miércoles, 24 de marzo de 2010

El trabajo... dignifica

¿Conocéis esa sensación de tenerlo todo controlado; pero, de repente, el mundo se te escapa de entre las manos?

Y es que,... ¿quién dijo crisis? En mi trabajo últimamente esta palabra suena a risa. Supongo que ahora me diréis que debería dar gracias por tener trabajo en estos tiempos y con toda la razón.

Vale: Gracias.

Sin embargo, este exceso de trabajo y su consecuente estrés ha despertado en mí cosas que había dejado atrás: Volver a fumar, volver a discutir descontroladamente, volver a quejarme por todo, volver a casa y tirarme en el sofá, volver a alimentarme de pre-cocinados, volver a llevar barba, volver a escuchar ‘Losing my religion’ una vez tras otra,…

También me ha traído otras consecuencias como por ejemplo: Desatender amistades, a la familia, descuidar toda mi vida social en general, dejar sms sin responder, emails por leer, abandonar un poco mi blog… y sobre todo los vuestros.

Ni estoy triste ni estoy contento,…. sólo cansado y concentrado.

Mientras me revuelco en el caos, no me queda más remedio que esperar a que cese la tormenta para poder salir afuera y retomar mi vida.

Y ella me repite que vendrán tiempos mejores, pero ¿cuándo?, le pregunto. Entonces, me mira un instante con semblante serio y, muy despacito, se acerca para robarme un beso. Me rio y, sin saber cómo, me siento mucho mejor.

32 comentarios:

  1. Me siento totalmente identificada contigo, Jauroles, pero no creo que sea ninguna cosa rara lo que nos está sucediendo. También es una consecuencia directa de esta crisis:

    Se han reducido los puestos de trabajo, pero el sol sigue saliendo todas las mañanas, la mayoría de los servicios siguen dándose. El mismo curro a repartir entre menos personas.

    O estás en paro o estás pluriempleado y/o es una sola empresa la que te explota. Y si no perteneces al primer grupo, tienes que dar las gracias, porque te encuentras entre los afortunados, y sarna con gusto no pica (pero mortifica, dicen).

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Uy! que bonito ese momento del besito,a veces recoforta más un beso que un cigarro, así que a por los besos!

    un saludito

    ResponderEliminar
  3. Pienso como "Yo", cuando peor estoy pienso en llegar a casa y que mi chico me coja entre sus brazos y me mime :p

    ResponderEliminar
  4. Que bonito,quien amamos tiene ese don mágico, de cambiarlo todo, de hacernos sentir mucho mejor!!! Por cierto, el enfado me duró casi nada...Muchas gracias guapo. un besito

    ResponderEliminar
  5. Ey, losing my religion está genial.... ahora en serio, un texto sincero, bien escrito y con una sonrisa al final...

    Ánimo! Lo haces genial :)

    ResponderEliminar
  6. Algo se está cociendo dentro de ti, Jauroles. Dale tiempo y podrás degustarlo. Mientras tanto, disfruta del besito. ;)

    ResponderEliminar
  7. Ayyy Jauroles. Creo que es el mal de todos, todo el día corriendo y llegando tarde a todas partes, robando horas al sueño para aprovechar el día y levantarse desdormido y peor que el día antes.
    I will survive. Mientras te puedan robar un beso cada noche, nada está perdido.
    Un abrazo crack!

    ResponderEliminar
  8. Yo también tuve una temporada de estrés y depre en que no podía dejar de escuchar Losing my religion... y en general, todos los greatests hits de REM, jajaja, qué pasa con este grupo? Jauroles, te entiendo perfectamente y me siento totalmente identificada contigo y tu post. Tener trabajo es maravilloso en los tiempos que corren.. pero, la verdad, si no fuera necesario para ganar dinero y poder vivir, nadie trabajaría, no? Ya sé que es muy fácil hablar, pero... intenta no agobiarte tanto (mira quién lo dice, la que se ahoga en un vaso de agua, jeje), y disfruta de la vida. Hay que trabajar para vivir, no vivir para trabajar. Lo mejor, el momento beso del final. Saludos!

    ResponderEliminar
  9. El final estuvo taaan dulce! Un relato lleno de estrés siempre se puede arreglar con un beso :)

    ResponderEliminar
  10. Ufffffffffffffffff!!! Si te contará unas Solas horas de mi trabajo, terminarías solo agotado por escuchar y muy enfadado como termino yo algunos días, Y mira además llego a casa y no tengo ni perrito que me ladre o me abrace. Vamos cielo, que el beso de tu chica sabe a Gloria celestial.
    Jooooo ... te dejo el mío por ser así de Grande!!!Tú me refiero, eh!!!

    Néctares

    ResponderEliminar
  11. Totalmente identificado me he sentido mientras leía el post.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Veo qeu somos unos cuantos los "estreesados" en esta empoca de crisis (crisis palindromica, la llamé yo una ocasión) pero vamos ese beso a sonado a descanso del guerrero. Ya es algo.
    Un vinito y un "mecagoento mecago" de vez en cuando ayudan. Un saludo

    ResponderEliminar
  13. ‘Losing my religion’ dioooooooooos yo en epocas asi tambien la escucho una y otra vez me encantaaaaaaa...despues de este momento te dire lo mismo que dice lunar que todo pasara...

