miércoles, 28 de abril de 2010

Dos miradas y un adiós

Desde un principio había detalles que hacían presagiar el desenlace...
La misma manta que a ella le hacía tiritar, a mi me hacía sudar.
Ella prefería disfrutar del sol y yo observar la luna.
Luego se fueron sumando diferencias mucho más transcendentales que prefiero no rememorar.

Para convertirnos en compatibles no nos quedo más remedio que hacer enormes esfuerzos. Entre otros, yo dejé de respirar por miedo a que el ruido pudiera molestarle, y ella dejó de parpadear por miedo a que yo desapareciera de su lado.

Pero hay cosas que no se pueden mantener eternamente: Yo empezaba a ahogarme; me era imposible continuar sin respirar. Y sin parpadear, de sus ojos ya sólo salían lágrimas.

Llegamos a un punto sin retorno, en el que yo empecé a respirar jadeando con la intención de enfadarle y ella empezó a parpadear de forma exagerada, procurando perderme de vista el mayor tiempo posible.

Supongo que ella comprendió que esta situación no nos llevaba a ninguna parte, que estábamos sufriendo cada uno a su manera. Lo mejor era separar nuestros caminos y nuestras vidas. Pero yo aún no quería entenderlo... La ruptura fue dolorosa y seguramente yo la hice aún más dura al intentar aferrarme a ella.

El otro día, al reencontrarnos, los ojos de N. me dijeron muchas cosas. Cosas que poco a poco he ido entendiendo…

Sus ojos volvían a irradiar alegría y felicidad, ni rastro de aquel odio con el que se despidieron de mí la última vez. Esto me resultó más reconfortante de lo que esperaba, creo que de algún modo he acarreado con ese odio todo este tiempo, pero por fin se ha esfumado…

Sin duda, mis ojos también desmentirían aquella falsa pose de desprecio con el que decidí que se despidieran de N hace 8 meses, y darían fe de mi felicidad actual junto a Lunar.

De hecho creo que sin nosotros notarlos, mientras charlábamos, nuestros ojos se estaban perdonando por aquella última mirada y, por supuesto, se estaban regalando un nuevo adiós. Un cálido adiós.

Nos hemos amado, fuimos felices, disfrutamos de lo nuestro,… pero se acabó. No merece la pena perder más tiempo recordando, adjudicando, creando o admitiendo culpabilidades. La realidad es que llegó un día en que dejamos de ser felices juntos, y ahora hemos vuelto a encontrar la felicidad así, cada uno por su lado.

Liberado de todo rencor, le deseo lo mejor a N. Y no es que cierre con llave esa puerta imaginaria para siempre, es que esa puerta ya no existe… En su lugar, como conmemoración a lo nuestro, colgaré un cuadro… Un cuadro hermosísimo.

38 comentarios:

  1. Escribes tus pensamientos, describes tus emociones y analizas las situaciones de un modo que es un gustazo para el alma leerte; eso lo 1º.

    La historia la conozco, muchas veces el amor no es suficiente y separarse es la mejor opción, aunque cueste verlo al principio, a la larga recuperas la alegría (como con Lunar) y si en ese "a la larga" compruebas que la otra parte también vuelve a ser feliz todos los malos recuerdos dejan de tener importancia y van desapareciendo.

    un beso, me gustó tu entrada, me gusta que ahora estes bien y me encanta ser tu primer comentario :)

    ResponderEliminar
  2. Cuando el amor nos hace sufrir... es mejor abrir la puerta y dejar que se vaya.
    Fijate, creo que no hay adios con "N", y cuando pase algun tiempo habrá un "HOLAª, pero será un hola distinto al de antes... porque sereis unicamente amigos, y creo que de los buenos!!!
    Ya me contaras...

    Besossssssssssssss

    ResponderEliminar
  3. Se necesita valentia para poner fin a una etapa de la vida... mis mejores deseos para esta nueva vida, junto a tu nuevo amor.
    Un saludo.
    India

    ResponderEliminar
  4. Me has emocionado y todo! Si me pongo en el lugar de Lunar, y me contarás tu reencuentro con N de este modo, te querría un poquito más. Creo que no deberías tener miedo de mostrarle todo lo que tienes dentro, porque intuyo que es la hostia.

    ResponderEliminar
  5. Jeje, este post y el anterior son la bomba.

    Yo ya no doy consejos, además que creo que ya has tomado tu decisión. Pero piensa dos cosas: una, el brillantísimo comentario del completo gilipollas. Dos, si se lo cuentas, ¿lo harás porque crees que es mejor que lo sepa (cuando tú sabes que no es importante) o porque te sentirás mejor al contárselo?

    ResponderEliminar
  6. tus ultimas 3 entradas son interesantes y me crean una sensacion de deja vu. Jauroles me recuerdas muxo a mi, cada dia mas. He stado hace poco en esa situacion y 8 meses tambien fue la cifra, t entiendo en todo.

