lunes, 6 de septiembre de 2010

Réplicas

Todo el mundo sabe que después de un terremoto pueden devenirse las réplicas. Esas réplicas siempre serán de menor magnitud, intensidad y duración que el movimiento sísmico primario…

Pues eso es lo que ha sido para mí este fin de semana: Una mera réplica de mis vacaciones.

Y es que durante este fin de semana he tenido la extraña sensación de estar aún de vacaciones, de que éstas nunca hubieran acabado y de que ni mucho menos esta última semana la hubiera pasado de vuelta en la oficina trabajando.

La temperatura estival y el hecho de que mi temporalmente detestada Lunar continúe de vacaciones no han ayudado a tirar por tierra esta sensación.

Y aquí estoy ahora, casi como el domingo pasado, sin poder dormir y con mi mente bombardeada de recuerdos vacacionales, especialmente de mis días en Cerdeña

Recuerdo perfectamente la mañanita de playa con problemas logísticos, oseasé con una sola toalla. Lo fría que estaba el agua y que fue Lunar la que se metió primero en el agua, pero de espaldas, que resulta que así está menos fría,… o eso afirma ella.

Y cuando Lunar se compró aquel jersey, y claro, al lado de la playa y con el calor que hacía poca lógica tenía… Pero aún paseando, ya a media tarde, el sol empezó a bajar, el aire a soplar y Lunar se puso el jersey con una malvada sonrisa en su rostro. Yo intenté simular no verme afectado pero acabé apretujándome al máximo contra Lunar en busca del roce y el calor de ese preciado tacto. La lana del jersey...

Me viene a la cabeza el exitoso día de desenfreno culinario, en el que combinamos con igual grado de lujuria una langosta a la catalana para comer y un Big Mac para cenar.

Y aquella urgente paradita camino de Bosa para hacer pis, y para que Lunar se peleara con una camarera, una imbécil que pretendía obligarnos a consumir para usar el baño… ‘Pues buscamos otro lado aunque me mee encima’, me dijo Lunar indignada…

Recuerdo las noches, su pelo despeinado por el aire en el puerto, cuando nos besábamos al lado de aquella farmacia y nuestras risas ahogadas para no despertar a todo el hotel a nuestra llegada. Llegada alcohólica, por supuesto.

Y, cómo no, la búsqueda incesante de un restaurante que nos recomendaron, del cual no teníamos ni el nombre ni una dirección exacta, simplemente una escueta descripción del mismo. El cual llegamos a la conclusión de que no existía. Hartos y extenuados por tal salvaje broma o juego macabro acabamos repitiendo restaurante en el centro.
- ¿Carne o pescado?
- Pescado.
Y mientras devorábamos el pescado incógnita, veíamos pasar la colorida tenia que se remueve por los intestinos de Alghero, tenia de tal magnitud que no podíamos menos que pensar que el final de la calle era un inmenso y desproporcionado agujero negro.

Me acuerdo de nuestro amigo francés, y cuando solicitó hacernos una foto mientras nos besábamos Lunar y yo. ‘Conocía el dramatismo de El beso de Picasso y el simbolismo de El beso de Klimpt, y ahora he inmortalizado toda la ternura y el realismo del vuestro’, dijo cuando accedimos.
Gracias a este y otros momentos, tenemos un piso disponible en Le Marais, París. Pero eso,… eso formará parte de otro viaje,… de otras vacaciones.

26 comentarios:

  1. Qué bonitos recuerdos tienes de tus vacaciones.

    un besito

    ResponderEliminar
  2. Una vivencia tan hermosa que perdura en el tiempo,que estas y eres feliz,y la mente se mantiene en esa felicidad, y el tiempo pasa a no tener medida, al menos, la que se tenía antes de.
    Que sea asi por mucho tiempo, Jauro.
    Hermosas viviencias, mi enhorabuena, chavalote. Un abrazote

    ResponderEliminar
  3. Oooooooohhh... que bonito!!! Al menos te quedan los recuerdos, aunque no estés de vacaciones.

    ResponderEliminar
  4. Sucede a veces, que la vida, es un suceso costante de brivaciones y sensaciones que recorren la espalda y la nuca para decirte eiiiiiiiii disfruta estás vivo.
    genial esos momentos, esos instantes en los que la ciudad se para, en la que la ginesta de los montes de Cerdeña para la respiración para saldarte.
    un saludo amigo.

