viernes, 9 de julio de 2010

La masa de aire africano y otros métodos de cocción

¡Qué se aproxima una masa de aire africano!, anunciaban los telediarios alarmados. Esperábamos el atronador estruendo de miles de vuvuzelas, pero resulta que hablaban de las temperaturas…

¡Y qué temperaturas! ¡Menuda calor que hace! Un calor que no a todos nos afecta del mismo modo…

Hay a quien el calor le afecta físicamente, como a mi padre. Su piel se vuelve húmeda y reluciente, haciéndola parecer de plástico. Cuidado, si una tarde calurosa de verano se os acurre acercaros a darle un abrazo, aseguraros de que las ventanas están cerradas, ya qué se os puede resbalar de entre los brazos y salir disparado por cualquiera de ellas.

Hay a quien el calor le afecta psicológicamente, como a mi hermana-princesa. Ella ya es irascible por naturaleza y este verano ha declarado que el calor le pone de mala hostia. Quienes la conocemos sabemos que cuando ella reconoce algo, todos lo sabíamos hace años… pero vaya, que lo ha admitido.

Hay a quien el calor le deja sin fuerzas, como a mi madre. Así que decide poner el aire acondicionado, tumbarse en la cama y retarse en un cara a cara con el gato para ver quién es capaz de alargar más la hora de la siesta.

Hay a quien el calor le afecta directamente en el habla, como a Compañero A. Que aún habiendo nacido en la periferia de Barcelona, le ha dado por hablar andaluz: ‘Ofú, que caló que hace, chiquillo’, ha exclamado hoy en repetidas ocasiones.

Hay a quien el calor le afecta en su estado de salud, o eso creen…, como a Compañera B. ‘Estaba fumándome un cigarro en la calle, y me he mareado y todo de el calor que hace’, farfullaba esta mañana. A lo que alguien le preguntaba que si había desayunado algo. ‘Un café y dos cigarros’, respondía ella con total naturalidad…

Hay a quien el calor le afecta en el estado de ánimo, como a Festivo. Que ni le apetece hacer deporte, ni le apetece charlar, ni le apetece moverse de su casa. Eso sí, cae la noche y renace cual vampiro dispuesto a aterrorizar a toda fémina viviente, pretendiendo que los demás le sigamos…

Hay a quien el calor sencillamente no le afecta, como a Lunar. Así que coge tranquilamente su coche sin aire acondicionado a las tres de la tarde y se planta en la playa. Llevándose un chaleco por si, según sus propias palabras, ‘más tarde refresca un poquitín’

Hay a quienes no se sabe cómo les afecta el calor, como a Activa y a Sensato. Que como están en Turquía no he podido observarles... La única declaración que han hecho es: ‘Te hemos comprado la camiseta de La Roja’. Así que como se están portando bien no me meteré con ellos.

Y hay a quien el calor le provoca insomnio. Y se dedica a escribir a altas horas de la madrugada. Pero debido al achicharramiento de neuronas, sólo escribe tonterías.

31 comentarios:

  1. Se te han olvidado a los blasfemos. Hay a quien el calor afecta a su fe hasta límites insospechados: "cagondios, qué calor hace" o "madredelamorhermoso, qué ponientazo". A estos se les detecta en seguida porque se pasan el día refunfuñando por lo bajinis. A veces pienso que igual rezan para que se les perdonen sus salidas de tono.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo antes lo pasaba peor....debe ser la suerte que tengo que aqui dónde vivo por las noches refresca y asi se aguanta mejor.

    Y tu no escribes tonterias a ninguna hora.

    ;)

    ResponderEliminar
  3. Hay los que se vuelven repetitivos hasta la saciedad. Dieciendo en un minuto mil veces los grados que hacen en la calle.

    También aquellos que siempre dicen; este año va a hacer más calor que nunca...lo malo es que este mismo lo dice todos los años. Creo que el calor los vuelve amnesicos o algo.

    A mi me encanta el calor, aunque reconozco que ando todo el dia quejándome de él y hablo como tu compañero, pero claro es que yo sí soy andaluza ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Jajaja.
    Cómo me río contigo!
    Tu hermana no es que lo reconozca tarde, es que los demás os precipitáis en vuestros juicios.
    Jaja.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. No quiero decir que seamos família, pero sudo hasta convertirme en plástico, estoy de mala hostia, voy todo el día mareado, me da por dormir maratonianas siestas y me encuentro mareado y cansado. Lo del insmonio y el escribir tonterías lo tengo crónico, y eso ya lo sospechabas...
    Jauro, te has dado cuenta? 37 grados al fresco. Collons quina calda!

    ResponderEliminar
  6. El calor funde las neuronas, pero te ha salido un post muy curioso.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Menos los síntomas de tu padre y de Lunar...creo que todos los otros los tengo...y el de tu hermana especialmente...el calor me pone de muy mala hostia, jajajaa...
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Jajaja Jauroles! Pues ánimo, que ya pasa el calor!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. trankilooo....no pasaaa naadaaaaaa..concetrateeeee el calor está en tu menteeeeee ommmm!!!!!!!!!!
    q´! va! yo tpco lo soporto!!!
    besotessss

    ResponderEliminar
  10. Mi dirriiiiiiiiitooooooooo.... y aún hay gente que con este caloraco le apetece tirarse a tomar el solaco??? cómo se nota que no viven en la capital!!!

    pero estoy de acuerdo en que para dejar de fumar es lo mejorcito!!!

    bss nene y... a pasarlo!

