jueves, 7 de octubre de 2010

Cómo conocí a Lunar

¿Os he contado alguna vez la historia de cómo conocí a Lunar? Creo que no.

Pues bien, nos presentaron en un pub. Fin.

Que típico, ¿verdad? Dónde está ese encuentro genuino, esa casualidad increíble del destino... ¡Ala! ¡En un bar de copas! Que poco épico. Si es que lo primero que hicimos juntos fue pedirnos un cubata... Que despliegue de romanticismo por dios…

Así que he decidido contároslo del siguiente modo. Modo, que echándole algo de imaginación, no se aleja demasiado de la realidad...

Andaba yo en busca de La Felicidad, sin éxito alguno, cuando me crucé con un anciano. Sin duda alguien con tantos años de experiencia sabría indicarme como encontrarla.
- Disculpe, ¿para llegar a La Felicidad?
- Sí, mire: Siga todo recto por la calle Desengaño, al llegar a la Plaza del Olvido, gire a la izquierda y avance por la Avenida Esperanza hasta la segunda boca-calle a la derecha, la calle de las Nuevas Ilusiones... Si recorres esta calle hasta el final, justo al lado de La Alegría, encontrarás La Felicidad.

Anduve un buen rato siguiendo las instrucciones del anciano, pero en algún momento debí desviarme de la ruta... El caso es que acabé en la calle Confusión... Así que decidí volver a preguntar.


La única persona que pude ver a mi alrededor era un hombre extremadamente delgado, de expresión desoladora y vestimenta fúnebre. No parecía precisamente la persona indicada a quien preguntar, pero no había nadie más por allí cerca.
- Perdón, ¿sabes por dónde queda La Felicidad?
- ¿La Felicidad? Conozco de cabo a rabo esta ciudad, y puedes estar seguro de que La Felicidad no existe. Buscas en vano.
- Pero, si todo el mundo habla constantemente de La Felicidad. Es más, recuerdo haberla contemplado con mis propios ojos hace algún tiempo...
- Sandeces.

Desanimado, me alejé de aquel desalentador guía, cabizbajo y sin mirar al frente. Apenas había caminado unos pasos cuando me choqué de morros contra una hermosa chica que respondía al nombre de Lunar. Tras pedirnos disculpas mutuamente y sonreírnos con cara de alelados, me animé a preguntarle.
- ¿Sabes cómo puedo llegar a La Felicidad?
- ¡Que casualidad! Yo también voy para allá. ¿Quieres que vayamos juntos?
- Pero ¿conoces el camino?
- Más o menos, estuve por allí hace poco. ¿Tú nunca has estado?
- Creía que sí, aunque ya no estoy seguro... El caso es que soy incapaz de encontrarla, estoy algo desorientado…
- Bueno, dame la mano y no me sueltes. Juntos la buscaremos.


Y colorín colorado este cuento justo ha comenzado... ¡Que tiemblen las perdices!

31 comentarios:

  1. Que bonito, que esperanzador... que enternecedor!! Ojalá que olvides el camino de vuelta!! Un besito

    ResponderEliminar
  2. Oye, que digo yo que no habréis hecho un mapa, mientras hacíais el camino... Que digo yo que no pretenderéis estar solos ahí, que cuanto más gente mejor, o al menos eso dices en tu meme.
    Un abrazo pa tí y un beso para Lunar, con tu permiso...
    ... o sin él.

    ResponderEliminar
  3. :) qué chulo!! me ha encantado :)))

    ResponderEliminar
  4. Hermoso...tienes un regalo en mi blog
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Si uno le hecha imaginación a las cosas, siempre sale con una sonrisa en el rostro, esa sonrisa la has dibujado esta mañana pués en tu texto trasmites esa ilusión de caminar juntos.
    Un abrazo querido amigo

    ResponderEliminar
  6. Me encantaron las 3 primeras líneas... Luego no he leído el resto.

    ResponderEliminar
  7. Pues si no habéis llegado, os queda bien poco, no?

    ResponderEliminar
  8. La mayoria de tus entradas. Todas. me gustan, me gustan mucho, con algunas sonrio, con otras pienso, con otras directamente me troncho. Esta, me ha entusiasmado. Luego decis que el poeta soy yo...
    No se si encontrareis la felicidad (estara donde los acentos d emi ordenador) pero seguir juntos buscandola. ya sabes lo que dice Kavafis es mucho mas importante el viaje hacia Itaca que llegar a este lugar de felicidad.

    disfrutad el camino, que se entrelacen vuestras manos.

    un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  9. Que estilo tienes, que bonito! :)

    ResponderEliminar
  10. Yo la encontre pero por casualidad y antes estuve tan perdida que ni siquiera tire miguitas de pan para trazar el camino... a veces doy traspie y se me pierde un poco a veces se muda sin dejar direccion... a veces me tropiezo con ella de brucs y a borbotone y tambien a veces la niebla la tapa y no logro verla... siempre esta ahi... soy yo la despistada...
    un besito!

