jueves, 22 de abril de 2010

Cuando sobran las palabras

Dicen que el roce hace el cariño. Pero sin roce alguno, Compañero A, ha logrado despertar en mí ese cariño.

¿Quién me iba a decir que aquel tipo que me cayó como una patada en el culo en su primer día de trabajo acabaría siendo la combinación perfecta entre compañero y amigo?

Su aliento en los momentos duros, sus sonrisas ante mis insistentes ironías, sus comentarios lapidarios y su peculiar humor -a veces rozando lo indecoroso-, le han catapultado a mi pódium dentro de la oficina.

A parte de ese humor tan peculiar, si hay algún atributo que define a Compañero A es su paciencia. Una paciencia inacabable que no hay que confundir nunca con apatía o con ‘sangre de horchata’. Mientras que la apatía es un defecto, la paciencia es una virtud. ¡Y menuda virtud! Decídmelo a mí, que soy incapaz de esperar, aguantar o mantenerme sereno bajo ciertas circunstancias; y también soy capaz de pasar de cero a cien en cuestión de segundos cuando veo algo que no me cuadra, debiendo pagar caro a menudo las consecuencias de semejante actitud.

La paciencia conlleva por sí misma un alto grado de serenidad, temple, aguante, tolerancia y esperanza. Esperanza de que cese la tormenta, de que lleguen épocas mejores, de que el tiempo ponga las cosas en su sitio o de que simplemente llegue tu momento…

Pero también es muy importante saber cuándo debe acabarse esa paciencia infinita, y Compañero A sin duda lo sabe. Llegado el momento, es capaz de poner a cada cual en su sitio con un par de comentarios tajantes.

Al poco de conocerme me dijo: ‘Aprenderías antes chino que a tener paciencia’. Yo me reí por fuera y por dentro pensé: ‘Vaya, que pronto me ha calado.’

Aunque a veces nos respondamos con sarcasmo, insolencia, arrogancia e incluso con grandes desplantes por culpa del estrés del trabajo. Ambos sabemos que nuestras conversaciones absurdas llenas de humor ácido, los comentarios a través de facebook en fotos y estados de ambos, y nuestros bombardeos de cadenas de emails graciosos o curiosos; no son más que para no expresar en voz alta y con palabras todo ese afecto mutuo.

26 comentarios:

  1. Oleeeeee oleeeeeee, soy la prime again!!!!

    Ayss me das envidia, eh!! yo no he conseguido tener ese grado de complicidad con ningun@ de mis compis (bueno, tampoco he hecho mucho por tenerlo), pero pienso que ese feeling debe sugir sin buscarlo y si ha surgido con tu compi A, disfrutalo!!!!

    Besosssssssss


    Pd.- por muy bien que te caiga tu compi A, ni se te ocurra prestarle las Munich, eh!!!


    Mas besossssssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Siempre he tenido un sentido de humor medio sarcastico y juego mucho con la ironia y eso me ha servido mucho para mantener la armonia con mis compañeros de trabajo, soy la unica mujer en mi sitio de trabajo.
    Mi Compañero A en este caso seria el vigilante, el señor Jacinto entonces es Mi Compañero J nos tratamos tal y cual, con el agregado que el es negro y se las da de racista y los apodos de blanquita y flaquita siempre va a por delante de todas nuestras conversaciones, lo quiero mucho es mi Angel de la guarda personal.
    Saluditos ☺

    ResponderEliminar
  3. Aprovecha que amigos así en los trabajos están en peligro de extinción...

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  4. jajajaja En mi grupo de trabajo suelo ser compañero A, y lo mejor que me ha podido pasar ha sido encontrar a un Jauroles XD

    ResponderEliminar
  5. Yo tenia un amigo como ese...y hoy, de el solo tengo el olvido...

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Con tus explicaciones se prueba, una vez más, que la primera impresión puede ser importante pero... engaña mucho.
    Es una suerte tener un compañero que además puede ser amigo... y ¡con personalidad!... y sincero...

    Bueno, seguro que tu tb has puesto de tu parte en crear ese buen rollo entre ambos.

    felicidades, no sé si sabes lo afortunado que eres.

    ResponderEliminar
  7. El tener un compañero asi hace que los dias laborables sean a veces hasta un "placer". Que suerte tener a alguien asi cerca.