    ResponderEliminar
  14. Las pequeñas cosas (o grandes, según se mire) como en este caso el besito, tienen un poder en nosotros enorme y nos reconfortan porque casi siempre llegan en el momento más oportuno.

    Animo, este período caótico pasará.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Joder, hermano, otra vez que me robas sensaciones y las escribes, ¡¡¡pero todas..eh!!!! no te creas que una sola, el trabajo, el sofá, los precocinados,la barba, la canción, los amigos desatendidos.... bueno, lo del beso final no, a mi me da un lambetazo mi perro...

    ResponderEliminar
  16. Recuerdo que me grabé la canción en una cinta una vez detrás de otra y la escuchaba durante horas. Creí que después de aquello la odiaría, pero no, me sigue gustando igual.

    No quiero dar charlas porque ni es mi estilo ni me pega ni nada, pero piensa que al menos cuando llegas a casa puedes tirarte al sillón y comer precocinados y desatender a la familia... y no pasa nada, dichoso tú.

    En fin lo siento tengo un día muuuuy malo, a lo mejor no debería ni hacer comentarios.

    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Efectivamente, ahora solo queda capear el temporal y, aunque te moleste, ser agradecido por poder tener trabajo. Conozco a mucho que se han quedado sin él y viven contando cuánto queda para que se les acabe el paro porque no encuentran nada.
    Espero que el estrés pase pronto y que puedas relajarte esta semana santa atendiendo a todas las personas y cosas que tanto te importan.
    ¡Ánimo!
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Volver a fumar... eso no te queda nada bien. En mi trabajo hay crisis de pensamientos sobre todo en mis jefes.

    ResponderEliminar
  19. Cuando la desidia no va contigo, las rachas inmensas de trabajo te desbordan y estresan hasta el agotamiento físico y mental, pero… cuando te roban un beso por la mañana, o por la tarde o por la noche y ¿por qué no? Por la mañana, por la tarde y por la noche… ufff te sientes mucho mejor, así es Jauroles.
    Te mando tres besos desde mi Jardín.

    ResponderEliminar
  20. Estoy pasando por lo mismo así que estoy poniendo toda mi voluntad en retomar las riendas de mi antigua vida!! Lo mío es más fácil, ya que mi trabajo es "basura" peor verás como pronto serás libre!

    ResponderEliminar
  21. Aunque desde el estrés, me ha encantado cómo has descrito esa situación. Evidentemente no puedo decir que me pase lo mismo porque en mis otros curros trabajaba sólo por la mañana, el que he emepezao ahora salgo a las 18.30h, y aún así, presiento que no me va a dar tiempo a estirar la tarde. Ni como, ni duermo y descuido a mis amigos y bloggeros. Cambiará. Y como cambiará para mí, cambiará para tí. Lo bueno de las épocas es que acaban.

    ResponderEliminar
  22. Consuélate pensando en que tienes a alguien que te da esos besos!!! Eso no tiene precio, todo lo demás tiene solución ;)

    ResponderEliminar
  23. El trabajo es una absoluta mierda. Yo hoy también he tenido un día cojonudo, con más de un email cada diez minutos ha sido para pegarse un tiro.

    ResponderEliminar
  24. Hay épocas en que se tira, y se puede con todo, y no falta el ánimo ni la sonrisa. Otras en las que falta el aire...pero siempre llega una bocanada, cuando menos se espera. Esos besos regalados son la tuya.
    Destilan sinceridad y naturalidad tus letras.
    Un gustazo recoger eso desde aquí.
    Besitooos llenos de calma ;)

    ResponderEliminar
  25. Miel, sacarina, demasiado azúcar, algodón rosa, palomitas dulces...
    Espero no tener que dejar de leerte.

    ResponderEliminar
  26. esos instantes, esos hurtos placenteros, nos ayudan a relativizar todo...por cierto, me encanta REM, besos

    ResponderEliminar
  27. Jauroles, pues no creo que el trabajo dignifique, al menos el mío no, porque no trabajo en algo que me guste. Pero te guste o no tu trabajo, todo el mundo necesita tiempo para sí mismo.. y sabes... al menos cuando llega el finde... desconecta!! que merece la pena!!

    Besossssssssss

    ResponderEliminar
  28. Por lo menos la cocinera es amable, yo no tengo ni perro que me ladre...

    ResponderEliminar
  29. No imaginas como te entiendo. Yo he pasado una semana horrible. Salir a las 7 de la mañana y volver a las 9.30 de la noche no te deja fuerzas para nada. Pero afortunadamente, ya se ha pasado. Espero que esta racha de estrés también mejore pronto para tí

    Besos

    ResponderEliminar
  30. Se puede? Me voy a quedar por aquí, aunque sea sin tu permiso. Me trajo el blog de tu hermano Desbro. Saludos.

    ResponderEliminar
  31. Aún no me conoces pero... please si has dejado de fumar NO VUELVAS(alguien que intenta dejarlo), si estas estresado con el curro piensa en los que estamos también hasta arriba y cobrando como becarios y please please loosing my religions cura lo que sea! no la olvides!
    bss me encanta tu blog

    ResponderEliminar
  32. Dame la mano.. Cierra los ojos.. Respira..
    Escucha el silencio..
    Mejor?

    Dulces Momentos!

    Male.

    ResponderEliminar