domingo, 11 de abril de 2010

Consumismo compulsivo

No alcanzaba a recordar la última vez que me compré ropa. Este hecho llevó a Lunar a la siguiente conclusión:
- Nene, tu armario parece el de Brandon Walsh... Hay que ponerle remedio, ¡pero ya!

Por lo que este sábado decidí meter los dedos en el enchufe del consumismo, y después de que se me pusieran los pelos a lo Daniel Diges, he redecorado mi armario, mis pies y hasta mis ánimos. Así que bien acompañado, aconsejado y sobrevalorado por Lunar, me fui de compras. Mejor dicho, nos fuimos. Porque era evidente que yo necesitaba ropa nueva, pero lo de Lunar,… lo de Lunar fue pura envidia.

En principio, el objetivo era que yo me comprara ropa, pero sin duda Lunar ganó la batalla. Sí, he dicho bien: Batalla. Y es que si algo he descubierto este fin de semana es que Lunar es capaz de ir de compras como quien va a la guerra, literalmente. ¿Habéis visto alguna vez a dos locas corriendo a por la última talla S de una camiseta? Pues yo sí, y una de ellas era Lunar.

Pero la cosa no acaba ahí. Porque si por la mañana fuimos a comprar ropa, por la tarde fuimos a Ikea para comprar una cajonera nueva para mi habitación y, como es habitual, compré de todo menos la cajonera.

Todo esto no sería preocupante si no llevara gastado la mitad de mi sueldo en un día.

Después de habernos probado cientos de prendas, vestido y desvestido decenas de veces en probadores de un metro cuadrado, de habernos besado y sobado dentro de estos diminutos probadores, de haber recibido miradas de odio de dependientes por haber desdoblado todo el género de su tienda para luego no comprar nada, de haber sido acusados de exhibicionismo, de haber caminado unos 35 kilómetros, después de acudir en repetidas ocasiones al mostrador de atención al cliente de Ikea, mirar cientos de muebles y cuartos de baño sin sentido alguno, de habernos insultado por lo cutre que nos parecen a cada uno los gustos de interiorismo del otro y después de la consiguiente resaca de gastos; aún nos quedaron fuerzas para quedar con unos amigos para cenar, ver el clásico e ir después a tomar unas copas. Lo que conllevó más derroche y una nueva resaca, pero esta vez no únicamente de gastos.

En fin, me despido. Si alguien pregunta por mí, estaré revisando mi extracto bancario…

28 comentarios:

  1. Mi querido amigo. Yo siempre que voy al ikea vuelvo sin lo que había ido a comprar y en vez de eso traigo un molde de cubitos de hielo en forma de estrella.
    Tengo 12 moldes ya.

    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  2. Pero que morbo dan los jodíos probadores!!

    ¿Nos has comprado algo?

    ResponderEliminar
  3. Bienvenido al mundo femenino!!! creo que la mayoría de las mujeres somos compradoras compulsivas, (al menos yo lo soy).
    Eiii y lo de lo sobeteos en los probadores...jajaja son geniales!!!!

    Besosssssssss

    Pd.- y no mires la cuenta corriente hombre, que te quiten lo bailao!!!

    ResponderEliminar
  4. Aléjate de ese mundo, no lo hagas. No sucumbas a la trampa mortal del sábado. Mira, te explico, el viernes hay que salir hasta tarde para que ella se levante tarde y resacosa y no tenga ganas de salir demasiado. A mediodía hay que hacer una comida copiosa, premonitoria de siesta, de esas que no te permiten levantarte del sofá hasta las 7 de la tarde y has evitado los gastos del sábado.
    Opino lo mismo que Completamente Gilipollas, yo no tengo doce cubiteras de estrellas, pero tengo cerca de trescientas velas de colores.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Jauroles, lo siento pero no hay que salir con la chica de compra, jaja, es que somos un desastre, lo queremos todo y incluído las sobadas y besuqueos en los probadores, jeje. Y a Ikea no se puede ir, que pasa lo que pasa, compras y compras chorradas.

    un saludo y que te recuperes pronto(económincamente, jeje)

    ResponderEliminar
  6. Si tu armario era como el de Brandon lo necesitabas...no le des mas vueltas...ademas piensalo como una inversion si te dura tanto la ropa, la inversion sera amortizada...ademas un dia es un dia, y ademas fue un dia divertido junto a Lunar (que cada dia me cae mejor), disfruta y alejate de la cuenta bancaria el mal esta ya...besos

    ResponderEliminar
  7. Y tenías también esa chaquetita tan mona que llevaba cuando estaba de camarero? Esa no tenía desperdicio, eh?
    Yo intento llevar a mi marido de compras para acosarle vilmente en un probador, pero se pone de tan mala leche cuando va de compras que no me deja. :(

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Pero por qué os gusta tan poco ir de compras a los hombres?? Acaso hay algo más divertido? ;) Además el tema de los probadores es genial y pelearse por alguna prenda es lo que le da emoción al día :)jajajaja

    ResponderEliminar
  9. Ir de compras acompañado es ir a una guerra.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, ya sabes dónde tienes que ir parra ciertos besos.
    Pero al final te compraste algo o no?

    ResponderEliminar
  11. No te quejes por comprar que tener el armario de Brandon en el año 2010 es inadmisible!.
    Además si no hubieras ido de compras, no hubieras jugado en los probadores. Y eso sí te gustó, eh? Jeje.