    ResponderEliminar
  11. Tonterias graciosas y bien escritas, que ya quisieramos muchos...

    ResponderEliminar
  12. Jajajajaja! Que buen post!

    Fu! Retar al gato en eso es una batalla casi perdida de antemano! Que valiente tu madre! ^^

    ! besazo!

    ResponderEliminar
  13. Tu has visto esas encuentas que hacen y te dan varia alterntivas y como ultimo te pone:
    todas las demas...?
    bueno a mi el calor me pone como todas las demas, depende de con que pie me levante.
    besitos Jau.♥

    ResponderEliminar
  14. hay dios!...manden un poco de calor para buenos aires...aca nos estamos helando!...estamos en pleno invierno...yo me quedo mil veces con el calor....tendré alma de tortuga y tendré que invernar, porque realmente no tolero el frio...

    ResponderEliminar
  15. Jajaja yo me parezco a tu hermana:))) refrescos!! :)))

    ResponderEliminar
  16. tu calor y yo frio!!1 aaaa aqui en mi pasi puras tormentas!!! :S waaaa pz animo jajaja

    ResponderEliminar
  17. Y si, al final el calor ha llegado, y lo dudabamos porque se ha hecho esperar este año, pero mira, nos hemos equivocado otra vez. Que tontería pensar que este año el verano iba a ser benevolo y por lo tanto menos caluroso. Si es que no aprendemos de un año para otro.

    Yo soy como Lunar, no me afecta demasiado, me encanta el verano :)

    besitos mañaneros, buen finde :)

    ResponderEliminar
  18. Yo creo que hace calor porque estamos en julio.

    Lo demás son ganas de autoflagelarse.

    Así que a aguantar como se pueda, porque luego las nieves tampoco nos dan gusto!

    Un beso rey!

    ResponderEliminar
  19. Justo el calor es lo único que no hecho de menso del verano, a mí me pasa todo eso: sudó, me pongo de mal humor, me tiro todo el día tumbada sobre el suelo que esta más fresquita, zarpamos para la playa...en fin, y los desvelos, realmente me parece que en verano todos andamos padeciendo insomnio.

    ResponderEliminar
  20. ¿Calor, qué calor? (se oye de fondo el zumbido del aire acondicionado) No, perdona, yo no salgo a la calle ahora con la que está cayendo. 43 grados marca el termómetro de la farmacia. ¡Dios, el aire, está soltando agua!
    Cómo me he reído con tu post. Estás sembrao.

    ResponderEliminar
  21. No nos engañe amigo Jauroles. Usted escribe tonterías también en invierno... Excelentes tonterías, eso si.
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  22. que leches le pasa a todo el mundo con las vuvuzelas? hay quien esta' dando clases particulares ya jajajajaja en fin... que a por ellos! que yo no me lo pierdo ni desde Ohio!
    Besetes

    ResponderEliminar
  23. Ese maldito calor! ¡qué poco lo echaba de menos! Yo que acabo de volver de vacaciones de un lugar donde estabamos a 24 grados ... ¡y me encuentro con los 40 de aquí! ¡para morirse! No me extraña que la gente desvarie.

    ResponderEliminar
  24. Jajaja… ¡qué ocurrente Jauroles! Efectivamente el calor hace estragos. Aquí donde me encuentro, Madrid, el calor es sofocante e insoportable. Incluso a los más osados bereberes les costaría caminar sobre el asfalto derretido de sus calles.
    Un beso desde mi Jardín.

    ResponderEliminar
  25. Momentos dulces, y un abrazo..

    Male.

    ResponderEliminar
  26. yo soy mas como tu hermana princesa...que me vuelvo casi insoportable (mucho mas de lo normal digo)...besos

    ResponderEliminar
  27. A mí el calor me aplatana, me deja sin fuerzas y no me deja dormir ¬¬

    ResponderEliminar
  28. Yo solo puedo decir:

    !Viva el calor!..

    Besos

    ResponderEliminar
  29. Jajjaajaj, me encanta la entrada!!! A mí me afecta algo el calor, aunque lo aguanto bastante bien, no llego a la indiferencia de Lunar pero bueno... El frío me resulta más difícil de soportar.

    Así que tus amigos Activa y Sensato están en Turquía!!! Ayssss, yo me voy este domigno y estoy ya nerviosa, nerviosa!!!
    Allí sí que debe de hacer un calorrrrrrr.... buffff. Y te han traído la camiseta de la Roja, se han portado, eh??? Qué quieres que te traiga yo? Jajaajaj!!
    Un beso!!!

    ResponderEliminar
  30. No puedo con el calor. Sudo, me duele la cabeza y me convierto en un ser borde (mas aun, si eso es posible).Que bien se esta en Invierno.

    ResponderEliminar
  31. El calor nos afecta y no de forma positiva, cuando has de salir a la calle te entra el pánico a sabiendas de que empezaras a sudar y mojar la ropa que llevas con lo que mantener la dignidad se convierte en ardua tarea, además nos vuelve más agresivos, las últimas tardes he sido espectadora de varias broncas callejeras por motibos nímios.
    Y, desde luego, impide conciliar el sueño muestra de ello es que estoy tecleando a estas horas :(((

    ResponderEliminar