    Adelante con tu nuevo destino y tienes un amigo en mi para ayudarte.

    salu2

    ResponderEliminar
  7. Buen post. Solo decirte que después de una amarga ruptura , pasado el tiempo el perdón se hace necesario y ayuda a veces a liberarnos de una pesada carga.

    Me alegro por ti

    ResponderEliminar
  8. Estoy de acuerdo que después de una ruptura ( y no digo dolorosa por que creo que todas lo son) y después de darse un tiempo prudencial, lo mejor es el perdón por ambas partes! Estoy segura de que se puede conseguir.

    ResponderEliminar
  9. En alguna de mis entradas he hecho esa referencia a los ojos, a las miradas de las que tu hablas. Dicen tanto sin palabras, no mienten. Tanto para mal como para bien, dos personas que se quieren o que se han querido con solo mirarse se entienden.

    Me alegro que vuestras miradas se hayan perdonado, me alegro por ese precioso cuadro que vas a colgar. Esa actitud tuya es fantástica y ad-mirable ;)

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Hay que mirar las cosas con relatividad. Así avanzamos por la buena senda.

    ResponderEliminar
  11. Te has quitado un gran lastre, espero que ahora vaya todo mejor.
    Beso

    ResponderEliminar
  12. Hermano, esta es, sin duda, la entrada que más me ha gustado de todas las que te he leído...
    Me encanta de principio a fin... describes fenomenalmente la incompatibilidad y el esfuerzo que se hace para no incomodar al otro "no respirando, no parpadeando".... pero, sobre todo me ha llegado la idea de la puerta imaginaria, que no es que esté abierta o cerrada... simplemente (y felizmente) ya no existe... plas plas plas...

    Pax habemus, brother.

    ResponderEliminar
  13. El final del post desprende una vitalidad increible!

    Me alegro un montón de que te hayas quitado ese peso de encima! ^^

    Besicos!

    ResponderEliminar
  14. Eres genial, me encanta leerte, y me gustaría poder sentir y que sintieran lo que describes con todos mis ex, sin embargo, por desgracia no es así... no todos tienen la capacidad de perdonar y de asimilar sin rencor un pasado, un recuerdo feliz que dejas atrás... te honra ser asi.

    Un besito

    ResponderEliminar
  15. Ejem, muy buenas :) He llegado aquí por recomendación de Desbro, yo también tengo puertas que no quieren cerrarse, y me ha dicho que aquí está la solución jajaja!!

    En fin, que me alegro que hayas tenido la oportunidad de "arreglar" lo que había pendiente entre N y tu. Igual dentro de 6 meses yo también tengo la oportunidad de verle la cara a mi puerta que no cierra, aunque está bastante complicado ese asunto de vernos las caras...

    Muy chulo tu blog, seguramente vendré más por aquí a cotillear ;)

    Un besito, encantada de conocerte :)

    ResponderEliminar
  16. Me ha gustado mucho tu entrada :)
    El perdón es necesario y nos permite avanzar, el rencor es un lastre que al final no nos deja vivir en paz ni cerrar puertas. Yo también tuve una ruptura de 8 meses, pero muy diferente: fue con mi actual marido, y los motivos fueron otros. El día que nos perdonamos pudimos reemprender el camino son de lo habíamos dejado, pero esta vez cerrando la puerta de la primera etapa. Un año después nos casábamos. Es increíble las cosas que pueden llegar a pasar.

    Por cierto, estoy segura de que cuando se lo cuentes a Lunar, no tendrá ninguna duda de que no tiene por qué preocuparse, porque lo leerá en tus ojos ;)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  17. ¿Viste? Ella también volvió a fumar, te lo dije hace 9 días...

    ResponderEliminar
  18. Cuando te digo que eres un crack, no te lo digo gratuitamente. No solo cuentas las cosas con esa gracia cítrica, también lo sacas de las tripas.
    Abrir y cerrar puertas, así es la vida...
    Un abrazo crack y Be Happy

    ResponderEliminar
  19. Hace tiempo te leo pero no comento nunca. Hoy es imposible no comentar, con diferencia el mejor texto, el final lo del cuadro es fantastico.

    Saludos fenomeno!!!!

    ResponderEliminar
  20. ¡Qué lindo poder terminar tan sanamente una relación!

    Un abrazo desde el silencio!

    ResponderEliminar
  21. Lo describiste de una manera perfecta
    Y sos muy sfortunado, no muchos pueden reencontrarse y entender las cosas de manera distin ta a lo que fueron en el ayer...no muy lejano..
    Yo no puedo, si encontrara a mi "N" cara cara, estoy segura de que estaria firme en los sentimientos del pasado.
    Porque definitivamente hay cosas y sentimientos que no se olvidan

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  22. Me encanta este texto. Me lo voy a imprimir para que no se me olvide y para recordarlo. Porque cuando al leer vives una sensación, te alimenta, tal y como es, luego es más sencillo recuperar esa sensación de nuevo. Me agrada mucho que las personas trasladen serenidad y fortaleza con las palabras. Gracias por escribir así. Es una buena manita ;-)

    ResponderEliminar
  23. Me alegro muchísimo de que ya no te duela tanto, de verdad. Soy de la opinión de que con los ex- hay que quedar bien, bueno de la opinión y en la práctica.
    Me alegro por tí, por N y por Lunar. Besos.

