miércoles, 3 de marzo de 2010

Sala de espera. Parte II

Anteriormente...
Me encuentro en una sala de espera con fiebre, dolor de cabeza, de garganta, etc. Y en compañía de una madre con su hijo, algo bruto por cierto, y de una pareja de abuelos. Todo esto aderezado con un tremendo olor a ajo cortesía de la abuela…

El abuelo se mantiene callado y sólo emite sonidos cuando Abuela-Eructadora le da un codazo y le dice:
-¿Es verdá o no es verdá?
- Einnn?... Zi zi caro que zi…

Me asomo disimuladamente hacia adelante, preocupado por el hecho de que ese anciano tan sólo pueda emitir sonidos. Entonces veo que el abuelo está descaradamente hipnotizado por el escote de Madre-Treintañera, hecho que parece estar acelerando el inminente ataque epiléptico de esta.

Madre-Treintañera me mira fijamente unos instantes con una expresión indefinible: Como suplicándome que asesine a la pareja de ancianos o, tal vez, que la remate a ella para acabar con su sufrimiento.

Yo pienso en huir, pero la sala de espera se ha ido llenando poco a poco. Los únicos sitios libres están justo al lado de alguna persona, y nadie me inspira demasiada confianza. Ya sabéis: más vale malo conocido…

Me duele la cabeza, así que intento no escuchar el discurso de Abuela-Eructadora y decido abstraerme mirando a Niño-Bruto.
Este se encuentra dirigiendo un ejército de dos soldados en tapa-rabos, decididos a acabar con la vida de un pobre gordo semidesnudo. Niño-Bruto nota que le observo y se esfuerza en sorprenderme con sus conocimientos en estrategia militar.

Abuela-Eructadora desvía mi atención con una frase de la que, por suerte, sólo escucho el final.
- ...na más sacarme el tubo se me escaparon una de cuescos chiquilla...
El silencio se hace en la sala...
Madre-Treintañera parece sufrir una parálisis facial. Mientrastanto, Abuelo-Salido continúa impasible, con la mirada fija en los pechos de esta.

De pronto noto que me atacan. Niño-Bruto, supongo que al notar mi falta de atención, ha decidido atraerla de nuevo a base de una rápida ráfaga de patadas en las espinillas al más puro estilo skin-head.
-¡Deja tranquila a la gente, pesao! – dice Madre-Treintañera.
Se levanta, coge a Niño-Bruto y me dedica una sonrisa, como esperando que yo diga algo así como: “No te preocupes, no me ha molestado que tu hijo haya intentado dejarme paralítico, el chaval es un encanto, además tengo una silla de ruedas preciosa en casa que me encantaría estrenar”.

Abuela-Eructadora me mira y también me sonríe, dedicándome uno de sus eructos cara a cara.

Terminará...

20 comentarios:

  1. Con todas las propiedades que tiene el ajo, uno de esos en plena cara y saliste curado del ambulatorio, fijo!

    ResponderEliminar
  2. muy bien por la abuela eruptadora. Por lo menos da a conocer su interior.

    ResponderEliminar
  3. Jajajajajajajajaajajajaja!!!

    Te comería a Besos, Jauro. Acabo de llegar a casa llevo ni se sabe los días de "Doblete" en el trabajo, estoy muerta, sin ganas de sonreír, agotada. Y tú me acabas de regalar uno de los mejores momentos del día. Por Dios!!! Qué grande Eres!!!
    No hemos ganado Unos Besos Grandes ¿si? Graciasssssss

    Néctares

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno, espero el desenlace! :D

    ResponderEliminar
  5. Eres un poco exagerado... por un par de patadillas que te dió el niño, jajaja.

    ResponderEliminar
  6. ¿Cómo estás?. Lo que hay que aguantar cuando un@ no está pa'na, eh?

    Animo y mejórate!

    ResponderEliminar
  7. jajajajajaja¡¡¡ Muy buena¡¡ Estoy deseando saber como termina. Enhorabuena una vez mas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Bueno al menos ya sabemos a que dedicaba el abuelo mientras los otros se dedicaban tocar las narices. Oye una cosa , la próxima vez que te toque un niño como se evoca a Herodes, jeje.


    un saludoooooooo

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja, por lo menos saldrias de alli inmunizado contra los vampiros, ya que se te pegaría un olor a ajo que no veas,,,

    Espero con impaciencia el final amigo

    ResponderEliminar
  10. Hola a todos, gracias por vuestros comentarios. La verdad que he intentado darle un aire cómico a lo vivido en la sala de espera, pero os aseguro que vivirlo en primera persona no fue tan divertido...

    La_Esperada, ya me encuentro bastante mejor, parece que lo peor ya ha pasado,... pero aún no estoy del todo fino. ¡Gracias por preocuparte!

    Besos 'mocosos' para todos ;P

    ResponderEliminar
  11. Olé por tú paciencia... yo me abría levantado y disimuladamente haría hecho que necesitaba estirar las piernas... :)

    ResponderEliminar
  12. Que intriga quiero saber el desnlace, pero guarda un poco para el final de mí cuento yo siempre te voy a esperar.
    Un beso amigo Jaurales,eres unico me alegro de encontrá un día tú blog y a la persona que lo hace posible.
    Besos de tu amiga Nati.

    ResponderEliminar
  13. Jajajaja. Eres genial, a ver en que acaba.
    Besos y susurros sin eruptos.

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que la madre treintañera será la tia treintañera o que...cuenta di pistas propon finales para todos los gustos...hoy me levante inquisidora jajajajaja lo siento. Gracias muchas gracias. Besos

    ResponderEliminar
  15. Yo me hubiera ido a la primera de cambio aunque quedara como una antisocial o borde XD Q valor tienes!!
    Cuidate!

    ResponderEliminar
  16. Bueníiiisimo Jauroles. De lo más acertado los nombres que les has dado a los personajes de la sala, encierran perfectamente la personalidad de cada uno. Hoy me llevo una tarde de risas gracias a ti.
    Un besazo enorme desde mi Jardín.

    ResponderEliminar
  17. Una vez en el médico me metieron a desnudarme a una sala en la que había un arubia tremenda en bragas.

    Nunca mas me ha vuelto a tocar nada.

    ResponderEliminar
  18. puagg!!!!!!
    definitivamente es mejor automedicarse.
    Muy gracioso

    ResponderEliminar
  19. Joder, ¡no puede ser tanta maldad junta!

    ResponderEliminar
  20. jajajajjajajaaj a ver voy a por la tercera parte jajjajajajja

    ResponderEliminar