    ResponderEliminar
  8. Iba a decir que tu compañero me caería fenomenalmente, hasta que me he dado cuenta de que, en realidad, siendo tan parecidos nos llevaríamos a matar. xD Pero igualmente me quedaré con ganas de conocerlo, suena interesante. :-)

    ResponderEliminar
  9. JNo siempre la primera impresión es la certera, a veces la constancia es la que nos enseña quién es quién.
    Felicidades por tener ese amigo junto a ti

    ResponderEliminar
  10. Ainsss...el facebook y los mails en cadena: pruebas irrefutables de amistad verdadera donde las haya!! ^^

    (Y va sin segundas, eh! Que lo pienso de verdad!)

    Besicos!

    ResponderEliminar
  11. Quien tiene un compañero así, tiene un tesoro, que afortunado eres.

    saludos

    ResponderEliminar
  12. En el trabajo es mejor tener amigos, es donde pasamos más horas de nuestra vida.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Lo único que echo de menos de mi anterior trabajo, son los ratos con dos compañeros....
    Buen fin de semana nene!

    ResponderEliminar
  14. Siempre está bien tener el YIN y el YANG en una amistad. Bonita entrada YANG !

    ResponderEliminar
  15. A veces etiquetamos a las personas por su primer gesto, su primera palabra o simplemente por su apariencia, sin darnos cuenta lo equivocados que podemos estar. Además de amigo es compañero de trabajo, disfrútalo.
    Un besazo desde mi Jardín.

    ResponderEliminar
  16. Que suerte tienes.
    Yo la tuve durante muchos años, y lo disfruté plenamente.Me lo has recordado .
    No hay un solo día que no entre al trabajo y no le eche de menos.
    Pero A tambien tiene suerte contigo que sabes apreciarlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. A veces, la primera impresión, no es la que vale.
    Suele pasar que, quien menos te lo esperas, pasa a ser una persona importante en tu vida y también al contrario: quien crees que daría todo por ti, lo que te da es una patada en el trasero cuando más lo necesitas. Y eso, decepciona que no veas.
    Por cierto, si logras encontrar la receta de la paciencia, mándamela enseguida, por favor. Carezco totalmente de ella... ;-)
    Un beso y buen fin de semana. Hasta el lunes

    ResponderEliminar
  18. Eso parece un verdadero amigo. Es curioso como los verdaderos sentimientos no se gritan a voces sino que son tan sutiles...

    ResponderEliminar
  19. Da gusto tener un punto de apoyo, de respiro en el trabajo, yo tenía que cambiar de oficina cada dos por tres porque hacía sustituciones, y de cada una de ellas, me llevo un hombro, un aliento, una sonrisa, un teléfono que sigo utilizando para ponernos al día, para tomarnos un café, y lo que un día fue compañerismo, hoy es una amistad. Y nunca nos hemos dicho que nos tenemos para lo que necesitemos, o si, no lo se...pero está claro que es así, los hechos y la confianza demostrada va mas allá de unas cuantas palabras.

    Un besito

    ResponderEliminar
  20. que bonito :D eso me ha pasado con mis compañeros de equipo jaja aun creo que soy yo la de a torelancia wiii espero que poco a poco cresca o minimo permanesca :D

    ResponderEliminar
  21. A mí me pasó con dos compañeras de trabajo hace mucho tiempo

    ResponderEliminar
  22. Tenga cuidado a ver si ese cariño se convierte en algo mas... (si, estoy celoso)

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  23. Yo tenía una compañera en mi antiguo trabajo que se convirtió casi en un miembro de mi familia. Yo soy la "tía" de sus hijos, y ella es la "tía" del mío. Vale mucho tener una amistad así ;)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  24. Es maravilloso encontrar a un compañero así, y conservarlo. Espero encontrar yo a alguien así y poder mantenerlo. Por ahora... como voy dando tumbos de un sitio para otro... ¡Qué envidia!

    ResponderEliminar
  25. Tener un apoyo así en el trabajo es muy importante, si no algunas situaciones se te pueden hacer eternas e insoportables, del otro modo se sobrellevan mejor.
    Cuida esa relación.

    ResponderEliminar