susto...
    besos!

    ResponderEliminar
  17. Querido Jauroles... Nunca digas "nunca más". Apuesto a que este no será ni el último jueves de parranda ni el último viernes de resaca. Y si no, ya nos contarás... ;). Besos!

    ResponderEliminar
  18. Jauroles, saludos.
    Es la primera vez que te escribo pero los comentarios tienen razon. Que seria de la vida si no se saliera un Jueves de vez en cauando, al jefe invitale a un cafe...

    ResponderEliminar
  19. ¡Dios! Me has recordado mi última resaca mañanera en el trabajo. Definitivamente tampoco es para mí

    ResponderEliminar
  20. Buenas.

    Aunque se lo que es que suene no el despertador, si no el telefono, que asi me tenia que levantar a cogerlo, para decirme que era hora de salir de casa.
    Me habia acostado encima de la cama, recien duchada, desayunada, y vestida... solo para desolgar el telefono y decir ya salgo!
    El bolso y las llaves junto al telefono... eso despues de media hora encima de la cama, y asi durante los dias que duraba el carnaval, en la epoca que vivi en Tenerife.
    Me acuerdo y me dan escalofrios, que semanita se sueño, eso si resaca no tenia porque tenia como hora tope para tomar copas las 12 de la noche, que sin dormir, mal pero con resaca imposible...que años aquellos!
    Pero que me quiten lo bailao!!!!
    Besos
    Rosa

    ResponderEliminar
  21. Sí, nunca más… hasta el sábado al menos, jajajaa…
    No, en serio, padezco por ti, sé que es horrible (después merece la pena):)

    ResponderEliminar
  22. jajajajjajajjajajja Me encanta como escribes jajajajjajaja no me habia reido tanto desde hace mucho...gracias

    ResponderEliminar
  23. Yo hace tiempo que también deje de salir los jueves, uno ya no aguanta lo de antes. Lo peor es no intentar quedarse dormido en el curro el viernes.

    ResponderEliminar