martes, 2 de marzo de 2010

Sala de espera. Parte I

Ayer me acosté con dolor de garganta y con un extraño cansancio. Y esta mañana, a parte de levantarme sin voz, también lo he hecho con fiebre.

Aún así he acudido al trabajo para solucionar unas cosas que no podían esperar, y tras soportar varios apodos derivados del estado de mi voz –el que más me ha gustado ha sido Colombo-, le he dicho a mi jefe que me marchaba para casa.

Aconsejado por varios compañeros, he decidido no auto-medicarme e ir al médico. Ha sido un error.

Y ahora que el ibuprofeno parece haber apaciguado momentáneamente la fiebre, paso a relataros la odisea vivida en la sala de espera:


Me siento en la zona más despejada de la sala de espera. La persona más cercana a mí es una chica de treinta y pocos años de bastante buen ver. Cerca de ella, en el suelo, hay un niño de unos cuatro años jugando. Debe ser su hijo, pienso.

La miro, ella también me mira. Parece receptiva a conversar, pero me encuentro tan mal que no tengo ganas de hablar. Giro la cara e intento distraerme viendo jugar al niño. Este juega con tres muñecos: dos de ellos musculados y en calzoncillos, y el otro gordo y también en paños menores (…).
Pronto noto que el niño es algo bruto:
- Ta ta ta puak puak puak muere muere gordo asqueroso cabrón muere pa pa pa ...- son las palabras y sonidos que Niño-Bruto susurra mientras golpea con uno de los muñecos musculados al muñeco más gordo.
A Madre-Treintañera no parece inmutarle la actitud del niño.

Llegan a la sala de espera una pareja de abuelos, y deciden venirse a nuestra zona. Parece ser que conocen a Madre-Treintañera, aunque deduzco que no les une una relación demasiado estrecha. Vecinos, pienso.

Se sientan justo a mi derecha, la abuela a mi lado, enfrente de Madre-Treintañera. Nada más sentarse, noto un olor como a ajo. La abuela empieza un acelerado monólogo dirigiéndose a Madre-Treintañera acerca de enfermedades, medicamentos, tratamientos, visitas anteriores al médico, etc. A Madre-Treintañera se le han abierto los ojos como platos y parece estar apunto de sufrir una crisis epiléptica.

Descubro de donde proviene el olor a ajo: la abuela, cada 3 o 4 frases, sufre una especie de convulsión, llamémosle eructo, desprendiendo como resultado un tremendo olor a ajo. Teniendo en cuenta que Abuela-Eructadora habla a un ritmo de unas 85 frases por segundo, el ambiente se está volviendo inhabitable.

Continuará...

23 comentarios:

  1. jajja, cuando leia lo del ajo y los eructos se me torcía la cara, casi se me desfigura del asco que me estaba dando....no quiero ni pensar lo que sufriste!!

    Mejorate!

    ResponderEliminar
  2. Jooooooppppeeeeeeeeeee ¡Pos mira que tuviste mala suerte! Recupérate pronto poeta. Bsukines

    ResponderEliminar
  3. jajajaajjaja anecdotas de sala de espera!
    a cuidarse!

    ResponderEliminar
  4. Las salas de espera aromatizadas son lo mejor. Estos abuelos y madre-30ñera se conocían de verse en la consulta muy a menudo. ¿Estás mejor?

    ResponderEliminar
  5. ;-)
    Se podría abrir un blog sólo con lo que pasa en los ambulatorios y sería un rotundo éxito. Son una incitación a automedicarse.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Aunque nada es desperdiciable, me quedo con la actitud de la mamá con el niño, esa actitud pasiva, no-educadora de muchos padres y madres que por comodidad y para no crear conflictos dejan que su retoño haga lo que le da la gana. Total, ya lo educarán en el colegio. Esa dejación de funciones está provocando cada vez más incivismo y que la escuela se vea desbordada y a contracorriente de todo, de la TV, de los padres y de todo el mundo. Así no se puede hacer nada!
    Hoy me ha salido un mitín (¿se nota que me dedico a la enseñanza?)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Aysss se me ha revuelto el estómago!!! pero oye, mira que eres educadito, eh!! aguantar ahí estoicamente con el pestazo a ajo yendo y viniendo. Yo me hubiese cambiado de sitio en un plis!!!