    ResponderEliminar
  24. Me ha encantado la entrada. Y creo que fuiste muy valiente porque toda ruptura es dura. Sobre todo cuando aún se quiere a esa persona pero sabes que no puedes estar con ella, porque ni tú ni la otra persona seréis felices.

    Me alegro de que ahora estés bien, y de que hayáis vuelto a hablar tú y N., ahora ya sin rencores. Al final, el tiempo lo cura todo.

    Y ahora... pues nada, te deseo mucha suerte en tu nueva etapa.

    Besos

    ResponderEliminar
  25. Todo un caballero Jauroles, me alegro de que ese reencuentro haya cerrado esa puerta.
    Es un placer contar con tu amistad.
    un saludo

    ResponderEliminar
  26. Creo que, cuando una relación llega a su fin, lo mejor –que no lo más fácil- es cerrar sin dar un portazo.
    Besos desde mi Jardín querido Jauroles.

    ResponderEliminar
  27. ¿Qué más añadir a todo lo que te han dicho?
    Ojalá que todas las rupturas fueran asi de sensatas...
    Reitero lo de que eres valiente que te dije hace unos días. En esta ocasión, por darte cuenta del desamor y dejarlo antes de llegar a un punto en el que al final, se acaba odiando al otro.

    ResponderEliminar
  28. Te has quitado un peso de encima, ahora solo queda mirar siempre adelante!

    ResponderEliminar
  29. Bien, has cerrado una puerta pero sin necesidad de echar la llave.

    ResponderEliminar
  30. Sabiduría en la visión claray comprensión de la historia vivida: Maestría en la exposición y expresión. Enhorabuena por las dos, sobre todo por compartir el crecimiento tan hermoso de tí. Un fuerte abrazo, bello ser

    ResponderEliminar
  31. ¡Hola!
    Gracias a todos por comentar, por vuestros ánimos y por tantas palabras bonitas... Me ha encantado leer todos vuestros comentarios.

    Besos y abrazos, según guste... ;)

    ResponderEliminar
  32. Las despedidas son importantes, ayudan a cerrar ciclos y a pasar página.

    Besos!

    ResponderEliminar
  33. Yo tomo un beso, un abrazo.., y te devuelvo
    una :) ¡Gigantesca!, mi niño..

    Se bueno, sí?

    Se me está acabando la "pila"! Q tengas "Dulces Sueños"!

    Te Quiere,

    Male.

    ResponderEliminar
  34. waaa la vdd es medio dificl eso :S bueno espeor que andes bien :S y los mejro es el adios con una buena sonrrisa de su parte wiii felicidades y jeje por fin sin dudas :D

    ResponderEliminar
  35. UFFFFFFFFFFFFFFFF, creo que es una de las mejores entradas que nunca he leido. Aunque yo muchas veces hablo de los buhos que se enamoran de alondras.... entiendo perfectamente y por experiencias personales, lo que nos dices tan y tan bien.... por más que queramos los buhos viven de noche, las alondras viven de dia y compatibilizar eso... ni los dioses del amor pueden, al final algo tira abajo la puerta, y del mismo modo que encontras el amor ecuentras el desamor, el desapego y casí casí el odio. un poco de tiempo despues, encuentras la paz, esa paz que da la inexistencia de puertas ni abiertas ni cerradas.... Un saludo amigo

    ResponderEliminar
  36. Así ando yo ahora, cerrando puertas.

    Impresionante lectura. Me ha dado luz y paz.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  37. Me alegro muchísimo de que hayas tenido esta oportunidad. Todos deberíamos poder deir un segundo adiós, uno que quede lejano de las rupturas amargas y el resentimiento, uno que quede cerca de una nueva vida, del perdón...
    Besos

    ResponderEliminar
  38. Siento comentar tan tarde pero no podía irme sin decirte que me encanta cómo expresas tus sentimientos, cómo escribes e intuyo que eres un chico estupendo que merece muchísimo la pena.
    Me alegra mucho que por fin entre los ojos de N y los tuyos se fraguara el perdón que tanto necesitábais los dos para poner punto y final a ese capítulo de vuestras vidas y poder enfrentaros al futuro sin rencores ni lastres pesados que os impidan avanzar.
    Voy a seguir leyendo el blog y espero enterarme de que hablaste con Lunar, ella lo entendió perfectamente y vuestra historia continúa queriéndoos más cada día que pasa :)

    Un beso!

    ResponderEliminar