    ResponderEliminar
  12. De compras hay que ir como al zoo, a observar y pensar que se va a perder el día en buena compañía. Así cunde más.

    Saludotes

    ResponderEliminar
  13. Neeeeeeeeene, mas que irte a revisar el extracto bancario lo que debias de haber echo es ir a buscar un pluriempleo porque me parece que como digas de salir otra vez de compras con alguien tan consumista (dicho desde el cariño, eh?) te vamos a ver en la puerta del Mercadona pidiendo para terminar el mes, jajaja.

    ResponderEliminar
  14. Con permiso de Lunar te digo que "eres una joya"...yo no saco a Mario de compras ni de cfoña...ni que decir, que si voy a Ikea voy sola, por que él pasa...y si, su armario también parece el de Brandos no...el de los chicos de "Verano Azul"...

    ResponderEliminar
  15. Piensa que si la has enamorao con el armario de Brandon, es que eso es amor verdadero!!! Yo me enamoré de mi marido a pesar de sus camisas de cuadros tipo mantel, y por supuesto le convencí para renovarse, pero me costó casi tres años. Por lo que veo, eres un hombre "fácil", eso está bien. :D

    Que sigas disfrutando de tos comprar y de la intimidad de los probadores. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  16. La próxima vete tu sól, ir de compras a tu aire es de lo mejor!!!

    ResponderEliminar
  17. Tienes un consuelo, ya saliste de lo grueso del asunto, ahora ve comprando semanalmente un jersey, una camisa... unos gallumbos sexis... y veras que dentro de poco que Brandon ni que nada, hasta el mismo David Beckham va a envidiar tu armario... no se porque senti cierta empatia con Lunar... sois tan injustos los hombres una se mata haciendoles un favor y siempre se quejan...;)

    Abrazos a Lunar...!!!

    ResponderEliminar
  18. Como no voy al Ikea.. eso que me ahorrro. Paciencia querido.

    ResponderEliminar
  19. Uii, las compras! A veces nos pierden y, en relidad, no nos hacen felices.
    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Pues nada, ahora a ahorrar para la próxima.

    ResponderEliminar
  21. Gracias por siempre pasar por mi blog . . . :)

    ResponderEliminar
  22. Veo que no soy el único que sale de Ikea cargado de cosas que no necesita. Sin duda lo mejor de las compras fueron los momentos ‘probador’.

    AlexB. , y tanto que compré… demasiado. Pero se me paso comprar algo para vosotros, Musaraña. Eso sí, Brandon Walsh ha pasado a la historia, incluida la chaquetita de camarero, Ana.

    Pues sí, Chasky ahora a ahorrar, para no acabar como dice La Vane pidiendo en la puerta del mercadona.

    Y sí, Lisa las compras nos pierden, por eso huyo de ellas. Tomo nota de las estrategias de Hyku y Josep Capsir. Pero lo de ir solo, Jo T. no lo acabo de ver… ¿sobarme yo solo en los probadores? No, mejor no, que se me acumulan las denuncias…

    Gracias a todos por darle vidilla a esto con los comentarios, y gracias especiales a Danygirl por lo de joya…, a Su por lo de fácil…, a Afrodita por lo de injusto…

    A los que no he nombrado, no me lo tengáis en cuenta. Simplemente os tengo manía. ;P

    ¡Un fuerte abrazo para cada uno de vosotros!

    ResponderEliminar
  23. Jajaja, me quedo con el momento probador. Por lo demás, odio ir de compras. Para mies una tortura y más si es acompañada....(aunque ...hmmm,ahora que lo piensome pierdo el momento probador...)Un abrazote, Jauro

    ResponderEliminar
  24. Lo del IKEA, no tiene nombre, yo confieso que no pienso vovler a ese lugar a no ser que me obliguen y me amenacen de muerte o tortura. Uffff chico que valiente, que valiente de verdad

    ResponderEliminar
  25. Lo de Ikea… terrible. Recorres kilómetros entre multitud, por pasillos con rutas establecidas, de las cuales no puedes escapar, para comprar cosas que no necesitas y además traer los pies como botas… doloridos y ardiendo como teas, uff terrible.
    Un besazo desde mi Jardín.

    ResponderEliminar
  26. Hola hermano, he recibido tu correo, lo siento... estoy peor que tú y no puedo dejarte nada. Me ha llegado una multa, tengo que pasar la revisión del coche, cambiar aceite y filtros, la comunidad ha propuesto una derrama por no sé qué historias, ha subido la puta gasolina y para colmo, me acaban de bajar el sueldo...

    Te mando un abrazo, que es gratis pero vale mucho.

    ResponderEliminar
  27. Como fuy acompañada no te has dado cuenta que hay tanta cosa ,pero ve que alguna vez se dice:mejor sola como mal acompañada..ja..ja.ja
    lo siento por Lunar...de broma,de has pasado bien, cuando te vas otra ve no llenas bolsillo de dinero...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Solo he ido a Ikea una vez en mi vida (en Valencia no hay, en Cardiff sí) y fue para comprar una almohada que me habría costado más barata en Primark. No creo que vuelva, salvo para acompañar a mujeres casadas cuyos maridos pasan...

    ResponderEliminar