    Besos y que te mejores de tu gargantita!!!!

    ResponderEliminar
  8. Felices_Sueños, mi niño...,y no sueñes con "Abuelas_EruKtadoras", q van aromatizando la estancia con olores de "Allium sativum"
    (Dios, q bien suena!)

    Te envío mimitos_dulces cargados de energía
    positiva...!

    Cuidate, ¿sí?

    Male.

    PD: Por cierto me gustó lo de "Abuela_EruKtadora"... Muy al estilo de mi querido, Alex de la Iglesia!

    ResponderEliminar
  9. Espero que el "continuara" no sea como el de los diujos animados que al final nunca continuan....

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Deberías probar a oler un cráneo abierto, un cerebro. Es con diferencia el peor olor de todos, supera a la infección y/o necrosis tisular.

    ResponderEliminar
  11. Bueno... y lo que te espera porque en la sala de espera del médico de la Seg. soc. te puedes encontrar cualquier cosa...

    ResponderEliminar
  12. Que bueno jajajaja pasan muchas cosas mientras se espera a ser atendido en la seguridad social o en consulta privada...Muy simpática tu historia ... esperaremos impacientes a ver como continua.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. jajaa
    terrible!!
    espero impaciente la segunda parte!

    ResponderEliminar
  14. Me he divertido mientras te leía e imaginando la escena, pero después de despejar la parte divertida, como le sucede a Lourdes, me quedo con la actitud de esa madre que con su inconsciencia esta dando rienda suelta a un niña que el día de mañana probablemente sea un abuson, me quedo en ese calificativo porque espero que antes de tener que usar otros más fuertes le pongan remedio.
    Un saludo y ya estoy deseando leer la segunda parte

    ResponderEliminar
  15. Dioss....creo que la peste llega hasta aqui...La próxima vez ya sabes, llevate una máscara de gas..

    Espero que la historia continue escapándote con la madre treintealera guenorra...

    Esta historia promete :)

    ResponderEliminar
  16. Jauroles o sea que ha sido peor el remedio que la enfermedad, jaja. Pobrecito,no sé como has aguantado a la abuela-eructadora, a la madre-pasota y al niño-violento. Pero pregunto y el abuelo que? cuentame del abuelo, que seguro tampoco tiene desperdicio.

    un saludito y espero que ya estés mejor

    ResponderEliminar
  17. puagggggggggggggg alejate lentamente de la señora del ajoooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  18. Juasjuas! Yo me muero de la risa, esa abuela con los eruptos y venga a hablar y la chica hasta los...

    ResponderEliminar
  19. Jajaja… lo que se puede llegar a vivir en una sala de espera.
    Espero en mi sala con los ojos bien abiertos y todavía con asombro la continuación…
    Un besito desde mi Jardín.

    ResponderEliminar
  20. Gracias por visitar mi blog!! el tullo esta muy bien

    SALUDOS!

    ResponderEliminar
  21. Desgraciadamente madres de la sque pasan al ver que su hijo se comporta de ese modo hay muchas... POr otro lado te mereces un momnumento por haber aguantado al lado de abuela-eructora, yo le habría echado todo encima... puagg :P

    ResponderEliminar
  22. Lo de los eructos con ajo me ha llegado al alma! buf!

    ResponderEliminar
  23. Abuela con halitosis ajuna y joven madre pasota total del vergonzoso comportamiento del niño-monstruito.... Demasiadas cosas para un mismo día, y además, con fiebre... Yo no hubiera podido soportarlo. Me hubieran tenido que meter por Urgencias, jajjajajaja

    ResponderEliminar