    ResponderEliminar
  5. Qué preciosas han sido vuestras vacaciones, espero que sean las primeras de muuuchas mas plagadas de momentos tan divertidos y tiernos como las de Cerdeña.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bonito Jauroles! Yo quiero unas así ^_^
    Besos!

    ResponderEliminar
  7. ohh!!! qué bonito!! me enacantaaaaa!!! yo lo más que recuerdo de mis vacaciones...es el calorrr!!!!!!!!! jajaja!!!!!!!!!

    un beso

    ResponderEliminar
  8. Las vacaciones se alaragan con los preparativos y con los recuerdos. Que te duren mucho!.

    ResponderEliminar
  9. Me encantó...un bello recuerdo,Jauroles.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Me suele encantar tu blog pero sentada en mi oficina, de vuelta de vacaciones, leer un post como éste me ha hundido en la miseria...Quiero vacaciones de nuevo!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Que buena vida te pegas! Me alegro, haces rematadamente bien.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Estás hecho un romanticón Jauro. Ya no solo disfrutas si no que rememoras, es como viajar dos veces al mismo sitio pagando solamente un billete de avión. ¡Cómo somos los catalanes...!
    Un abrazo crack, que hace frío y la lana apetece.

    ResponderEliminar
  13. ¡ Un beso inmortalizado por la cámara de un francés ! Impresionante.

    Gracias por compartir tus recuerdos con nosotros.

    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Se pueeeeeeeeede?
    Uffff preciso, me da un poquito de envidia. Estoy muy sensible, me he dejado llevar y los recuerdos se han apoderado de mí, soy una catarata.
    Gracias! Tardaré un par de días en recuperarme pero ha merecido la pena disfrutar este momento.
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Vacaciones siempre llenas de anécdotas estupendas.. y mágicas...

    me encanta.. la entrada.. sobre todo esa sensación del pelo de ella, al aire... en la noche...

    y mira estaba pensando en entrar en tu blog.... cuando tu entraste en el mio, curiosidades..

    verdad.

    Y si soy bien nacida.. tuve buenos padres, ja, ja, ja... me enseñaron mucho..

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Eso es lo que tiene de bueno que se acaben las vacaciones, que puedes recordalas!!!! Besos.

    ResponderEliminar
  17. Genial este párrafo: "Recuerdo las noches, su pelo despeinado por el aire en el puerto, cuando nos besábamos al lado de aquella farmacia y nuestras risas ahogadas para no despertar a todo el hotel a nuestra llegada. Llegada alcohólica, por supuesto."
    Me imagino que, igual, despertaron a todo el mundo. Me encanta lo cinematográfico del nombre "El pianista en el tiroteo" y me recuerda el cine de la nueva ola francesa (Truffaut) por aquello de "Dispárenle al pianista" (jajaj). Saludos. Ahí me le colé como seguidor. Me gustaría que ese rostro tan mono quedara entre los seguidores de mi blog. Invitación abierta. Me sumos a su tiroteo, estimado pianista.

    ResponderEliminar
  18. Sabia que no te ibas a contener jajajaja, que bueno que comenzaste a contar..
    besos

    ResponderEliminar
  19. de los recuerdos se vive...
    muy bonito!°
    saludos!°

    ResponderEliminar
  20. Fascinante es el viaje que me has regalado con tus letras.
    Agradecido de haberte leido quedo. sigue asi.

    ResponderEliminar
  21. No tenías que haberte reído de Lunar por haberse comprado un jersey, cuando en diciembre se compre un bikini no abras la boca ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Bonitas vacacione...bellos recuerdo que te persigen...disfrutalos...tu felicidad con Lunar es un lujazo.
    Besos.

    India

    ResponderEliminar
  23. jajaja me ha encantado lo del jersey, si esque a veces las mujeres somos muy brujas jajajaja
    un beso!

    ResponderEliminar
  24. Me da que vas a estar disfrutando de unas laaaaaaaaaargas vacaciones Chimpa, de esas que no importa el lugar... ;D
    Petonets

    ResponderEliminar
  25. Los recuerdos son un arma de doble filo..

    ResponderEliminar