martes, 5 de octubre de 2010

La lengua, una asignatura pendiente

Nunca he sido muy amante de morderme la lengua. Me encanta hablar, opinar, dialogar, debatir, reivindicar, quejarme, hablar por hablar y hasta rajar. Disfruto dando rienda suelta a mi lengua ya sea por motivos serios o bien para reírme de todo, de todos e inclusive de mi mismo, que es algo inevitable y eficaz cuando ya te has reído de todo y no te quedan más ideas.

Por otro lado, últimamente me da la sensación de trabajar en una jungla. Teniendo que lidiar a diario con más de un animal, esquivar pisotones, evitar mordiscos, huir de zarpazos, banderillear a algún torero y soportar a varios sindicalistas. En fin, que el ambiente está tremendamente convulso y, supongo que en parte debido a la actitud que exponía en el primer párrafo, yo soy de los que más hasta el cuello de mierda ha acabado.

Y lo que es peor, gran parte de esta mierda la he arrastrado a mi vida personal, en vez de dejarla en el trabajo en el segundo cajón de mi mesa junto a la grapadora, por poner un ejemplo…

Cómo resultado he estado serio, crispado, demasiado irascible, poco comprensivo y de muy mal humor. Lo que ha conllevado discusiones con Lunar y con algunos de mis amigos, y en definitiva, con la gente que más quiero.

Esto no podía continuar así. Así que, aconsejado en parte por Lunar y en parte por algún que otro amigo, decidí dejarme domesticar para convertirme en un recatado trabajador que huye de todo tipo de conflictos tanto laborales como personales.
Ni el empuje aportado por los consejeros, ni mi ilusión inicial, pudieron con tal propósito. A penas día y medio después del ‘cambio de chip’, mi lengua empezaba a revelarse,… y finalmente lo hizo.

Si es que uno es como es… y debe conformarse con ello.

Perdido y recuperado mi carácter y comportamiento natural, me dio la sensación de que me faltaba algo, que en él proceso se había quedado algo colgado… Pensé que uno no podía hacer ese cambio de ida y vuelta sin más y volver a la normalidad de una forma tan rápida. De pronto, noté haber perdido, a parte de la elasticidad de mi lengua, ciertos dones: tales como el del vilipendio, la ofensa y el desdén.

Y así, sin proponérmelo, me vi discutiendo sin faltar al respeto a nadie y con una nueva vuelta de tuerca a mi adorado arte de la ironía.

Sé que todo esto es un poco raro y siniestro, pero en resumen os diré que con ese insignificante periodo de tiempo en el que conseguí seguir el consejo de morderme la lengua, descubrí que tenía demasiado veneno oculto en ella… Así que, horrorizado y avergonzado, me deshice clandestinamente de él y, ahora sí, sin todo ese veneno dentro, le he vuelto a dar rienda suelta a esta lengüecita,… pero ahora sin escupir veneno a nadie....

Y resulta que me siento genial.

22 comentarios:

  1. Felicidades esto merece un Gran Beso ... uy!

    Néctares

    ResponderEliminar
  2. Felicidades, pero...cuidado! El veneno siempre está ahi, y puede que salga en el momento menos oportuno cuando menos te lo esperas...

    Te lo dice una que sabe sobre el tema....

    ResponderEliminar
  3. jajajajajajaj a mi que me maten que seguiré hablando para bien y para mal,pero como me pasa exactamente lo mismo antes de cabrearme hasta el punto de que me explote un ojo jajaja aprendí a abrir la boca en esos casos lo justo y necesario,cuando reunas tantas razones como casitas en el monopoli que ni cristo te pueda rebatir nada además como soy de argumentos algo irónicos...,así parezco modosita hasta que... mi discurso deja el silencio mas absoluto tras caras sorprendidas de la leona que llevo dentro ,eso si la leona no hace uso de sus garras ni su fiereza,es mas moderna,el sarcasmo hace más daño jojojojojo

    ResponderEliminar
  4. Vaya uno debes estar hecho tú, como para retarte a un duelo dialéctico de ida y vuelta...
    Cuidado si veneno tienes en la lengua, de no mordértela demasiado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. je
    es bueno no cargar con rabietas ajenas que se convierten en personales...

    el k vive tranquilo vive mejor

    saludos...!!

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Me alegro mucho de que te sientas bien con ese cambio. Personalmente considero que has salido ganando, siempre he dicho y seguiré diciendo que se puede "insultar" sin ser grosero ;)

    Felicidades :)

    ResponderEliminar
  8. Estoy con la Gata Negra....todo es cuestión de saber utilizar la lengua. ( mal pensado, jejeje).
    Utiliza algún sinónimo rimbombante y verás. Te pegas unas desahogadas finas y el de enfrente ni lo nota. Estulticia y cultura no suelen ir juntas.
    Y encima quedas como un señor.
    (Que me disculpe Lunar que intenta llevarte por el buen camino).
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Pues me alegro muy mucho, uno no puede luchar contra su naturaleza. Eso es imposible. Por otro lado la Ironia es una muestra más que rezanable de inteligencia. un saludo amigo

    ResponderEliminar
  10. Muy bien, parece que has dado otro paso más a la madurez (creo recordar haberte leído algo sobre que estabas en ello). Eso sí, con educación pero no te guardes nada, que luego las úlceras pasan factura.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Bueno, pues si al monillo le han puesto la antirábica y ha funcionao... me alegro un montón! no dejes escapar a Lunar que te hace mucho bien!

    besazos!

    ResponderEliminar
  12. Y eso cómo se hace, porque a mi no me funciona, yo saco la lengua a paseo y la mitad de la gente no entiende que no tengo nada escondido en la manga, simplemente soy así.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. O te gusta discutir o lo haces por entrenarte... Es la tónica de tus entradas.

    ResponderEliminar
  14. Estupendo método, si puedes paténtalo.

    ResponderEliminar
  15. Querido Jauroles todo vuelve a su ser jaja
    ya verás.
    besos

    ResponderEliminar
  16. Yo debería esconderme y callarme, pero va contra mi naturaleza, y hablé y lo fastidié todo y ahora lo dicho, dicho está.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Guapo, me alegro de que hayas aprendido a controlarte, porque es una pena, que un tío tan sensato como tú , pierda la razón tan solo porque se le vaya la lengua... en cualquier caso... estoy segura, de que cualquiera que quiera profundizar en ti, perdonaría esos nervios que te hacen saltar...

    Un besito

    ResponderEliminar
  18. Ays sí, haces mejor cara Chimpa!!!
    Sin veneno, pero no calles. Te prefiero, los prefiero. Algunos, impasibles, sin opinión, sin voz, ni voto, moldeables, maleables, que aunque les pinches, no les sacas ni sangre..uuuuuf

    ResponderEliminar
  19. Yo es que si me callo me da algo.. ahora que el veneno como no puedo evitar el tenerlo aprendi a dosificarlo..
    besos!

    ResponderEliminar