    ResponderEliminar
  11. Juo!!!! volvió mi envidia cada vez más insana al leerte... casi que prefiero ver como se te rompe el coche!!!

    jummmm, alé disfrutalo! (que hay que ser cordial)

    ResponderEliminar
  12. Uhmmm... qué sugerente.
    ¿Cómo va ese camino?

    ResponderEliminar
  13. Que arte tienes para explicar las cosas Chimpa!!!
    Disfruta del camino, ese único y descubierto con Lunar, que como dijo el poeta, se hace al andar.
    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Pero que ingenioso eres, que original manera de contarlo. Me ha encantado. Eres un fenómeno ;)

    Mil besos!

    ResponderEliminar
  15. Que os dure muchos años. A ver si el anciano ese pasa por mi barrio. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Que lindo!
    Ojala puedan terminar comiendo esas perdices!

    Besos!

    ResponderEliminar
  17. Ainsss qué bonito!

    Creo que ambos la habéis encontrado y no la vais a dejar escapar ahora que ya la tenéis.

    Un abrazo y enhorabuena

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué bonito! hace poco hice un corto con una amiga se llamaba: looking for..., el caso es que trataba de que todos andamos buscando algo, algo que nos lleve directos a la calle de la felicidad, y en esa búsqueda acabamos confusos y perdidos, pero entonces, de repente un buen día, econtramos, casi siempre por casualidad aquello que andábamos buscando. Disfrútalo siempre!

    ResponderEliminar
  19. jajajaja vamos un episodio merecedor de formar parte de la gran película Serendipity jaja Un beso Jauroles.

    ResponderEliminar
  20. Jauroles... no tengo palabras, preciosa historia. Ahora mismo tengo dibujada una sonrisa en mi cara de las que hacen juego con mi cara de tonta mientras un suspiro se me escapa... ayyyyy, qué bonitooooooooo.
    Me ha encantado.
    Un besote

    ResponderEliminar
  21. Me ha encantado la historia, Jauroles!! y creo que independientemente de que os hayáis conocido en un pub, la historia fue como dices!!

    ResponderEliminar
  22. Repito si Lunar te suelta, ven a buscarme. jaja
    un besito

    ResponderEliminar
  23. Buenísimo, maestro. Los diálogos, qué decir de ellos, que son perfectos y muy ilustradores.
    Menos mal que en la calle Confusión dejaste a un lado al Sr. Pesimista, para encontrarte con la encantadora Lunar, doña Esperanza.
    Un besazo desde mi Jardín.

    ResponderEliminar
  24. No sabemos detrás de que escondite va a estar el amor de nuestra vida.

    Que es en un pub de la manera más simple del mundo? Pues bendito sea el pub!!!

    ResponderEliminar
  25. Estoy segura que ella sería muy feliz al leer esta versión de aquella historia. Yo creo que no es importante la forma en que se conocen las personas, sino más bien lo que se siente al hacerlo.

    Y por lo que parece tu encuentro con Lunar, fue un chispazo de verdad, y no de esos que anuncian de martini y coca-cola..

    ResponderEliminar
  26. Oye, pues a mí lo de conocerse en un pub presentados por un amigo no me parece mal. De hecho yo conocí así a mi marido, claro que en mi caso fue una encerrona por mi parte, pero...

    ResponderEliminar
  27. Yo creo que ya estaís en ese lugar.
    Yo conocí a mi niño por internet... jejeje!!!

    ResponderEliminar
  28. ohhhhhhh
    que bonita manera de contar tu historia!!!
    me encanta!!!
    un simple choque y surgio la chispaaa!!!
    un besito gigante!!!

    ResponderEliminar
  29. ¡Qué es esta entrada tan linda! Me ha encantado Jauroo! :) Especialmente la última línea! Como siempre, mis respetos amigo!

    ResponderEliminar
  30. Qué bien te ha quedado esta entrada! :). Yo también conocí a la felicidad en un bar, ya ves, qué poco original, pero lo importante es encontrarla, sea donde sea.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  31. Buenas.

    Preciosa manera de contar como conociste a Lunar!

    Yo lo encontre detras una pantalla de Pc, pero no lo supe hasta que lo tuve delante, jajjaajaj

    Que os dure mucho, mucho tiempo!!!!

    Besos para los dos!
    Rosa

    ResponderEliminar